¿Utilizamos los edulcorantes para sentirnos menos culpables?

¿Utilizamos los edulcorantes para sentirnos menos culpables?

Seguramente ninguno de nuestros lectores diría que beber regularmente un medio litro de una bebida carbonata en la que prima el azúcar es bueno para el organismo.
Pero las versiones “light” o “cero azúcares” pueden producir confusión, al ser libres de calorías. La lógica nos llevaría a pensar que cambiar una bebida con azúcar por su versión baja en calorías no tendría por qué ser perjudicial. Sin embargo, estas bebidas pueden llegar a ser igual de dañinas.

Una nueva reseña del Imperial College de Londres ha argumentado que no hay “pruebas sólidas” de que los edulcorantes bajos en calorías son mejores para la pérdida de peso que las bebidas con azúcar completo, desechando así la idea de que el uso de los mismos es más saludable.

Mientras tanto, hay preocupación pública sobre algunos edulcorantes y grupos de científicos han argumentado que los edulcorantes bajos en calorías pueden conducir al aumento de peso y aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Por lo tanto, ¿siguen teniendo un hueco en nuestra cesta de la compra?

“Muchos consumidores asumen que son opciones saludables porque no son bebidas azucaradas, pero debemos entender que no tenemos evidencia”, explicó la Profesora Susan Swithers, de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos.

Diferentes estudios han demostrado que las personas obesas tienden a beber más bebidas con gas que las de un peso saludable.

Un estudio realizado a adultos estadounidenses en la American Journal of Public Health mostró que el 11% tenían un peso saludable, el 19% de la población participante tenían sobrepeso y el 22% eran obesos que consumían bebidas lights o con edulcorantes con bastante frecuencia.

Por otro lado, un estudio realizado por la revista Obesity que siguió a 3.700 personas durante ocho años demostró que aquellos que consumen edulcorantes bajos en calorías aumentan de peso con mayor facilidad.

Es muy difícil determinar la causa y el efecto de tales estudios. ¿Son las bebidas las que causan el aumento de peso, o son las personas obesas las que recurren a estas bebidas edulcoradas en un esfuerzo por controlar su peso?

Seguramente ninguno de nuestros lectores diría que beber regularmente un medio litro de una bebida carbonata en la que prima el azúcar es bueno para el organismo.
Pero las versiones “light” o “cero azúcares” pueden producir confusión, al ser libres de calorías. La lógica nos llevaría a pensar que cambiar una bebida con azúcar por su versión baja en calorías no tendría por qué ser perjudicial. Sin embargo, estas bebidas pueden llegar a ser igual de dañinas.

Una nueva reseña del Imperial College de Londres ha argumentado que no hay “pruebas sólidas” de que los edulcorantes bajos en calorías son mejores para la pérdida de peso que las bebidas con azúcar completo, desechando así la idea de que el uso de los mismos es más saludable.

Mientras tanto, hay preocupación pública sobre algunos edulcorantes y grupos de científicos han argumentado que los edulcorantes bajos en calorías pueden conducir al aumento de peso y aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Por lo tanto, ¿siguen teniendo un hueco en nuestra cesta de la compra?

“Muchos consumidores asumen que son opciones saludables porque no son bebidas azucaradas, pero debemos entender que no tenemos evidencia”, explicó la Profesora Susan Swithers, de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos.

Diferentes estudios han demostrado que las personas obesas tienden a beber más bebidas con gas que las de un peso saludable.

Un estudio realizado a adultos estadounidenses en la American Journal of Public Health mostró que el 11% tenían un peso saludable, el 19% de la población participante tenían sobrepeso y el 22% eran obesos que consumían bebidas lights o con edulcorantes con bastante frecuencia.

Por otro lado, un estudio realizado por la revista Obesity que siguió a 3.700 personas durante ocho años demostró que aquellos que consumen edulcorantes bajos en calorías aumentan de peso con mayor facilidad.

Es muy difícil determinar la causa y el efecto de tales estudios. ¿Son las bebidas las que causan el aumento de peso, o son las personas obesas las que recurren a estas bebidas edulcoradas en un esfuerzo por controlar su peso?

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>