Pero, ¿puedo beber alcohol?

Como bien es sabido por toda la población, el alcohol NO es sano.

Si, ni una copa de vino tinto porque lleve antioxidantes, ni una cerveza porque es diurética, ni que decir tiene una copa de ginebra. Por mucho que nos cueste asumirlo, nos perjudica más de lo que nos beneficia.

Sin entrar en todas las enfermedades que puede ocasionar el consumo de alcohol, desde cáncer, patologías hepáticas o enfermedades intestinales crónica; debemos pararnos a pensar que el simple hecho de tomar una copa de una bebida alcohólica, irrita nuestras mucosas, produciendo un aumento de la inflamación del sistema digestivo y daño pancreático. Eso sí, si nos centramos en patologías como las citadas anteriormente, nos sobran cientos de motivos para rechazar el consumo de estas bebidas.

Desde siempre hemos tenido claro que el consumo de drogas es malo, pero el consumo de alcohol ha quedado protegido por ciertos profesionales sanitarios que se centraban en el contenido de antioxidantes del vino, por ejemplo. Es cierto que los antioxidantes son geniales para nuestro organismo, pero si queremos aumentar su consumo, comamos uvas, col, brócoli, cítricos o muchos otros alimentos que disminuirán la oxidación de nuestras células.

Si para más inri nos encontramos ante una situación de pérdida de peso, el alcohol nos aporta calorías vacías (y no pocas, precisamente), es decir, no contienen ningún nutriente que nuestro organismo pueda aprovechar, además, deshidrata nuestras células debido al sistema de ósmosis producido.

Para terminar, no nos podemos despedir sin antes comentar esas bebidas carbonatadas que ocupan los vasos de muchas personas en todas las comidas, ¡los refrescos! Pues bien, si poco beneficio tiene para nosotros el alcohol, menos beneficio aún podemos sacar de estos refrescos. Son bebidas altas en azúcar, ni zero, ni light, son bebidas que inducen a la diabetes aunque no tengan ni un gramo de azúcar, aunque estén endulzadas con edulcorantes. Estos últimos, además de tener el mismo efecto que el azúcar, son productos totalmente artificiales.

Así, si tenemos que elegir una bebida, apostaremos siempre por el AGUA (del tiempo, fría, embotellada, del grifo, con gas, de mineralización débil o de mineralización muy débil), pero agua.

MB COOKING: Sopa de Champiñones Ostra (Gírgola) con Pimiento

girgolasshiitake_1

En ocasiones sucede algo tan normal como entrar en una rutina con las comidas a lo largo de la semana, sobre todo cuando se trata de aquellas como las setas porque no sabemos cómo cocinarlas.

Para que esto no os pase, os presentamos esta semana una sopa de setas Gírgola o Shiitake que ahora con este tiempo siempre parece que apetece un plato de cucharada para el medio día.

Ingredientes

  • Champinones Ostra
  • Pimiento
  • Cebolla o cebolleta finamente picada
  • ¾ lt. Consomé de Verdura
  • Sal y Pimienta al gusto

Preparación

Cortar los champiñones y el pimiento en tiras finas, mezclarlo con la cebolla o cebolleta. Cocinarlos en una olla junto con el consomé durante 15 minutos.

Condimentar al gusto y servir caliente.

 PARA VER MÁS RECETAS PINCHE AQUÍ

Panga, ¿si o no?

Tras la polémica publicación de un conocido hipermercado sobre su cese en la venta del panga en España, nos gustaría aclarar posibles dudas que se os presentarán a muchos.

El panga es un pescado blanco de agua dulce con pocas espinas, lo que ofrece rapidez a la hora de limpiarlo, ahorrando costos y sobreexplotando su producción. Se cultiva en ríos y lagos del continente asiático, desde donde lo distribuyen a los diferentes países.

Este pescado se caracteriza por su alto contenido en agua, pero también bajo contenido en proteínas en comparación con otros pecados blancos como la merluza o el lenguado, proporcionando así menor valor biológico y menor cantidad de nutrientes.

Por otro lado, nos encontramos con un factor ético en referencia al cultivo del panga, y así lo mostraban en el comunicado oficial de este hipermercado: “Dadas las dudas que existen sobre el adverso impacto de las granjas de panga en el medio ambiente, hemos decidido dejar de vender este pescado y ya se han suspendido los pedidos”.

