Mejora tu sistema inmune con estos 7 superalimentos

Mejora tu sistema inmune con estos 7 superalimentos. Estos alimentos son geniales para el sistema inmune. Si los incorporas de forma regular a tu dieta, podrían funcionar bien para prevenir catarros y gripes. ¿Pero qué son los superalimentos? Son alimentos que tienen unas cantidades de vitaminas, minerales y antioxidantes particularmente altas. Por la densidad de sus nutrientes son muy beneficiosos para salud.

  1. Ajo

El ajo no sólo añade un toque de sabor extra a tu dieta, sino que es uno de los mejores alimentos para fortalecer el sistema inmune. Algunos estudios han demostrado que el consumo regular de ajo tiene beneficios en la presión sanguínea y en los niveles altos de colesterol. Además el ajo está lleno de antioxidantes, que fortalecen las defensas naturales del cuerpo.

dientes-de-ajo

  1. Jengibre

Esta especia aromática es clave en la cocina asiática: se usa para especiar bebidas, tés y sopas. El jengibre reduce la inflamación, alivia el dolor, reduce las náuseas y estimula el metabolismo, así que ayuda a perder peso . También puedes añadirlo a un smoothie verde para darle un toque picante. Además, tomar jengibre ayuda contra el mal alimento.

jengibre

  1. Bayas de Goji

En la actualidad las bayas de Goji secas se consideran un auténtico superalimento. Un puñado de ellas contiene sólo 100 calorías y están llenas de vitamina C. También son ricas en vitaminas del grupo B, ácidos grasos esenciales, aminoácidos, minerales y oligoelementos. Prueba a añadirlas a tu smoothie del desayuno o adereza tu muesli con ellas.

bayasgoji

  1. Semillas de chía

Estas semillas son originarias de México, donde los mayas y los aztecas los usaban de forma habitual. A día de hoy han llegado también a nuestra cocina. Hay montones de razones para tomar semillas de chía: son ricas en ácidos grasos omega 3  y aportan el doble de proteína vegetal que otras semillas. Además están llenas de antioxidantes y fibra soluble. Si las pone en líquido, las semillas de chía pueden aumentar su tamaño casi 10 veces en cuestión de minutos, por eso se suelen usar para hacer pudines. También están buenas si las usar para aderezar tus ensaladas o tus yogures.

semillas de chia

 

  1. Matcha

Este polvo de té verde tiene unas 20 veces más antioxidantes que la granada. Por eso al matcha se le considera el mayor superalimento. Como sustitutivo del café, te da un impulso de energía natural para todo el día. Tiene un alto contenido en agentes antiradicales libres, vitaminas, minerales y oligoelementos. La forma más popular de servirlo es en matcha latte. Pero este polvo también es genial para hornear y aporta un increíble color vibrante. Cuando compres matcha en polvo, asegúrate de que no tiene azúcar ni aditivos. Por supuesto, si es orgánico la calidad será mayor. La mejor forma de conservarlos es empaquetado en la nevera.

matcha polvo

  1. Kale

Esta verdura típica del invierno es un ingrediente habitual en los platos con superalimentos. Es rica en antioxidantes y fortalece el sistema inmune, mejora el aspecto de la piel y ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer o la arteriosclerosis. Puedes añadirla cruda a la ensalada, preparar un aperitivo saludable o  mezclarlo con manzana, aguacate y jengibre para hacer un batido.

kale

  1. Arándanos

Otro superalimento son los arándanos. Esta baya azul oscura es un producto de temporada, pero lo puedes congelar y disfrutarlo en cualquier época del año, sobre todo cuando hace frío. Quedan genial en smoothies, en avena horneada o como postre después de una comida. Como son una bomba de vitaminas y de antiinflamatorios, los arándanos son muy buenos para prevenir enfermedades. Su vibrante color viene de los flavonoides que contienen.

arándanos

Cómo las bacterias intestinales afectan a nuestro cerebro y nuestro cuerpo

Somos más bacterias que humanos. Cada vez más investigaciones demuestran que las bacterias que habitan en nuestro tracto digestivo juegan un papel significativo en nuestra salud general. A continuación se presentan algunas alteraciones físicas y psíquicas que están relacionadas con el desequilibrio en la flora intestinal.

 

  • DEPRESIÓN: Más de la tercera parte de las personas que sufren depresión tienen el llamado “intestino con fuga” o permeabilidad en las paredes intestinales que permite a las bacterias filtrarse al torrente sanguíneo.

 

  • ESQUIZOFRENIA: Estudios en ratones han relacionado la ausencia de intestino normal con cambios en el desarrollo cerebral, pero los factores genéticos de estos trastornos son complejos y no se entienden completamente.

 

  • ANSIEDAD: Los probióticos pueden tener efecto antiansioso y antidepresivo. El consumo de bacterias beneficiosas puede además cambiar positivamente la respuesta cerebral a las situaciones ambientales.

 

  • AUTISMO: El autismo a veces ocurre por una coordinación con enfermedades intestinales como el “intestino con fuga” o el síndrome del intestino irritable.

 

  • PARKINSON: Las personas que sufren esta enfermedad tienen diferente flora intestinal que las personas sanas.

 

  • DIABETES Y OBESIDAD: Numerosos estudios han relacionado la inestabilidad de la microbiota intestinal con obesidad y, a su vez, esta obesidad relacionada con problemas de salud como la diabetes.

