Grasas saludables. ¿Dónde encontrarlas?

Existen tres tipos de grasas alimentarias,  saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Las grasas poliinsaturadas son aquellas grasas que se denominan esenciales debido a que nuestro organismo no es capaz de sintetizarlas por sí mismo, es decir, necesitamos incorporarlas a través de la alimentación. Estas grasas son las que conocemos como omega-3 y omega-6.

Sin embargo, nuestro organismo es capaz de obtener las grasas saturadas sintetizándolas por sí mismo.

No obstante, una alimentación equilibrada requiere también de un aporte de grasa diario correspondiente a 1/3 de grasas saturadas, 1/3 grasas monoinsaturadas y 1/3 grasas poliinsaturadas, además de proteínas y carbohidratos.

Hoy en día hay alimentos como la leche o las margarinas que están enriquecidos con omega-3 u omega-6. Sin embargo, existen muchos alimentos que presentan estas grasas de forma natural en su composición sin necesidad de conseguirla a través de otros enriquecidos.

Alimentos ricos en ω-3

  • Pescados azules (salmón, caballa, emperador, sardinas, anchoas)
  • Aceite de pescado, hígado de pescado
  • Aceites vegetales (lino, cáñamo, nuez, soja, avellana)
  • Semillas (chia, lino, salvia)
  • Frutos secos (nueces, pistachos, almendras)
  • Verduras (aguacate, brócoli, espinaca, coles)
  • Granos de soja

Alimentos ricos en  ω-6

  • Semillas: girasol, calabaza
  • Frutos secos: nueces, avellanas, anacardos, almendras
  • Aceites vegetales: Aceite de girasol, maíz, soja, onagra…
  • Aguacate
  • Huevos

Si quieres saber más sobre los beneficios y las funciones de la grasa en nuestro organismo, consulta el artículo: “Grasas: ¿Si o no?”

 

14 Noviembre – Día Mundial de la diabetes

Dieta y diabetes

La dieta de una persona con diabetes tipo 2 debe estar diseñada para mantener los valores de azúcar en sangre y hemoglobina glicosilada con el fin de evitar las complicaciones y enfermedades secundarias que suelen asociarse con la diabetes tipo 2, entre las que destacan los trastornos cardíacos y circulatorios.

Investigaciones recientes han señalado cada vez más la importancia de las proteínas en el control de la diabetes

Cada vez más pacientes están decidiendo – a menudo sin ayuda de expertos – cambiar su alimentación a una dieta hiperproteica. En estos casos, al no estar decidido por un experto, la dieta no se encuentra adaptada a la diabetes y el valor de HbA1c puede presentarse superior al 7%.

Las investigaciones científicas que muestran el efecto secretor de insulina de ciertas proteínas son cada vez más comunes. Es difícil distinguir entre las proteínas que tienen este efecto y el resto de proteínas.  Algunos estudios, en particular aquellos relacionados con proteínas de la leche, han confirmado un efecto sobre el metabolismo de los carbohidratos. Se cree que esto es provocado por el efecto incretina de los péptidos que se producen durante la digestión del ácido láctico.

El efecto de la incretina tiene como resultado que, a niveles de azúcar en la sangre idénticos, la inyección intravenosa de glucosa conduce a una liberación significativamente menor de la insulina que en el caso de una ingesta oral de glucosa. Los hechos han sido confirmados en pruebas con ratas. Las mediciones mostraron que el valor máximo de la concentración de insulina en la sangre de las ratas que habían recibido una ingesta de glucosa oral fue aproximadamente el doble que en el segundo grupo de ensayo, al que se les había inyectado glucosa. La detección de este efecto fue seguida por el descubrimiento de las hormonas que son responsables de ello – incretina y gluco-incretina – que son secretadas por las células del intestino. Esto a su vez permitió el desarrollo de dos nuevas clases de antidiabéticos: los miméticos de incretina (análogos de GLP-1) y los inhibidores de dipeptidil peptidasa-4.

Una vez conocidos estos datos, ¿sigue siendo posible recomendar una reducción de los carbohidratos a favor de las proteínas y (en menor cantidad) de las grasas?

La respuesta hoy sigue siendo “sí”. Muchos estudios han comparado dietas bajas en carbohidratos con dietas convencionales bajas en grasa. La mayoría de estos han demostrado que las dietas ricas en proteínas (carbohidratos bajos) tienen un mejor efecto sobre el azúcar en la sangre y la HbA1c que los regímenes dietéticos bajos en grasa. Un posible efecto negativo de la nutrición rica en proteínas en los riñones se ha investigado en una serie de estudios y fue infundado, excepto en el caso de los pacientes diabéticos ya sufrían problemas renales previamente.

¿Cuáles son las proteínas de calidad?