No obstante, no deja de ser un alimento bastante económico accesible para la mayoría de los bolsillos e inocuo para el organismo. Por ello, no debemos eliminar el consumo de panga de nuestra dieta diaria, simplemente no abusar del mismo y combinarlo con otros pescados blancos más ricos en nutrientes.

Muchos de vosotros tenéis panga en vuestra lista de pescados. La facilidad que ofrece Metabolic Balance da total libertad a la hora de seleccionar los alimentos, ofreciendo a todos los pacientes dietas abiertas en consonancia con sus características particulares. Así, además del panga, tendrás otros muchos pescados con los que combinar tu alimentación saludable.

Los aditivos alimentarios – un precursor de alergias e intolerancias alimentarias

Las intolerancias alimentarias y alergias a sustancias específicas pueden causar, entre otros síntomas, dolores de cabeza, flatulencia, diarrea, erupciones en la piel y problemas respiratorios.

Durante los últimos 20 años, ha habido un aumento dramático en el número de personas que sufren de alergias e intolerancias alimentarias. Según los expertos, este aumento se debe a factores como la contaminación ambiental, los hábitos alimenticios y la falta de aire puro.

Hoy en día, las alergias e intolerancias alimentarias son conocidas como intolerancias. Pero lo cierto es que son enfermedades muy diferentes.

En el caso de las alergias, el sistema inmunológico se ve afectado y reacciona ante un invasor supuestamente perjudicial, una proteína extraña para nuestro organismo. Para luchar contra las proteínas nocivas, el sistema inmune produce anticuerpos llamados inmunoglobulinas, que combina a la perfección con el alérgeno. Las personas afectadas con alergias van a reaccionar cada vez que consuman el alérgeno, independientemente de la cantidad del mismo. Estas alergias pueden manifestarse con síntomas cutáneos o respiratorios entre otros.

Por el contrario, las intolerancias alimentarias no se deben a que el organismo produzca anticuerpos, el sistema inmunológico no se ve implicado, ocurriendo solo a nivel del tracto digestivo y produciendo síntomas como vómitos, diarrea, hinchazón o digestiones pesadas. La mayoría de las intolerancias son conocidas como “intolerancias enzimáticas”, ya que el paciente tiene un defecto enzimático o deficiencia de la enzima y no puede descomponer o absorber algunos componentes de los alimentos suficientemente.

El colon desempeña un papel clave en las alergias e intolerancias alimentarias, pero lo sometemos a continuos cambios y a momentos de estrés por la alimentación y los cambios de hábitos.

Los aditivos alimentarios también actúan como activadores de pseudoalergias. Los síntomas de una pseudoalergia en una persona afectada son los mismos de una alergia – la diferencia es que las pseudoalergias no están moduladas por IgE, anticuerpos específicos de la alergia, por lo tantos no encontramos esta inmunoglobulina E en la sangre de las personas afectadas. Las pseudoalergias también pueden ser causadas por ingredientes naturales como los salicilatos, producidos en frutas como las bayas, las naranjas, las fresas y las uvas. Existe otro grupo llamado aminas biógenas que también causan pseudoalergias. Los alimentos ricos en aminas biógenas son el chucrut, salami, atún, queso curado, los plátanos, el vino tinto y el chocolate.

Cuando se trata de reducir las alergias e intolerancias alimentarias, el lema de muchos alergólogos es “Volver a lo natural”. Por ello, a la hora de hacer la compra, es mejor decantarse por aquellos alimentos frescos, naturales, mínimamente procesados ​​y en gran parte libre de aditivos. Esto puede reducir los síntomas de muchas alergias e intolerancias alimentarias.

MB COOKING: Albóndigas de Tofu con Zanahorias

dscf3070

Ingredientes

  • Rebanada de pan de Centeno
  • Tofu natural
  • Cda de Eneldo picado
  • Consomé de Verdura caliente
  • Zanahorias
  • Cebollino picado
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva Virgen Extra
  • Nuez moscada

tofu 

Preparación

Moler el pan hasta hacerlo harina.