 

  • CÁNCER DE COLON: Los microbios intestinales a los que les encanta el azúcar – junto con los carbohidratos que los alimentan – pueden provocar cáncer de colon. Dietas altas en hidratos de carbono podrían incluso contribuir al aumento de probabilidad de padecer cáncer de colon.

 

  • ENFERMEDAD DE CROHN: Niveles elevados anormales de ciertas cepas bacterianas podrían estar presentes en el desarrollo de la enfermedad de Crohn, desencadenando, posiblemente, una respuesta inmune anormal.

 

  • COLITIS ULCEROSA: Desequilibrios en la flora bacteriana podría ser un factor desencadenante tanto del comienzo como del desarrollo de los síntomas de la colitis ulcerosa.

 

  • SÍNDROME DEL INTESTINO IRRITABLE: Existe una relación definitiva entre el síndrome del intestino irritable y el sobrecrecimiento de bacterias en el intestino delgado.

 

  • ARTRITIS REUMATOIDE: Estudios han encontrado relación entre niveles bajos de ciertas bacterias intestinales beneficiosas, niveles de la bacteria Prevotella Copri elevados y una asociada enfermedad autoinmune.

 

Existen más de 5000 especies de bacterias habitando nuestro intestino. A continuación os hablamos de algunas de ellas:

Bacterias con efecto beneficioso en el intestino Bacterias con efecto perjudicial en el intestino
Lactobacillus: protege del estrés y la ansiedad. Helicobacter pylori: es la bacteria perjudicial más común. Causa úlceras.
Bifidobacteria: efectiva para tratar muchas afecciones intestinales. Methanobrevibacter smithii: responsable de la producción de la mayoría del metano.
Lactobacillus helveticus: reduce estrés y ansiedad.
Bifidobacterium longum: reduce estrés y ansiedad.

METABOLIC-BALANCE Y LA INSULINA

La insulina una hormona secretada por el páncreas para nivelar la glucemia (glucosa en sangre). Después de comer o beber nuestro nivel de glucosa se eleva, inmediatamente el páncreas secreta insulina a la sangre para que ésta sea absorbida por las células y pueda ser transportada a todo el organismo.

El mecanismo liberador de insulina es un factor muy importante a tener en cuenta para diseñar un plan nutricional de adelgazamiento.

Fuentes bibliográficas anteriores consideraban que las alteraciones en la liberación de insulina (insulino-resistencia) era consecuencia directa de la obesidad. Sin embargo se ha demostrado que es al contrario. Es un el exceso en la liberación de insulina provocado por malos hábitos alimenticios los que provocan un acumulación excesiva de grasa y conllevan, por lo tanto, al desarrollo del sobrepeso u obesidad.

Ingestas elevadas en Hidratos de Carbono (especial si éstos son simples y/o refinados) y el típico “picoteo” entre horas provocan la liberación de grandes cantidades de insulina, seguidas de hipoglucemias basales, lo cual envía señales al cerebro que provocan lo que comúnmente denominamos como hambre y, en muchos casos, ansiedad.

 insulina7

Si los niveles de insulina están permanentemente elevados, la glucosa sigue entrando en la célula durante mucho tiempo después de la comida, lo cual no sólo evita el uso de la grasa corporal como fuente de energía sino que  favorece la lipogénesis (formación de grasa). Así que, no sólo no perdemos grasa, sino que acumulamos más.

Uno de los fundamentos científicos del Plan Médico Nutricional de alimentación Metabolic Balance es conseguir que, mediante una cuidada y personalizada selección de alimentos frescos y naturales y unas pautas dietéticas adecuadas, el paciente consiga el equilibrio metabólico y/o regulación hormonal. Es decir, controlar los niveles de glucosa e insulina en sangre y sus variaciones a lo largo del día.

De esta forma evitaremos el engrosamiento excesivo de los adipocitos (células grasas) inducido por un exceso de secreción de insulina y, al mismo tiempo, favoreceremos el aprovechamiento de los depósitos de grasa como fuente de energía.

Algunos de los beneficios derivados de mantener una secreción de insulina regulada son los siguientes:

Los niveles de energía aumentan, sintiéndonos más vitales y activos.

Los niveles de glucosa en sangre se mantienen estables previniendo así problemas cardiovasculares debido al aumento de los triglicéridos.

Mejora la absorción de proteínas en el tejido muscular, lo que hace que el músculo sea más potente e incluso aumente de tamaño.

Se quema más grasa porque los niveles de glucosa tras una ingesta se incrementan de forma controlada y no es necesaria la respuesta de una gran cantidad de insulina.

Mayor resistencia en la práctica deportiva como consecuencia de una mejor movilización de ácidos grasos.

 

Metabolic balance trata principalmente la regulación de la insulina en sangre y el equilibrio hormonal para cada paciente sólo con aquellos alimentos que mejor metaboliza tu organismo, consiguiendo así perder peso saludablemente, sin pasar hambre y sin efecto rebote.

Osteoporosis. Qué es y cómo prevenirla

La nutrición y los hábitos alimenticios pueden alterar las estructuras y funciones óseas por deficiencias o excesos en algunos nutrientes. En este caso, generalmente el defecto o las alteraciones en la regulación del calcio pueden producir osteoporosis, una enfermedad común en nuestro siglo y que prevalece más llamativamente en mujeres que en hombres.

FORMACIÓN DE LA ESTRUCTURA ÓSEA:

Durante la época de crecimiento y hasta la pubertad, la formación de la estructura ósea es mayor que su destrucción y entre los 20-30 años se alcanza el pico de masa ósea. Las células encargadas de formar el hueso se denominan osteoblastos y las responsables de su destrucción son los osteoclastos.