Recientes estudios observacionales han demostrado que las proteínas vegetales tienen un efecto positivo, mientras que las proteínas animales son neutrales o incluso pueden ser perjudiciales. Además, los investigadores también han encontrado los mismos resultados con respecto a las enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, se debe favorecer el consumo de  legumbres, frutos secos y productos lácteos en lugar de los huevos y la carne.

En general, sigue siendo apropiado restringir la cantidad de carbohidratos consumidos, asegurarse de que son de la calidad correcta y permanecer por debajo de las recomendaciones oficiales. En las conversaciones con los pacientes, el enfoque no debe colocarse en la limitación de los carbohidratos, sino más bien en los beneficios de las proteínas sanas. Junto con el papel crucial de las proteínas vegetales y productos lácteos, también es importante recordar el pescado azul como fuente de ácidos grasos Omega-3. Estos mensajes son fáciles de entender por los pacientes en consulta, por lo que lo llevarán a cabo.

 

Dr. Didier Souveton
Head of the Metabolic Balance medical advisory panel

References:
“Foods that make diabetes easier to live with. Le Figaro.fr Martine Betti-Cusso / Pr Claude Jaffiol 2013.05.22 o l88121e 17/09/2013″

“Tomorrow, a hyperprotein diet for all diabetcs?” Dr. Boris Hansel. Medscape Blog 08/22/16

IDENTIFICAN PROTEÍNAS DISTINTAS DEL GLUTEN IMPLICADAS DE FORMA DIRECTA EN LA CELIAQUÍA

El doctor y experto en nutrición, José Moisés Laparra Llopis, director del Máster de Nutrición, Salud y Actividad Física de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), ha adelantado este lunes que recientes investigaciones apuntan a la posibilidad de que existan otras proteínas distintas al gluten implicadas en la enfermedad celíaca.

“Los datos actuales apuntan a que la modulación, por parte de proteínas distintas al gluten, del tono basal en el sistema inmune innato tienen una enorme importancia en la severidad y naturaleza de las manifestaciones clínicas”, ha añadido.

   La enfermedad celíaca es una enteropatía crónica de carácter autoinmune como consecuencia de una intolerancia permanente a las proteínas del gluten que se encuentran en alimentos como el trigo, la cebada, el centeno y, aunque todavía está en discusión, en la avena.

   El investigador ha detallado que el avance consiste en identificar unos “nuevos actores”, distintos al gluten, implicados como “causa directa” en las manifestaciones clínicas derivadas de la ingesta de gluten, según ha informado la VIU en un comunicado.

  Según ha explicado Moisés Laparra, actualmente más de 70 millones de personas –un 1 por ciento de la población– es celíaca, aunque ha señalado que la prevalencia es mayor que la diagnosticada, y ha advertido de que se va a experimentar un incremento de la prevalencia de la enfermedad “conforme se vayan superando las dificultades en el diagnóstico debidas al amplio abanico de entidades o manifestaciones clínicas asociadas al gluten”.

 Así, ha explicado, este porcentaje aumentará debido a la detección de personas no celíacas que presentan sensibilidad al gluten, intolerancia o alergia. En este sentido, ha explicado, “uno de los aspectos más relevantes a día de hoy es la consideración de antitripsinas o inhibidores de proteasas, proteínas distintas al gluten, en la etiopatogenia y severidad de las manifestaciones clínicas derivadas de la ingesta de gluten”.

Hasta el momento, ha matizado, “toda la causalidad se atribuye al gluten, lo cual, está cambiando”. En esta línea, el investigador ha advertido de que estas proteínas también se encuentran en alimentos que en su estado natural –sin tratar a nivel industrial– no contienen gluten, principalmente alimentos como huevos, legumbres, patatas o soja, entre otros.

   Aunque pertenece a una investigación abierta, “es la línea de trabajo sobre la que se está estudiando” ya que “parece que sí pueden tener un efecto importante, pero se desconoce en qué medida”.

Laparra ha insistido en la existencia de líneas de investigación en activo tendentes a confirmar la repercusión o el impacto de la modulación del sistema inmune innato, por parte de estos alimentos en las manifestaciones clínicas derivadas de la ingesta accidental de gluten.

Fuente: Euro Pass

EL ACEITE DE COCO CONTIENE GRASAS SATURADAS SALUDABLES PARA NUESTRO ORGANISMO

El Aceite de Coco Virgen, se obtiene mediante presión en frío de la pulpa blanca del coco (endoespermo) sin usar ningún tipo de producto químico. Existen principalmente dos tipos, el proveniente de agricultura ecológica y el normal. En el caso del Aceite de Coco, tener certificación de agricultura ecológica significa además que no se han utilizado productos químicos en las plantaciones de los cocoteros de los que se han recolectado los frutos.