Triturar el tofu y amasar con la harina del pan de centeno, el eneldo, la sal y la pimienta hasta formar una masa que se despegue de las manos. Formar bolitas del tamaño de una nuez.

En el consomé de verduras caliente introducir las albóndigas de tofu y cocer a fuego lento durante 10 minutos.

Pelar las zanahorias y cortar en tiras delgadas. Cocinarlas en un poco de agua y condimentar con un poco de sal, pimienta y nuez moscada. Poner las zanahorias en un plato y espolvorear por encima el cebollino.

Colocar las albóndigas sobre la zanahoria.

¿Es la grasa lo que más engorda?

Durante décadas los científicos han buscado una solución para detener la propagación de la epidemia de la obesidad. Hoy en día todavía se mantiene el dogma de que los alimentos grasos son la principal causa del aumento de la obesidad.  Debido a que los hidratos de carbono son, supuestamente, los nutrientes que favorecen la pérdida de peso, en Metabolic Balance recomendamos en cada comida un 40-45% de los mismos.

Hoy en día, mientras los países industrializado se aterrorizan de la grasa presente en los alimentos (lácteos, bacon, mantequilla, nata…), la industria alimentaria nos la cuela con los azúcares.  Los cereales, el arroz, las patatas, y sus diversos productos refinados se consumen incluso varias veces al día en todas las casas, así como el azúcar y los alimentos azucarados. Son baratos y están disponibles en los establecimientos de cualquier esquina en todas las variantes imaginables: pan y bollería, bocadillos y bollos, refrescos, bebidas azucaradas, cerveza, pasteles, galletas y helados, pizza, snacks, y pasta. Azúcar, y almidón a mansalva. Los alimentos procesados ​​y comidas instantáneas, aperitivos, comida rápida y productos de panadería constituyen el 60% o más de nuestra ingesta diaria de alimentos. Añadir más carbohidratos a todas estas bebidas azucaradas es una bomba alimentaria. Sin embargo, todo apunta a que este consumo de hidratos de carbono no nos hace ningún mal, según la industria alimentaria. ¿Le ha dado la industria alimentaria un giro a las nuevas tecnologías para poner a la ciencia y la salud de su parte?

La respuesta es, sin lugar a dudas, sí. Por esto, en Metabolic Balance recomendamos a todos nuestros pacientes una alimentación equilibrada en la que se consuman alimentos frescos y naturales 100%. Cada paciente tendrá su lista con los alimentos que mejor metaboliza, pudiéndose introducir posteriormente el resto de los alimentos.

Obesidad-en-infantes

MB Cooking: Boquerones veganos

boquerones-e1467313115287

Este es un aperitivo que me dejó maravillada cuando lo probé por primera vez. Es una forma muy rica y diferente de usar los calabacines. Es muy, muy fácil de hacer y muy económico.

Además, al usar ingredientes crudos, como el ajo, el perejil o el propio calabacín, aprovechamos al máximo todas sus propiedades. De esta manera, nos alegramos el paladar y además nutrimos nuestro cuerpo con un aperitivo saludable.

Ingredientes

  • Calabacín
  • Ajo -1 ó 2 dientes
  • Perejil
  • Vinagre – 1/2 vaso
  • Agua – 1/2 vaso
  • Aceite de Oliva
  • Sal – la que necesite

Elaboración

  1. Pelamos los calabacines.
  2. Los cortamos en filetes longitudinalmente, que no sean muy finos pero tampoco gruesos.
  3. Cada filete lo cortamos en tiras, también longitudinales, imitando, si queremos, la forma del filete del boquerón.
  4. Colocamos estas tiras en un recipiente hondo y le añadimos el vinagre y el agua. Y lo dejamos macerar unas 6 horas, o toda la noche.
  5. Cuando ya hayan pasado unas horas, los escurrimos.
  6. Los adobamos con el ajo y el perejil picados, y con el aceite y la sal.
  7. Y dejamos macerar un par de horas. Cuanto más tiempo esté, más sabor cogerá.
  8. Y ya está listo.
 Consejos: Se pueden usar para hacer banderillas con aceitunas, pimiento, guindilla, lo que nos apetezca
 Para ver más recetas PINCHE AQUÍ

MB Cooking: Guiso tailandés con verduras y leche de coco

Esta semana queremos despedir el año con una receta típica tailandesa. Esta cultura tiene mucha costumbre de utilizar el picante en sus platos, al igual que el color y sabores intensos.