A la hora de evaluar el posible riesgo de alteración de la estructura ósea y en concreto del riesgo de fracturas se vuelve esencial conocer dos parámetros:

  • Contenido mineral óseo (CMO): determina la cantidad de hueso acumulado antes del cese de crecimiento (en altura). Se expresa en gramos de mineral por cm.
  • Densidad mineral ósea (DMO): mide la cantidad de hueso que existe una vez completado el período de desarrollo. Se expresa en g/cm2 y se calcula dividiendo el CMO por la anchura del hueso en el lugar de la medición.

Las funciones de los huesos son:

  • Proporcionar rigidez y dureza mecánica al cuerpo.
  • Regulación homeostática del calcio. Esta regulación consiste en mantener un nivel constante del mismo en el líquido extracelular e intracelular.

Siempre prevalecerá la regulación del calcio por encima de la función de rigidez del hueso, por lo que cuando la regulación se vea comprometida nuestro organismo debilitará a la estructura ósea.

¿QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS?

Es una enfermedad multifactorial caracterizada por una pérdida de masa ósea y una alteración de la estructura interna del hueso lo que produce una disminución de la resistencia ósea y aumenta el riesgo de fracturas.

La osteoporosis se presenta en edad avanzada y en mujeres con menopausia. Aproximadamente un 20% de las mujeres mayores de 65 años y un 6% de los hombres sufren esta enfermedad y puede estar influida por diversos factores:

Factores genéticos

Factores fisiológicos: en la menopausia disminuye la secreción estrogénica. Los estrógenos tienen la función de producir osteoprotegerina, un compuesto que aumenta la vida de los osteoblastos. Al disminuir estos estrógenos se produce una mayor destrucción de hueso por aumentar la presencia de osteoclastos. También se produce una disminución en la absorción intestinal y una menor reabsorción renal de calcio.

Factores ambientales: deficiencias nutricionales, sedentarimos  y malos hábitos de vida.

Factores patológicos: Enfermedades o tratamientos farmacológicos.

Existen diferentes tipos de osteoporosis:

PRIMARIAS TIPO I TIPO II
PERIODO DE INSTAURACIÓN Postmenopáusica (también mujeres con menopausia quirúrgica, amenorrea crónica) Edad avanzada
SEXO Mujer Ambos sexos
FRACTURAS Vértebras, muñecas y caderas Vertebras y caderas
ETIOLOGÍA Pérdida de estrógenos Factores diversos

 

SECUNDARIAS
Enfermedades

  • Hipertiroidismo
  • Enfermedad celíaca
  • Anorexia nerviosa
  • Síndrome de Cushing
Tratamientos farmacológicos

  • Glucocorticoides
  • Antiepilépticos
  • Heparina
  • Sobredosificación de hormonas tiroideas

 

FACTORES DE RIESGO NUTRICIONALES EN OSTEOPOROSIS

Cuando los nutrientes implicados en la estructura y fisiología de la osteoporosis se ven comprometidos, aumenta el riesgo de padecer osteoporosis en edad avanzada.

Recomendaciones nutricionales:

CALCIO: La ingesta correcta de este mineral permite mantener unos niveles adecuados de calcio y evitará movilizar el calcio de los huesos. Los lácteos son una fuente excepcional de calcio en nuestra alimentación ya que su disponibilidad (absorción y aprovechamiento por nuestro organismo) es la más elevada en los grupos de alimentos. Sin embargo no hay que despreciar las leguminosas y frutos secos contienen también un nivel significativo de este mineral.

VITAMINA D: Esencial para mantener una correcta absorción intestinal de calcio. También calcifica el hueso nuevo y mantiene la concentración de calcio en sangre. Algunas fuentes de vitamina D: lácteos, pescados grasos, hígado y yema de huevo.

FÓSFORO: es importante mantener los niveles sanguíneos de fósforo ya que si no está regulado el organismo cubrirá las necesidades a expensas del hueso. Por otra parte, el exceso de fósforo puede alterar el remodelado óseo. Se recomienda disminuir los alimentos ricos en fósforo: aditivos, alimentos procesados y bebidas carbonatadas.  Se establece una relación calcio / fósforo igual o superior a 1.

SODIO: El consumo elevado de sodio da lugar a una mayor excreción urinaria de calcio ya que la eliminación de sodio va acompañada de la excreción de calcio.

PROTEÍNAS: aporte de 50% de origen animal y 50% de origen vegetal. El exceso de proteínas puede ser perjudicial por su elevado aporte en fósforo lo que aumenta la excreción de calcio.

GRASAS: Las dietas ricas en grasas saturadas favorecen la eliminación por heces de calcio ya que se unen a los ácidos grasos saturados dando lugar a compuestos insolubles (embutidos, carnes rojas, mantequilla, vísceras, alimentos precocinados).

AZÚCARES SIMPLES: el consumo de este tipo de azúcares (dulces, alimentos procesados, zumos envasados, bebidas azucaradas, chucherías, etc.) favorece la eliminación de calcio por la orina ya que aumenta los niveles de insulina y esta hormona inhibe la absorción renal de calcio.

FIBRA: cuidado con las dietas altas en fibra. El exceso de fibra puede disminuir la absorción de calcio por la presencia de ácido fítico en la cubierta de cereales y legumbres y de ácido oxálico en verduras de hoja verde. Se recomienda consumir los alimentos ricos en calcio y este tipo de nutrientes por separado.