No hay que confundir el Aceite de Coco con el aceite de palma. Aunque ambos provienen del mismo fruto, el coco, el aceite de Coco se extrae de la pulpa blanca del fruto, mientras que el aceite de palma se obtiene de las zonas exteriores y por tanto tienen propiedades también diferentes. El Aceite de Coco se compone casi al 90% de grasas saturadas, la mayoría de ellas los beneficiosos Ácidos Grasos de Cadena Media (MCFA – Medium Chain Fatty Acids). De estos ácidos grasos, aproximadamente el 45% es ácido laúrico. El único alimento natural que contiene más ácido laúrico que el Aceite de Coco es la leche materna. Otros ácidos grasos presentes en el Aceite de Coco son el palmítico, el esteárico y el mirístico. El Aceite de Coco se encuentra de manera líquida a partir de los 25 grados centígrados de temperatura. Por debajo de esa temperatura tiende a solidificarse con mayor intensidad a más baja temperatura. Las propiedades del Aceite de Coco no se alteran al pasar del estado sólido a líquido ni viceversa. Su coloración es blanca en estado sólido y transparente ligeramente amarillenta en estado líquido.

El Aceite de Coco es uno de los pocos alimentos que puede considerarse “superalimento”. Su combinación única de ácidos grasos de cadena media puede producir inmensos beneficios en su salud. Estos son los 5 principales beneficios que conlleva el consumo de Aceite de Coco Virgen y que han sido confirmados con estudios científicos que avalan estas afirmaciones.

  1. El Aceite de Coco contiene una combinación única de Ácidos Grasos que lo dotan de propiedades medicinales muy potentes

En el pasado, se demonizó el uso del Aceite de Coco porque se trata de una grasa saturada. De hecho, el Aceite de Coco es uno de los pocos aceites de origen vegetal rico en grasas saturadas, con casi un 90% de su composición basada en ácidos grasos saturados. Sin embargo, todos los nuevos estudios apuntan a que el uso de las grasas saturadas en la alimentación es inofensivo y está más que demostrado que no existe relación alguna entre su consumo y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, como le han hecho creer todos estos años. Además, el Aceite de Coco no contiene las grasas saturadas habituales que se encuentran en la carne roja o en el queso. Al contrario, contiene unas grasas llamadas triglicéridos de cadena media, que también se encuentran en la leche materna, y que está más que demostrado que son altamente beneficiosos para el organismo. Los ácidos grasos de cadena media se metabolizan de manera diferente a como lo hacen los ácidos grasos de cadena larga, los habituales en la dieta. En concreto, pasan directamente al hígado desde el tracto digestivo, donde se utilizan como fuente inmediata de energía o se convierten en cuerpos cetónicos.

  1. El Aceite de Coco puede acelerar tu metabolismo haciéndote perder más grasa

La obesidad es uno de los mayores problemas con que nos enfrentamos en esta época. Mientras algunas personas siguen estancadas en la falsa creencia de que todo se debe a una suma y resta de calorías, la realidad es bien distinta: es igual de importante, si no más, controlar la procedencia de las calorías. No es lo mismo 10 calorías procedentes de carbohidratos, que de proteínas, o, como en el caso del Aceite de Coco, de la grasa saturada. Es un hecho científico probado que los distintos alimentos tienen efectos en nuestro organismo y sus hormonas de distinto modo. En este sentido, una caloría no es “una caloría”. Los triglicéridos de cadena media presentes en el Aceite de Coco pueden incrementar el gasto energético del organismo cuando los comparamos con la misma cantidad de calorías procedentes de los ácidos grasos de cadena larga. Un estudio reciente descubrió que ingerir entre 15 y 30 gramos diarios de triglicéridos de cadena media puede acelerar nuestro metabolismo hasta en un 5%.

  1. EL Aceite de Coco puede mejorar tu nivel de colesterol en sangre y reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

El Aceite de Coco está cargado de grasas saturadas que no afectan el perfil lípido de la sangre como erróneamente se ha creído durante mucho tiempo. Las grasas saturadas elevan el HDL (colesterol bueno) y cambian el LDL por un subtipo más benigno. En un estudio realizado con 40 mujeres, el Aceite de Coco redujo el colesterol total y el LDL al tiempo que elevó el HDL cuando se le comparó con la ingesta de aceite de soja. En otros estudios llevados a cabo con ratas se ha demostrado que la ingesta de Aceite de Coco reduce los triglcéridos, el colesterol total, el LDL y aumenta el HDL, mejora la coagulación y el estado antioxidante de la sangre. Esto mejora los riesgos de contraer enfermedades cardiovasculares a largo plazo.