Se trata de un guiso de verduras en leche de coco acompañado de arroz salvaje. Una receta equilibrada y muy saludable como opción de plato para el día de fin de año.

Esperamos que la disfrutéis.

Ingredientes

Calabaza

Arroz Salvaje

Guisantes

Chile ó guindilla

1 taza de leche de coco

1 ó 2 cucharadas de pasta de curry rojo

Peladura de lima o limón

Albahaca

Sal

Elaboración

Pelar la calabaza, retirar las semillas y cortar la pulpa en dados medianos. Despepitar el chile y picarlo en juliana. Reservar.

Verter la mitad de la leche de coco en una cazuela y poner a fuego medio. Añadir la pasta de curry rojo y mezclar bien. Añadir la calabaza y el resto de la leche de coco y una taza de agua. Sazonar con sal y cocinar unos 15 minutos.

Añadir el chile, la peladura de lima o limón y la albahaca y, a los 5 minutos, incorporar los guisantes. Cocer 5 minutos más y retirar del fuego.

En una cazuela aparte, poner agua a hervir con un pellizco de sal y cocer el arroz; escurrir, enfriar y reservar. Servir el curry rojo de calabaza y guisantes en cuencos y acompañar con la guarnición de arroz cocido.

 Consejo: En caso de que no os guste el picante, obviar el chile o la guindilla o en su defecto utilizar una cantidad ínfima
 PARA VER MÁS RECETAS PICHE AQUÍ

Suplementación de micronutrientes, ¿sí o no?

De acuerdo con la teoría dietética moderna, los nutrientes que consumimos todos los días para mantener nuestro organismo en forma y saludable se subdividen en dos componentes principales: macronutrientes y micronutrientes.

Los macronutrientes incluyen carbohidratos, grasas y proteínas, que se consumen en cantidades relativamente grandes a través de los diferentes alimentos y son importantes para la producción de energía y como elementos estructurales para nuestros cuerpos. Sin embargo, para asegurar que nuestras células funcionan correctamente y que las diversas funciones corporales se cumplan con normalidad, también necesitamos micronutrientes. A pesar de que estos no actúan como una fuente directa de energía y están presentes en el cuerpo sólo en cantidades muy pequeñas, son sin embargo un componente vital de nuestra dieta. Una deficiencia de micronutrientes o una ingesta desequilibrada favorecen el desarrollo de enfermedades crónicas y aceleran los procesos de envejecimiento. Dado que nuestro organismo solo es capaz de almacenar muy pocas cantidades de estas sustancias, un suministro inadecuado resulta relativamente rápido en síntomas de deficiencias. Estos resultados pueden ocasionar muchos trastornos metabólicos que aumentan el riesgo individual de desarrollar enfermedad.

La falta de macronutrientes se hace evidente muy rápidamente, por ejemplo porque nos sentimos hambrientos o fatigados. Por el contrario, una deficiencia de micronutrientes inicialmente pasa prácticamente desapercibida y no es hasta que los síntomas de la deficiencia se han vuelto serios cuando observamos los primeros síntomas: nerviosismo, irritabilidad, mala cicatrización de heridas, calambres en las piernas o dolores de cabeza. Nuestro organismo apenas puede producir ninguno de los micronutrientes, por lo que deben ser suministrados a través de la alimentación.

Suplementos alimenticios, ¿útiles o dañinos?

Esta es una cuestión que ha causado controversia entre los expertos en nutrición durante muchas décadas y ha separado a los defensores y opositores en dos campos, en particular porque los estudios han aportado pruebas tanto en apoyo como en contra de los complementos alimenticios.
Una de las principales razones de esto es que los estudios clínicos aleatorios han demostrado que, por ejemplo, el beta-caroteno, la vitamina E, e incluso el oligoelemento selenio no proporcionan protección contra el cáncer pero pueden, en ciertas circunstancias, incluso aumentar el riesgo de enfermedad.
Desafortunadamente, la mayoría de estos estudios se han centrado sólo en un micronutriente individuales en aislamiento. El hecho, sin embargo, es que los efectos de los micronutrientes a menudo se mejoran cuando están presentes en combinación con otros micronutrientes.
Para llevar a cabo su función metabólica, las vitaminas E y A requieren la presencia de vitamina C; Las diferentes vitaminas B apoyan otras acciones y son activadas por el zinc; el ácido fólico requiere vitaminas B12 y C para tener un efecto óptimo; los ácidos grasos omega 3 necesitan vitaminas para protegerlos contra la oxidación; mientras que el selenio mejora el efecto Q10, por nombrar sólo algunos ejemplos.