IMPORTANCIA DE LAS FRUTAS, VERDURAS Y HORTALIZAS: las dietas bajas en estos nutrientes y ricos en proteínas, alimentos procesados y grasas saturadas favorecen el establecimiento de un ambiente ácido en la sangre. Esta acidez produce que el hueso actúe como “efecto tampón”  y se elimine calcio para alcalinizar el organismo. El consumo de este grupo de nutrientes favorece el ambiente básico del organismo y disminuye la resorción ósea.

ACTIVIDAD FÍSICA: el ejercicio físico moderado es un factor de protección ya que favorece el depósito de calcio y la formación de la matriz ósea en los huesos debido a la tensión generada por los músculos y tendones durante el esfuerzo. Cuando ya se presenta osteoporosis, no suelen existir mejora por la realización de actividad física pero si permite disminuir la agravación del problema.

BIBLIOGRAFÍA:

Mataix J. Nutrición y alimentación humana Vol. II

Vidal E. Manual práctico de nutrición y dietoterapia

Prebióticos y Probióticos. Diferencia y funciones

Aunque a veces existe cierto tipo de confusión, los alimentos prebióticos y los probióticos no son lo mismo. Cada uno de ellos proviene de fuentes alimenticias diferentes y sus funciones en el organismo no son las mismas aunque, en cualquier caso, funcionan en la misma dirección: mantener sana la flora intestinal.

 

Definición de prebiótico y probiótico

  • Prebiótico

Los prebióticos son sustancias no digeribles de la dieta que sirven como alimento de bacterias beneficiosas presentes fundamentalmente en el colon. Se trata de fibras solubles (pectinas), fructo-oligosacáridos (FOS) y glúcidos de origen vegetal como la inulina y cereales fermentados.

  • Probiótico

Los probióticos son microorganismos vivos, bacterias o levaduras que contribuyen a incrementar y mantener saludable nuestra flora intestinal.

 

Un eco-sistema de bacterias amigas
En nuestro interior, contamos con más de 500 especies diferentes de bacterias, de las cuales, algunas sobreviven poco tiempo y otras proliferan y se multiplican. Algunas de ellas están presentes en la boca, otras en el estómago(muy pocas, ya que la acidez gástrica las destruye), algunas más en el intestino delgado y las más abundantes y beneficiosas se encuentran en el colon. Tan abundantes son, que más de la mitad de las heces son bacterias.

Por supuesto, de esta gran colonia de bacterias y microorganismos, no todas ejercen una labor beneficiosa para nuestro cuerpo. De hecho, se sabe que el consumo de carne favorece la proliferación de bacterias putrefactas y que una dieta vegetariana favorece el desarrollo de una flora saludable que trabaja a partir de la fermentación de sustancias prebióticas.

 

Función de los prebióticos
Los prebióticos son sustancias procedentes del reino vegetal que pasan por el tracto digestivo sin ser transformados, ya que no disponemos de las enzimas necesarias para ello. Sin embargo, aunque la mayor parte de estas fibras serán eliminadas por el tránsito intestinal, cuando llegan al colon, son fermentadas por las bacterias beneficiosas que constituyen nuestro particular eco-sistema en el colon, beneficiando nuestra salud en distintos aspectos:

 

  • Impidenla proliferación de bacterias patógenas
  • Regulan eltránsito intestinal y alivian el estreñimiento
  • Favorecen la producción de ácidos grasos de cadena corta (volátiles), que suponen una importante fuente de energíapara las células
  • Estimulan el sistema inmunológico, inhibiendo el crecimiento de células tumorales
  • Favorecen la absorción del calcio, previniendo la aparición de osteoporosis
  • Participan en la regulación de los niveles de colesterolglucosa (diabetes)
  • Potencian la actividad de las enzimas del colon
  • Ayudan a eliminar sustancias tóxicas
  • Favorecen la digestióny metabolismo de algunos nutrientes esenciales

Alimentos prebióticos

Estos son algunos de los alimentos con mayor acción prebiótica:

  • Fibra alimentariaen general
  • Soja
  • Ajo
  • Cebolla
  • Puerro
  • Espárrago
  • Raíz de achicoria
  • Germen de trigo
  • Alcachofa
  • Plátano
  • Remolacha
  • Diente de león

Función de los probióticos
El equilibrio de la flora intestinal influye en nuestro estado de salud de una forma mucho más definitiva de lo que podamos pensar a primera vista. Un desequilibrio en la flora intestinal puede generar numerosas patologías que incluye el cáncer de colon. Además, este equilibrio puede verse fácilmente alterado por algunos factores como una dieta inadecuada, el estrés, cualquier tipo de enfermedad (sobre todo las disfunciones intestinales) o la ingesta de determinados medicamentos.