  1. El Aceite de Coco puede hacerte perder grasa, especialmente la peligrosa grasa abdominal

El Aceite de Coco parece ser bastante adecuado para reducir la grasa abdominal, esa que se encuentra rodeando a los órganos vitales y que es de sumo riesgo. Esta grasa, también conocida como grasa visceral, es la más peligrosa y se asocia comúnmente con muchas enfermedades del mundo occidental. El contorno abdominal se mide con facilidad con una cinta métrica y es un buen indicador de la cantidad de grasa visceral que tenemos. En un estudio llevado a cabo con 40 mujeres con obesidad abdominal, suplementando su dieta con 30ml de Aceite de Coco al día redujo tanto su índice de masa corporal como su perímetro abdominal en un período de sólo 12 semanas. En otro estudio con 20 hombres obesos se notó una reducción en el perímetro abdominal de 2,86cm después de sólo 4 semanas tomando 30ml de Aceite de Coco al día. Aunque estas cifras puedan no parecer demasiado grandes, no hay que perder de vista el hecho de que ni realizaron ejercicio físico alguno ni redujeron en absoluto su ingesta calórica. Simplemente añadieron Aceite de Coco a su dieta habitual.

20 de Octubre – Día Mundial de la Osteoporosis

Como cada año, el 20 de octubre se celebra el Día Mundial de la Osteoporosis. La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por generar una disminución de la masa ósea y un deterioro de la estructura de los huesos, aumentando así el riesgo de sufrir fracturas y roturas.

Causas

Como en la mayoría de las patologías, no existe un único factor que provoque dicha alteración. En el caso de la osteoporosis, su aparición se debe mayormente al paso de los años por el esqueleto, las estructuras van perdiendo calidad conforme nos acercamos a la vejez. Además también existe un gran componente genético y hereditario en la aparición de esta enfermedad. Por otro lado, las mujeres tienen más riesgo de sufrir oteoporosis que los hombres, debido a que durante la menopausia, los niveles de estrógenos disminuyen favoreciendo la disminución del remodelado óseo.

No obstante, en la aparición de esta enfermedad también juega un papel muy importante el estilo de vida de cada persona, siendo la alimentación saludable y la práctica de actividad física dos pilares fundamentales para su prevención.

Síntomas

La osteoporosis es una enfermedad asintomática, es decir, se puede padecer pasando desapercibida hasta que se manifiesta con alguna fractura produciendo dolor. No obstante, a veces se puede tener pequeñas fracturas sin dolor. En estos casos se pierde la oportunidad de frenar la pérdida de masa ósea y reducir el riesgo de nuevas fracturas.

Tratamiento

El tratamiento adecuado dependerá de cada paciente. Hoy en día existen gran cantidad de fármacos empleados para combatir esta enfermedad.

Sin embargo, deberíamos hablar de prevención y darle a esta la importancia que requiere. El déficit de algunos minerales y vitaminas puede favorecer la aparición de enfermedades como la osteoporosis.

En Metabolic Balance apostamos por una alimentación de calidad para que cada individuo reciba de forma natural los alimentos que mejor metaboliza, de esta forma conseguiremos que el organismo trabaje de forma óptima, evitando o atrasando la aparición de diferentes enfermedades. Además, nuestro gran equipo de dietistas-nutricionistas se ocupará de ofrecer a cada paciente lo mejor en forma de forma de alimentación sana y equilibrada.

 

Bibliografía:

http://www.dmedicina.com/enfermedades/musculos-y-huesos/osteoporosis.html

http://www.webconsultas.com/osteoporosis/causas-de-la-osteoporosis-657

 

LA INFLUENCIA DE LAS HORMONAS EN LA OBESIDAD Y EL SOBREPESO

La obesidad y el sobrepeso no son solo un problema de calorías o de exceso de calorías ingeridas frente a calorías gastadas, también hay que tener en cuenta el factor psicológico y sobre todo el factor hormonal. Un nuevo estudio sobre la influencia de las hormonas en la obesidad y el sobrepeso da luz al respecto.

Un equipo de investigadores ha identificado un mecanismo que regula el efecto de la leptina, hormona de la saciedad, concretamente se detectó la enzima HDAC5 como factor clave en nuestro control de peso corporal e ingesta de alimentos.

La enzima HDAC5 tiene una influencia significativa sobre la leptina, hormona que juega un papel crucial en el desencadenamiento de la saciedad y por lo tanto en la forma en que el cuerpo se adapta a un entorno cambiante de alimentos.

Al parecer, la actividad de la enzima HDAC5 en nuestro centro de control de balance de energía, el hipotálamo, se incrementa en una dieta alta en grasas. Se puede decir que es una especie de interruptor molecular en el cerebro que ayuda al cuerpo a reconocer la carga de los depósitos de grasa y sin HDAC5 no podríamos adaptar nuestra ingesta o frenar nuestra deposición de grasa.

Según los científicos que realizaron esta investigación, los ratones incapaces de producir la enzima HDAC5 responden peor a la leptina, lo que se conoce como resistencia a la leptina, con lo que engordan con mayor facilidad que los ratones que sí producen dicha enzima.

Así que el restaurar la sensibilidad a la leptina, puede ser una solución o al menos un paso importante a solucionar el gran problema de la pérdida de peso sostenible y la lucha contra las secuelas de la obesidad como la diabetes tipo 2.