Por lo tanto, los complementos alimenticios no deben ser condenados. En caso de enfermedad o una deficiencia genuina son a menudo una necesidad. Por lo tanto, si es de valor o no consumir este tipo de preparación es crucialmente dependiente del estado nutricional y estado de salud de cada individuo.

Silvia Bürkle

Asesora Médico para el Balance Metabólico

Bibliografía:

  1. Sources: Referenzwerte für die Nährstoffzufuhr, published by Umschau Braus, Frankfurt/M., 2000.
    2.    NVS II: http://www.bmelv.de/cae/servlet/conteblob/378664/
    publicationFile/25918/NVS_Ergebnisbericht-Teil2.pdf
    3.    Helzlsouer, K. J., et al., Association between alpha-tocopherol, gamma-tocopherol, selenium, and subsequent prostate cancer, J Natl Cancer Inst. 92 (2000) 2018-2023.
    4.    Gey, K. F., Cardiovascular disease and vitamins. Concurrent correction of “suboptimal” plasma antioxidant levels may, as important part of “optimal” nutrition, help to prevent early stages of cardiovascular disease and cancer, respectively, Bibl Nutr Dieta. (1995) 75-91.
    5.    Seshadri, S., et al., Plasma homocysteine as a risk factor for dementia and Alzheimer´s disease, N Engl J Med. 346 (2002) 476-483.
    6.    Vollbracht C, Schneider B, Leendert V, Weiss G, Auerbach L, Beuth J. Intravenous vitamin C administration improves quality of life in breast cancer patients during chemo-/radiotherapy and aftercare: results of a retrospective, multicentre, epidemiological cohort study in Germany. in vivo 2011; 25: 983-990

*Imagen de http://elfarmaceutico.es/

MB Cooking: Merluza en su jugo con verduras

Un plato de lujo para comidas tanto diarias como para ocasiones especiales, sano, sencillo y delicioso, aquí entran en juego los vegetales seleccionados, un exquisito lomo de merluza fresca y Aceite de Oliva Extra.

No te pierdas está receta, es perfecta para una comida importante (por ejemplo Navidad)

 

INGREDIENTES (Utilizar las cantidades de vuestro plan)

  • Lomo de merluza
  • Zanahoria
  • Cebolla morada
  • Pimiento verde
  • Diente de ajo
  • 1 vasito de vino blanco
  • Champiñones
  • 1 copa de coñac
  • Sal, perejil, pimienta recién molida
  • Aceite de Oliva Virgen Extra

ELABORACIÓN:

– Pelamos y cortamos las verduras; los pimientos en tiras, los champis en cuartos, la zanahoria en rodajas, la cebolla en juliana y el ajo en láminas finas.

– Salteamos ligeramente los champiñones, los mojamos con el coñac y flambeamos con mucho cuidado

– En un wok o en una sartén honda con una cucharada de aceite de oliva virgen extra sofreímos a fuego vivo el resto de las verduras dejándolas al dente. Reservamos.

– A continuación salpimentamos la merluza.En un recipiente para horno, disponemos 1 lámina de papel vegetal, colocamos una cama de sofrito, encima la merluza, regamos con un poco de vino blanco, repartimos sobre el pescado los champiñones y espolvoreamos con perejil muy picado.

– Cerramos el paquete y lo llevamos al horno precalentado a 200ªC, dejamos el pescado entre 10-15 minutos dependiendo del tamaño del lomo de pescado.

-Una vez hecho, emplatamos quitando el papel vegetal para presentarlo a nuestros comensales.

 PARA VER MÁS RECETAS PINCHE AQUÍ