Los probióticos son microorganismos vivos que contribuyen a recuperar y mantener la buena salud de la flora intestinal. Según numerosos estudios, lo que parecen ejercer labores más beneficiosas son los lactobacillus acidofillus, lactobacillus casei y lactobacillus rhamnosus. Estos microorganismos o bifidobacterias atraviesan la barrera gástrica y se instalan en el colon, donde se multiplican colonizando el moco intestinal y llevando a cabo importantes funciones:

  • Producen ácidos antimicrobianosque impiden la proliferación patógena
  • Estimulan la producción de anticuerposreforzando el sistema inmunológico, sobre todo a la hora de reducir las infecciones por ingestión de elementos patógenos
  • Mejoran la función digestivay la asimilación de algunos nutrientes como los aminoácidos
  • Participan en la síntesisde algunas vitaminas como la B2B5B9 o ácido fólico y B12
  • Ayudan a destruiralgunos tóxicos como las nitrosaminas
  • Reducen la intolerancia a la lactosay las alergias alimentarias
  • Se utilizan en tratamientos contra la diarrea
  • Reducen los trastornos inflamatoriosdel intestino

 

Alimentos probióticos
Estos son algunos de los alimentos donde podemos encontrar microorganismos con acción probiótica:

¿Sabes que el arroz que tomas tiene arsénico?

El arroz es, probablemente, el cereal más extendido del mundo. Están documentadas más de 2000 variedades en todo el planeta. Su consumo en China se remonta a más de 5000 años atrás. En España se consume de media casi seis kilos de arroz por persona y año.

Pues bien, aunque nadie discute los beneficios del arroz, en los últimos años sí que se está produciendo un llamamiento a la moderación en su consumo debido a los elevados niveles de arsénico que contiene. Especialmente alerta deben estar determinados grupos de población como la infancia, por su menor peso corporal, y personas con intolerancia al gluten, debido a la mayor cantidad de productos con arroz que suelen consumir. De hecho, una investigación llevada a cabo en 2014 detectó cantidades importantes de arsénico en alimentos para celíacos basados en arroz.

Según nos cuenta Moisés Chacón, el arsénico es un elemento químico natural que en concentraciones elevadas puede llegar a ser tóxico para el ser humano, especialmente el inorgánico. La exposición prolongada al arsénico puede producir alteraciones en la piel e, incluso, diversos tipos de cáncer, entre otras dolencias. Aunque este elemento surge de manera natural en las rocas y el suelo, también existen otras fuentes artificiales de arsénico a partir del procesamiento de aguas minerales, el cada vez mayor uso de pesticidas, y también por algunos aditivos utilizados en alimentación animal. La entrada de esta sustancia en la cadena alimentaria humana se produce, sobre todo, a través del agua de riego contaminada. A esto se suma que el arroz tiene mayor facilidad que otros cultivos para absorber el arsénico.

Medidas adoptadas

Este problema está bajo la lupa de autoridades sanitarias desde hace años. De momento, la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica ha desaconsejado oficialmente que los bebés y niños pequeños consuman bebidas a base de arroz. También la agencia de seguridad alimentaria de Suecia ha recomendado que los menores de seis años no coman arroz de manera frecuente. Estos llamamientos se suman al realizado anteriormente por una de las principales asociaciones de consumidores de Estados Unidos que desde 2013 viene advirtiendo a la población de que se debe moderar el consumo de arroz:

Afortunadamente, nuestro país no forma parte de las zonas de mayor concentración de arsénico en las aguas subterráneas, por lo que la primera medida de precaución a tener en cuenta es consumir únicamente arroz cultivado en España. No obstante, tampoco estaría de más (por prudencia) no pasarnos con el consumo de arroz y, de manera especial, vigilar cuánto de este cereal toman los niños pequeños y bebés. En cualquier caso, la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) recientemente ha reducido los niveles máximos de arsénico que puede contener el arroz que se comercializa, lo que supone un paso positivo en beneficio de la salud de la población.

Por último, recuerda que puedes reducir algo la concentración de arsénico lavando los granos antes de cocinarlos. Otra recomendación es cocerlo con abundante agua, en vez de con el agua justa y, por supuesto, desechar el líquido sobrante.

 

Fuente:  https://www.nomasaditivos.com/2016/09/arsenico-en-el-arroz/

¿Qué tiene la cúrcuma?

Dentro de la cúrcuma, la especia de color amarillo intenso que se extrae de la herbácea tropical que lleva el mismo nombre, se esconde una sustancia engañosa, la curcumina. Si bien se ha pregonado ampliamente sobre la actividad medicinal de tal molécula, esta también ha dado señales falsas en las pruebas para el cribado de fármacos. Durante años, los químicos han instado a la prudencia acerca de la curcumina y de otros compuestos que pueden inducir a error a quienes buscan nuevos fármacos.

Ahora, en un intento por contener una sucesión de estudios confusos, un grupo de investigadores acaba de publicar una revisión crítica y exhaustiva sobre la curcumina. En ella concluyen que no existen pruebas de que la sustancia ejerza beneficios terapéuticos específicos, a pesar de haberse examinado en miles de trabajos de investigación y en más de 120 ensayos clínicos. Los autores esperan que su informe evite nuevas investigaciones frustradas y alerte sobre la posibilidad de que los compuestos pueden aparecer a menudo como prometedores en las pruebas de cribado, pero resulte poco probable que den lugar a un fármaco.

La curcumina ofrece resultados engañosos, comenta Michael Walters, de la Universidad de Minnesota en Minneapolis y autor principal de la revisión. Las pruebas habituales para el cribado de fármacos identifican si determinado compuesto se fija a un sitio de unión de una proteína implicada en una enfermedad, lo que indica que podría ser el punto de partida para desarrollar un fármaco. Pero algunas moléculas, como la curcumina, parecen mostrar esa actividad específica cuando en realidad no la presentan. Las moléculas pueden exhibir fluorescencia natural, lo que frustra los intentos de usar la fluorescencia como un indicio de unión a una proteína; Pueden destruir las membranas celulares, lo que inutiliza los ensayos que tratan de detectar fármacos dirigidos a proteínas específicas de la membrana celular. Y pueden degradarse en otros compuestos que tienen propiedades diferentes, o contener impurezas que presentan su propia actividad biológica.