El plan médico-nutricional Metabolic Balance se basa en las necesidades de cada paciente teniendo como objetivo la regulación hormonal del organismo para lograr una reducción del peso corporal y mantenerlo gracias a la educación nutricional en consulta.

Fuente: Hypothalamic leptin action is mediated by histone deacetylase 5

MB COOKING: Albóndigas vegetarianas

ALBÓNDIGAS VEGETARIANAS

Lo que más nos gusta de nuestras consultas, además de que vayáis consiguiendo vuestros objetivos, es que descubráis nuevos platos y recetas variadas que os ayuden a no caer en la monotonía de comer siempre lo mismo. Por ello, intentamos dar lo mejor de nosotros ayudándoos así con nuevos platos que nos parecen fáciles de elaborar y con muy buen sabor. Hoy os traemos albóndigas vegetarianas.

Ingredientes (usar las cantidades indicadas en cada plan)

  • Patatas
  • Zanahorias
  • Guisantes
  • Pimiento rojo
  • Huevos
  • Harina de centeno integral
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración

Empezaremos por cocer las patatas con piel, la zanahoria y los guisantes en agua con un poco de aceite de oliva. Una vez estén tiernos, pelar las patatas y triturarlas junto con los guisantes y las zanahorias hasta conseguir un puré muy espeso.

Añadir los huevos a la mezcla anterior, si queda demasiado ligera, espesar con harina de centeno integral (mínimo 70% de centeno).

Una vez que hemos conseguido nuestra pasta, comenzaremos a dar forma a las albóndigas, pasándolas por harina de centeno integral posteriormente. Dependiendo de la cantidad de aceite que podamos consumir, las albóndigas se pueden freír en un poco de aceite o hacerlas al horno hasta que estén doraditas.

Sugerencia de presentación

Servir las albóndigas en una fuente con el fondo cubierto de puré de verdura.

¡A disfrutar!

Para ver más recetas pinche aquí.

Hacia una alimentación sostenible

La investigación en el campo de la nutrición humana ha hecho grandes avances en los últimos años. Esto nos ha  aportado una mejor comprensión de los mecanismos implicados en el desarrollo de enfermedades crónicas como la obesidad y la diabetes que, sin embargo, cada vez son más frecuentes.

Por esta razón, es necesario cambiar nuestros hábitos, incluso la forma de pensar, hacia filosofías más globales, como las corrientes orientales, a fin de modificar los hábitos alimentarios.

La situación actual

El actual sistema de producción industrializado y globalizado es extremadamente perjudicial para el medioambiente y todavía estamos muy lejos de una producción viable tanto a nivel económico como social.

– Los productos de alta calidad nutricional son a veces demasiado caro (como en el caso de ciertas frutas y verduras).

– Cada vez exigimos alimentos más uniformes, lo que lleva a la desaparición de la diversidad cultural y las tradiciones alimentarias.

– El sistema americano de comida rápida se ha extendido por todo el planeta y ha cambiado profundamente nuestra relación con la comida: Esta alimentación ha contribuido a un aumento en la prevalencia de enfermedades crónicas: obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer, la osteoporosis.

Consecuencias

Mientras que la esperanza de vida ha seguido aumentando (81 años), la esperanza de vida saludable (57,5 años) tiende cada vez más a disminuir (1). Es decir, el número de años pasados en mal estado de salud representa un costo humano y financiero que se está volviendo cada vez más difícil de afrontar para los presupuestos de los hogares y los sistemas de salud pública.

No obstante, se sabe que una dieta saludable que conduce a un índice de masa corporal <30 hace que sea posible cortar el riesgo de enfermedad crónica en al menos un 50% (2). El objetivo de una esperanza de vida saludable de más de 70 años es perfectamente alcanzable si se llevaran a cabo programas de alimentación equilibrada y buenos hábitos de vida.

Enfoque reduccionista: Una perspectiva occidental

La medicina y la fisiología occidental derivan principalmente de la visión de Descartes: “Es necesario saber para clasificar, descomponer y reducir a la mínima simpleza. Ninguna ciencia queda exenta de los principios de la disociación, el análisis y la reducción.” (4)

En el campo de la medicina, este enfoque reduccionista, ha salvado millones de vidas a través del desarrollo de fármacos, pero en el campo de la nutrición, el descubrimiento de las vitaminas ha salvado un incalculable número de vidas, especialmente en los países en desarrollo donde muchas poblaciones presentaban severas deficiencias en vitaminas.

Sin embargo, nos acercamos cada vez más a los límites demostrados por los diferentes análisis. Hemos divulgado la ciencia hasta los últimos rincones poblados en los que los expertos difícilmente se podían comunicar. Y, así como una parte no puede explicar el todo, la realidad es normalmente el resultado de múltiples causas independientes y no lineales. Por ejemplo, a nivel de alimentación, los alimentos y el cuerpo humano interactúan de manera compleja antes, durante y después de las comidas y hacen esto todos los días de nuestra vida (1).

Por tanto, no es posible modelar la asociación entre un componente de la dieta y un efecto metabólico sobre la base de un razonamiento lineal del tipo “causa ==> efecto”. A pesar de ello, es frecuente encontrar una serie de ejemplos en los que los productos alimenticios están asociados con un único componente que se considera que es “sano”. Por ejemplo, los productos lácteos están asociados con calcio, o cítricos con vitamina C. Sin embargo, los últimos resultados de la investigación muestran claramente que la realidad fisiológica no es tan simple y lineal. Un sistema tan complejo como un cuerpo humano no puede reducirse a la suma de sus partes constituyentes.

Enfoque global: Una perspectiva oriental

El enfoque holístico, localizado con mayor frecuencia en los países del este, utiliza el concepto de no lineal o interdependencia junto con múltiples causas entre la vida y el medioambiente.

En este enfoque, las estructuras más grandes se consideran más importantes que sus partes. En el campo de la nutrición, esto hace que sea posible tener en cuenta las complementariedades y sinergias entre las acciones de los componentes de la dieta, cuyos efectos relacionados con la salud combinados son más beneficiosos que la de altas dosis de un solo componente. Esto se debe a que cualquiera de los componentes puede cumplir satisfactoriamente su función solamente en presencia de los otros componentes (5-8).

Estas dos perspectivas de la dieta – la reduccionista y la holística – son útiles a la vez que  complementarias y por lo tanto no son mutuamente excluyentes. Durante muchos años, la investigación en la nutrición humana se ha realizado casi exclusivamente mediante el enfoque reduccionista, teniendo un punto de partida particular, con el fin de explicar el conjunto. Ahora, sin embargo, estamos observando un cambio de dirección entre los investigadores que trabajan en el campo de la nutrición, que están prestando atención no sólo a los componentes individuales de la dieta, sino a los hábitos dietéticos, la actividad física y el bienestar (9,10). En el futuro, la ciencia de la nutrición tendrá que incorporar esta perspectiva holística.

La perspectiva reduccionista ha tenido cuatro consecuencias negativas:

  • La asociación negativa de un producto alimenticio con uno de nutrientes (por ejemplo: huevos con colesterol, tomates con licopeno, cereales con fibras, etc.) (3)
  • El desarrollo de los trastornos de la conducta alimentaria tales como la restricción cognitiva a través de la eliminación de los grupos de productos alimenticios con el fin de combatir un fenómeno metabólico que se atribuye a los nutrientes presentes en estos alimentos.
  • En el plano toxicológico, se han emitido recomendaciones para reducir la exposición alimentaria a sustancias químicas sin tener en cuenta el “efecto cóctel”, lo que sugiere que el efecto de las moléculas tomadas por separado puede potenciarse aún más si se ingieren en combinación.
  • Un aumento espectacular en el consumo de alimentos funcionales y suplementos dietéticos enriquecidos con otros componentes y tomados en dosis superiores a los requeridos a efectos de la dieta (3) a pesar de que su efecto a largo plazo sobre la salud es relativamente desconocido. Por ejemplo: el consumo regular de altas dosis de antioxidantes puede ser perjudicial para la salud (11,12). Tales productos parecen dar tranquilidad a los individuos que consumen dietas desequilibradas deficientes en vitaminas, minerales y oligoelementos. El consumo de estos suplementos no se ha traducido en una posible disminución del nivel de las enfermedades crónicas asociadas con la mala alimentación.

La visión integral de la nutrición concede gran importancia a:

  1. Cuestiones de la longevidad del cuerpo sano
  2. Consideraciones socioeconómicas para asegurar que los alimentos pueden estar disponibles a precios asequibles para todo el mundo y la reducción de las diferencias en exceso y la desnutrición entre países.
  3. Respeto de las culturas y el medio ambiente (animales, la naturaleza)
  4. La preservación de la biodiversidad vegetal y animal.

En la actualidad, las materias primas vegetales y animales están sometidas con frecuencia a procesos extremadamente agresivos que dan lugar a productos alimenticios altamente refinados (13).

Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que los hábitos dietéticos basados ​​en el consumo de alimentos altamente procesados ​​a menudo se asocian con un riesgo de enfermedades crónicas (18). Es vital encontrar un compromiso entre los alimentos altamente refinados y los alimentos naturales que no siempre son comestibles en su forma original, por ejemplo, las legumbres y cereales. Además, los alimentos deben ser entendidos no sólo como la suma de sus componentes, sino también como productos complejos, para que la tecnología deba concentrarse en mejorar su valor nutricional en lugar de degradarlo (13-17).