La curcumina ha sido propuesta para tratar trastornos tales como disfunción eréctil, el hirsutismo, la calvicie, el cáncer y la enfermedad de Alzheimer, comenta Guido Pauli, investigador de productos naturales de la Universidad de Illinois en Chicago y coautor de la revisión. Pero nunca ha dado lugar a un tratamiento cuya eficacia se haya demostrado.

Pauli piensa que parte del problema radica en que los investigadores no siempre conocen qué molécula están estudiando. Los extractos de cúrcuma contienen decenas de compuestos, además de la curcumina. En algunos casos, los investigadores pueden observar efectos biológicos prometedores pero atribuir actividad a una molécula equivocada.

Las malas interpretaciones se alimentan a sí mismas, apunta Walters. Se publica que la curcumina ejerce un efecto incluso si el ensayo tiene fallos. “Se acepta lo que existe en la bibliografía y luego se construye una hipótesis, aunque esta no se sostenga”. Y los científicos no parecen examinar la bibliografía para ver si los compuestos han sido clasificados como problemáticos. Desde 2009 se han retractado por lo menos 15 artículos sobre la curcumina y docenas más de ellos se han corregido.

Este artículo se reproduce con permiso y se publicó primero el 11 de enero, 2017. Su versión en español apareció primero en Investigación y Ciencia. 

Fuente: https://www.scientificamerican.com

11 Formas de revertir la diabetes tipo 2

Si te han diagnosticado diabetes tipo 2 o te han comunicado que estás en riesgo, aquí te presentamos 11 formas de empezar a revertir los efectos de inmediato.

La diabetes tipo 2 está alcanzando cifras epidémicas. Existen 3.9 millones de personas en el mundo que viven con diabetes – el 90% de los casos se trata de diabetes tipo 2.  Además, las estadísticas  informan que 1 de cada 3 adultos del Reino Unido tiene prediabetes.

Es completamente posible tanto prevenir como invertir la diabetes tipo 2. Desafortunadamente, muchos de los consejos que se dan son, en mi opinión, inútiles y equivocados. La mayoría de la gente piensa en ello como un problema de azúcar en la sangre, pero este es el efecto final en lugar de la causa.

 

¿QUÉ ES EL TIPO 2 DIABETES?

La diabetes tipo 2 es una condición que se caracteriza por niveles de azúcar en la sangre crónicamente elevados. Sin embargo, la causa principal, así como el conductor de esta condición es algo llamado resistencia a la insulina. Cuando se consumen ciertos alimentos, en particular los carbohidratos refinados, se convierten en azúcar dentro del cuerpo. La manera que el cuerpo tiene de reaccionar es produciendo una hormona llamada insulina. La insulina mueve el azúcar dentro de sus células para que pueda usarse como energía. Suena bien, ¿verdad?

Bueno, sí y no. Cuando el organismo trabaja eficientemente, este es un sistema fantástico que ayuda al cuerpo a funcionar bien. Pero cuando estamos ante un caso de diabetes tipo 2, prediabetes u obesidad abdominal significativa, ese sistema no funciona tan bien.

Consumir demasiados hidratos de carbono refinados eleva los niveles de insulina durante largos períodos de tiempo y sus células comienzan a volverse resistentes a los efectos de la insulina. Lo podríamos comparar con el alcohol. Cuando empiezas a beber, con una sola copa de vino podemos sentir mareo. Una vez que el cuerpo se acostumbra al alcohol, necesita más y más alcohol para lograr el mismo efecto. Esto es lo que sucede en la diabetes. Necesita más y más insulina para lograr el mismo efecto. El problema es que demasiada insulina es un problema para el cuerpo.

 

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS DE TENER ALTOS NIVELES DE INSULINA?

  • Provoca retención de agua y sal, derivando en un aumento de la presión arterial. Así, aumenta el riesgo de aterosclerosis, pudiendo conducir a ataques al corazón.
  • Un aumento de los niveles de insulina aumenta la VLDL (lipoproteína de muy baja densidad), un tipo de grasa en la sangre y una de las formas del colesterol “malo”.
  • Puede conducir al crecimiento de ciertas células cancerígenas.
  • En las mujeres, puede causar que los ovarios produzcan más testosterona, asociándose con el síndrome de ovario poliquístico.
  • Aumenta significativamente el riesgo de contraer diabetes tipo 2

La única manera de revertir eficazmente la diabetes tipo 2 (o incluso la pre-diabetes) es tratar la causa subyacente – Resistencia a la insulina. Tratar de abordar los niveles de azúcar en la sangre (con medicamentos) sin abordar los niveles de insulina es tratar los síntomas, no tratar la causa de raíz. Es similar a usar un cubo para eliminar el agua de un fregadero que desborda en lugar de cerrar el grifo.

Lo más importante es dejar de añadir combustible al fuego. Si la resistencia a la insulina está impulsando la condición, primero es necesario dejar de consumir alimentos que aumentan la producción de insulina. En segundo lugar, hacer algunos cambios de estilo de vida para a recuperar la sensibilidad a la insulina de nuevo.

 

POR LO TANTO, ¿QUÉ ALIMENTOS AUMENTAN LA PRODUCCIÓN DE INSULINA?