 

calcio y vit d

CONCLUSIONES

Hipócrates dijo: “Que tu alimento sea tu medicina”. Su enfoque era más preventivo que curativo. En otras palabras, él no pensaba que los alimentos podrían actuar como fármacos, sino que una dieta saludable es la mejor manera de mantenerse en buen estado de salud. Esta buena salud debe entenderse dentro de una perspectiva más “integral” que incluye, además de la dieta, el ejercicio físico y el bienestar para reflejar nuestra interdependencia con otros seres vivos y nuestros entornos naturales y sociales. Sin embargo, durante más de 40 años, la investigación nutricional se ha centrado en las especificidades y con ello ha permitido la expansión incontrolada de los complementos alimenticios cuyas reclamaciones relacionadas con la salud son muy dudosas. Ahora, los investigadores que trabajan en el campo de la nutrición, están empezando a adoptar métodos más globales e integrales que no sólo son de tipo preventivo, sino también curativo y están dirigidas a los pacientes que sufren de patologías crónicas relacionadas con la dieta, al mismo tiempo que la colocación de un mayor énfasis en la actividad física.

Y como dijo el Dr Burlingam: “para comprender la inteligencia holística, es preciso saber qué aporta el reduccionismo, de lo contrario, también habrá parte de literatura. Ninguno de estos conceptos será tan útil por separado, como la combinación de todos ellos juntos”.

Dr Didier Souveton,

Medical Director – Metabolic Balance

 

BIBLIOGRAPHY

(1)  FardetA, RockE. Toward a new philosophy of preventive nutrition: from a reductionist to a holistic paradigm to improve nutritional recommendations. AdvNutr2014;5:430—46.

[2] FordES,BergmannMM,KrogerJ,SchienkiewitzA,WeikertC,BoeingH. Healthy living is the best revenge: ?ndings from the european prospective investigation into cancer and Nutrition-

PotsdamStudy.ArchInternMed2009;169:1355—62

[3] ScrinisG.Nutritionism. The science and politics of dietary advice. NewYork:ColumbiaUniversityPress;2013.p.1—650.

[4] BanywesizeEM.Lecomplexe: contributionàl’avènementdel’organisationchezEdgarMorin.Paris:L’Harmattan,Coll. LogiquesSociales;2007.p.1—340.

[5] ParkerTL,MillerSA,MyersLE,MiguezFE,EngesethNJ. Evaluation of synergistic antioxidant potential of complex mixtures using oxygen radical absorbance capacity (ORAC) and electron paramagnetic resonance(EPR). JAgricFoodChem2010;58:209—17.

[6] BlasaM,AngelinoD,GennariL,NinfaliP. The cellular antioxidant activity in red blood cells(CAARBC): a new approach to bio availability and synergy of phytochemicals and botanical extracts. FoodChem2011;125:685—91.

[7] TrombinoS,SeriniS,DiNicuoloF,CellenoL,AndoS,PicciN,etal. Antioxidant effect of ferulicacid in isolated membranes and intact cells: synergistic interactions with a tocopherol,b -arotene,and ascorbic acid. JAgricFoodChem2004;52:2411—20.

[8] MilosM,MakotaD. Investigation of antioxidant synergisms and antagonisms among thymol,carvacrol,thymoquinone and p-cymene in a model system using the Briggs-Rauscher oscillatingreaction. FoodChem2012;131:296—9.

[9] HaqR,ZiaU. Multidimensional wellbeing:an index of quality of life in a developing economy.

SocIndicRes2013;114:997—1012.

[10]Ul-HaqZ,MackayDF,FenwickE,PellJP. Meta-analysis of the association between body mass index and health-related quality of life among children and adolescents, assessed using the pediatric quality of life inventory index. JPediatr2013;162:280—6.

[11]FardetA. Complex foods versus functional foods,nutraceuti-cals and dietary supplements: differential health impact(Part2). AgroFOODIndustryhi-tech2015;26:20—2.

[12]FardetA. Complex foods versus functional foods,nutraceuti-cals and dietary supplements: differential healthimpact(Part1). AgroFOODIndustryhi-tech2015;26:20—4.

[13]FardetA.Editorial— Food healthpotential is primarily due to its matrixstructure, the nnutrient composition: a new paradigm for food classi?cation according to technological processes applied. JNutrHealthFoodEng2014;1:31.

[14]FardetA. Are technological processes the best friend sof food health potential? AdvNutrFoodTechnol2014;1:103.

[15]FardetA. Newapproachestostudyingthepotentialhealthbene?tsofcereals:

fromreductionismtoholism.CerealFoodsWorld2014;59:224—9.

[16]FardetA.Foodsandhealthpotential:isfoodengineeringthekeyissue?JNutrHealthFoodEng2014;1:1—2.

[17]FardetA.Grainbasedproducts,foodstructureandhealthpotential:

holismvsreductionism.JNutrHealthFoodEng2014;1:1—2.

(18) Carrera-BastosP,Fontes-VillalbaM,O’KeefeJH,LindebergS,CordainL.

Thewesterndietandlifestyleanddiseasesofcivi-lization.ResRepClinCardiol2011;2011:15—35.

LA MANZANA EN METABOLIC BALANCE

apples

En Metabolic Balance una de las 8 reglas básicas para seguir el programa y conseguir los mejores resultados es tomar una manzana al día como postre o formando parte de nuestra comida.

Seguramente hayas escuchado el dicho popular “An Apple a day, keep the doctor away” (Una manzana al día mantiene alejado al doctor). Veamos la veracidad del mismo.

PROPIEDADES DE LA MANZANA

Es de gran importancia recordar que siempre recomendamos las variedades antiguas de manzana (reineta, cox…) o en su lugar las manzanas ácidas. Existen diferentes variedades de manzana verde, siendo la Granny Smith una de las más conocidas.

La fibra dietética que contiene la manzana verde la convierten en una excelente reguladora de los movimientos intestinales; sus importantes propiedades digestivas hacen que sea un excelente alimento para consumir tanto en casos de diarrea como de estreñimiento. Su alto contenido de ácidos málico y tartárico neutralizan tanto el estreñimiento como la diarrea.

Si se come una manzana verde después de una comida pesada, sus propiedades digestivas y hepáticas favorecen una mejor digestión.

A su vez sus altos contenidos en fibra hacen, no solamente que no aumente el colesterol, sino que colaboran a disminuir los niveles del mismo.

Las manzanas verdes son una de las principales fuentes de flavonoides en la dieta occidental y son ricas en vitamina C. Los flavonoides que más encontramos en este tipo de manzanas son la cianidina y epicatequina. Estos flavonoides y la vitamina C actúan como antioxidantes y erradican los radicales libres que causan daño en las células. Esto ayuda a la producción de células sanas y reduce la aparición de enfermedades crónicas. Las manzanas verdes son uno de los mejores enemigos de las enfermedades cardíacas, accidentes cardiovasculares y diabetes.

Pero la manzana no solamente aporta beneficios a nuestro organismo, sino que también posee propiedades estéticas. Al ser una importante fuente de vitaminas A, B y C, aportan una gran cantidad de nutrientes que mejoran nuestra piel, hidratándola y favoreciendo el blanqueamiento de la misma. A su vez las enfermedades vinculadas a la piel también se ven beneficiadas por el consumo de esta fruta.

¡Empiezo en septiembre!

Si sufres de pequeñas alteraciones como cansancio, trastornos del sueño, dolores musculares, digestiones pesadas o alteraciones de la piel, quizás no las hayas relacionado con tu alimentación, pero tienen mucho en común. Y, por supuesto, muchas otras enfermedades como hipertensión, hipercolesterolemia, alteración del tiroides, dolores articulares o trastornos digestivos podrían aliviarse con una alimentación correcta y equilibrada.

Es de recordar que el hecho de consumir alimentos exclusivamente vegetales o el consumo de ensaladas como única opción en todas las comidas no hacen a nuestro organismo más sano. Es importante proporcionarle los alimentos necesarios para su correcto funcionamiento.

Septiembre es un mes de planteamiento de nuevos objetivos y decisiones. Si entre estos propósitos se encuentra el de empezar una alimentación más saludable, ponte en manos de los profesionales de Metabolic Balance y consigue regular tu organismo y disminuir todas las patologías asociadas a la alimentación.
Para ello proponemos un plan de alimentación elaborado por médicos y nutricionistas en el que se hace honor al uso exclusivo de alimentos naturales, rechazando cualquier sustituto de los mismos, batidos o barritas. Cada plan es elaborado a partir de una analítica sanguínea específica, el historial clínico de cada paciente y los gustos y aversiones por los diferentes alimentos.

Con este tipo de alimentación se consigue el equilibrio hormonal necesario para que el organismo cumpla con todas sus funciones. Disminuyendo así los síntomas de las alteraciones que se sufrían.

Este mes es una buena fecha para empezar a cuidar la alimentación, siempre con el acompañamiento de un profesional en el campo de la nutrición. En Metabolic Balance ofrecemos a nuestros pacientes la atención personalizada de médicos y nutricionistas durante todo el tratamiento. Desde el primer momento en que el paciente acude a consulta por primera vez, nuestro equipo le proporciona toda la información necesaria, apoyo y asesoramiento que pueda requerir acerca de Metabolic Balance®, en qué consiste el plan alimentario y cómo está estructurado.

La falta de nutrientes en nuestro organismo por una mala alimentación o el exceso de otros no tan recomendados se traducen en problemas de salud, siendo la alimentación el mejor tratamiento.

¿Necesitas un cambio? Ven a conocernos en una 1ª consulta gratuita y descubre los beneficios de Metabolic Balance®.

Los interesados pueden contactar con nosotros a través del correo electrónico: info@metabolic-balance.es o llamando al teléfono gratuito 900801776.