Todos los carbohidratos – en algún grado – aumentan los niveles de insulina en la sangre. Por ello, a veces la diabetes tipo 2 es considerada una forma de “intolerancia a los carbohidratos”. La proteína también eleva estos niveles, pero en un grado mucho menor. El único macronutriente que mantiene los niveles de insulina y, por lo tanto, su nivel de azúcar en la sangre estable es ¡la grasa! Por lo tanto, si tratamos de reducir los niveles de insulina, es necesario reducir la cantidad de ciertos carbohidratos y reemplazarlos en su lugar por grasas naturales y saludables.

¿Qué significa esto a la hora de elegir los alimentos?

Cuando hablamos de grasa natural sana, nos referimos a frutos secos y semillas, aguacates, grasas omega 3 (presentes en almendras, semillas de lino y peces de agua fría, como salmón salvaje, arenque, caballa y atún), aceite de oliva virgen extra y huevos enteros.

Al referirnos a la reducción de ciertos carbohidratos, se trata principalmente de reducir la ingesta de carbohidratos refinados como la pasta, el arroz y el pan. Las verduras no almidonadas (como brócoli, repollo y coliflor) están bien y se pueden comer en abundancia. La Las frutas contienen muchos carbohidratos, las que contienen menos cantidad son la sandía, las bayas, el melocotón y las moras.

Sin embargo, si ya existe un diagnóstico de diabetes tipo 2, un alto riesgo o una obesidad abdominal significativa, aquí presentamos 11 formas de comenzar a revertir los efectos de inmediato:

  1. Evitar TODOS los carbohidratos refinados como pastas, arroz o pan (incluso el pan integral aumenta la insulina).
  2. Evitar los azúcares añadidos. Si el cuerpo ya está en un estado en el que no puede procesar los carbohidratos y azúcares correctamente, se han de tomar medidas para eliminar completamente todos los azúcares, al menos por un tiempo.
  3. Evitar todas las bebidas dulces. Elegir agua, té o café.
  4. No temer a la hora de consumir alimentos de buena calidad, saludables, con grasa natural como aguacates, aceitunas, almendras, etc. Estos alimentos no hacen que aumentemos de peso. Un estudio publicado en 2003 mostró que las personas que suplementaron su dieta con almendras perdieron más peso que las que suplementaron con los llamados “carbohidratos saludables y complejos”
  5. No perder energía contando calorías. Concentrarse en la calidad de los alimentos.
  6. ALIMENTAR A LAS BACTERIAS DEL INTESTINO. Hay trillones de bichos que viven en su intestino – su salud es fundamental para determinar la salud de estos. Muchos estudios muestran relación entre lo microbiota intestinal y la diabetes tipo 2. Comience a mejorar la salud de su intestino comiendo cinco porciones de verduras al día. La fibra no digerible en las verduras es el alimento preferido de las bacterias.
  7. Dedicar a la cocina el tiempo necesario.
  8. Elaborar snacks saludables con alto contenido en grasa, como aceitunas, nueces o hummus. Los snacks ricos en carbohidratos refinados como galletas, ocasionan un gran pico de insulina en la sangre, produciendo sensación de hambre poco después. Las grasas, sin embargo, le mantendrá más lleno durante más tiempo.
  9. Incluir proteína de alta calidad y grasa con cada comida. Esto ayuda a estabilizar los azúcares en la sangre y promueve la saciedad y la plenitud.
  10. Comer siempre sentado en la mesa. Comer en el sofá mientras se ve la televisión alienta una forma de comer sin sentido – esto puede llevar a comer cantidades más altas de lo normal. Si se sienta en una mesa y se concentra en lo que está comiendo, es más probable que disfrute de su comida, se sienta satisfecho al final de su comida e ingiera menos.
  11. Considerar una forma de ayuno regular, como el ayuno intermitente o la alimentación con restricción de tiempo (TRF). TRF significa ingerir las calorías durante una ventana específica del día, y elegir no comer durante el resto del día. Es una gran manera de reducir los niveles de insulina en su cuerpo y ayudar a deshacer los efectos de los niveles crónicamente elevados.

En Metabolic Balance ofrecemos a nuestros pacientes la atención personalizada de médicos y nutricionistas durante todo el tratamiento. Desde el primer momento en que el paciente acude a consulta por primera vez, nuestro equipo le proporciona toda la información necesaria, apoyo y asesoramiento que pueda requerir acerca de Metabolic Balance®, en qué consiste el plan alimentario y cómo está estructurado.

La falta de nutrientes en nuestro organismo por una mala alimentación o el exceso de otros no tan recomendados se traducen en problemas de salud, siendo la alimentación el mejor tratamiento.

¿Necesitas un cambio? Ven a conocernos en una 1ª consulta gratuita y descubre los beneficios de Metabolic Balance®.

Los interesados pueden contactar con nosotros a través del correo electrónico: info@metabolic-balance.es o llamando al teléfono gratuito 900801776.

¿Vientre hinchado? Posibles causas y soluciones

¿Quién no ha sentido alguna o muchas veces su vientre hinchado? Tras ciertas comidas parece que la ropa nos aprieta más que antes de ponérnosla, que necesitamos desabrocharnos el botón del pantalón e incluso estamos más irritables, nuestro ritmo intestinal se altera y todo ello nos hace sentirnos incómodos.

El vientre hinchado

El vientre hinchado, se puede dar tanto en personas con un peso bajo o adecuado como con sobrepeso u obesidad (según el IMC); aunque la sensación de hinchazón es más evidente en las personas que no tienen un exceso de peso. Las mujeres son las que más refieren este problema pero no es exclusivo del sexo femenino. En muchos casos, se debe a algún problema digestivo que se suele solucionar con un cambio en la alimentación. 

Causas y soluciones

Las causas que pueden provocar un vientre hinchado no son las mismas para todos. Aquí van las más frecuentes:

  • Intolerancias alimentarias:algunas personas no son capaces de digerir ciertos componentes de los alimentos como la lactosafructosasorbitolgluten, etc. Al no poder ser digeridos siguen su camino por el intestino y son el alimento de diferentes bacterias intestinales provocando dolor abdominal, diarreas y gases. 

Solución: ponerte en manos de un médico especialista que te haga las pruebas necesarias para verificar la intolerancia y también de un dietista-nutricionista que te marque unas pautas para que al eliminar ciertos alimentos de tu dieta no tengas déficits nutricionales.

 

  • Síndrome del intestino irritable enfermedad de Crohnforman parte de las denominadas enfermedades inflamatorias intestinales que se caracterizan por lesionar el intestino alterando su funcionamiento y provocando diarreas, estreñimiento, dolor abdominal, hinchazón y gases.

Solución: al igual que en el caso de las intolerancias alimentarias es importante un buen diagnóstico y el asesoramiento por parte de un dietista-nutricionista que paute la alimentación idónea en cada caso.

 

  • Dispepsia: son molestias o dolor en la parte superior del abdomen acompañado de náuseas, hinchazón abdominal, acidez, digestiones pesadas, saciedad precoz, eructos, regurgitaciones y vómitos.

Solución: comer despacio y poca cantidad de comida más veces al día, evitar un exceso de grasa en las comidas, perder peso si es necesario y abstenerse del alcohol.

 

  • Exceso o falta de fibra en la dieta:la fibra es el principal componente de las heces y se ha de tomar en su justa medida. Así pues, un exceso de fibra puede aumentar el tránsito intestinal y provocar diarrea, y al contrario la falta de fibra disminuye el tránsito intestinal y causa estreñimiento. Ambas situaciones provocan hinchazón, gases y dolor abdominal.

Solución: consumir diariamente cereales integrales, frutas y verduras, asegurando 1,5-2 litros de agua al día. Sin olvidar incluir mínimo de 2 a 3 veces

METABOLIC-BALANCE Y LA INSULINA

insulina

La insulina es una hormona secretada por el páncreas para nivelar la glucemia (glucosa en sangre). Después de comer o beber nuestro nivel de glucosa se eleva, inmediatamente el páncreas secreta insulina a la sangre para que ésta sea absorbida por las células y pueda ser transportada a todo el organismo.

El mecanismo liberador de insulina es un factor muy importante a tener en cuenta para diseñar un plan nutricional de adelgazamiento.

Fuentes bibliográficas anteriores consideraban que las alteraciones en la liberación de insulina (insulino-resistencia) era consecuencia directa de la obesidad. Sin embargo se ha demostrado que es al contrario. Es un el exceso en la liberación de insulina provocado por malos hábitos alimenticios los que provocan un acumulación excesiva de grasa y conllevan, por lo tanto, al desarrollo del sobrepeso u obesidad.

Ingestas elevadas en Hidratos de Carbono (especial si éstos son simples y/o refinados) y el “picoteo” entre horas provocan la liberación de grandes cantidades de insulina, seguidas de hipoglucemias basales, lo cual envía señales al cerebro que provocan lo que comúnmente denominamos como hambre y, en muchos casos, ansiedad.

Si los niveles de insulina están permanentemente elevados, la glucosa sigue entrando en la célula durante mucho tiempo después de la comida, lo cual no sólo evita el uso de la grasa corporal como fuente de energía sino que  favorece la lipogénesis (formación de grasa). Así que, no sólo no perdemos grasa, sino que acumulamos más.

Uno de los fundamentos científicos del Plan Médico Nutricional de alimentación Metabolic Balance es conseguir que, mediante una cuidada y personalizada selección de alimentos frescos y naturales y unas pautas dietéticas adecuadas, el paciente consiga el equilibrio metabólico y/o regulación hormonal. Es decir, controlar los niveles de glucosa e insulina en sangre y sus variaciones a lo largo del día.

De esta forma evitaremos el engrosamiento excesivo de los adipocitos (células grasas) inducido por un exceso de secreción de insulina y, al mismo tiempo, favoreceremos el aprovechamiento de los depósitos de grasa como fuente de energía.

Algunos de los beneficios derivados de mantener una secreción de insulina regulada son los siguientes:

  1. Los niveles de energía aumentan, sintiéndonos más vitales y activos.
  2. Los niveles de glucosa en sangre se mantienen estables previniendo así problemas cardiovasculares debido al aumento de los triglicéridos.
  3. Mejora la absorción de proteínas en el tejido muscular, lo que hace que el músculo sea más potente e incluso aumente de tamaño.
  4. Se quema más grasa porque los niveles de glucosa tras una ingesta se incrementan de forma controlada y no es necesaria la respuesta de una gran cantidad de insulina.
  5. Mayor resistencia en la práctica deportiva como consecuencia de una mejor movilización de ácidos grasos.

Metabolic balance trata principalmente la regulación de la insulina en sangre y el equilibrio hormonal para cada paciente sólo con aquellos alimentos que mejor metaboliza tu organismo, consiguiendo así perder peso saludablemente, sin pasar hambre y sin efecto rebote.