Relación entre el microbioma y la obesidad

El microbioma y la obesidad
Las causas del sobrepeso y obesidad son complejas y numerosas. Se incluye la sobrealimentación, el sendentarismo y factores genéticos, epigenéticos, hormonales y neuronales que influyen.
Sin embargo, la influencia de otro jugador parece estar ganando importancia en términos de desarrollo, patología y complicaciones del exceso de peso corporal y obesidad – y ese es el microbioma – es decir todas las bacterias que colonizan su tracto digestivo.
Composición del microbioma
Algo más de 100 trillones de microorganismos (1014)- diez veces más microbios que células específicas del cuerpo – representan 100 veces más genes que los seres humanos y colonizan el tracto digestivo. El microbioma es  considerado mientras tanto como un órgano interno independiente. Solo unos pocos de los cerca de los miles de tipos de bacterias diferentes (que representan alrededor de 1 kg de nuestro peso corporal) han sido identificados.

Las funciones del microbioma

El microbioma realiza numerosas funciones corporales, cuyos resultados son en su mayoría útiles, ya que su interacción con las células intestinales hace una importante contribución al mantenimiento de su salud. Eso:tiene una gran influencia en la maduración del tracto digestivo -tiene una gran influencia en la maduración del tracto digestivo -, realiza una función defensiva para su tracto digestivo  y juega un papel esencial en la maduración del sistema inmune intestinal·         y esencial en la función metabólica de la digestión.

Disbiosis
La disbiosis se define como un desequilibrio del microbioma, que se asocia con efectos negativos para el huésped, tales como enfermedades del intestino (síndrome del intestino irritable, enfermedades inflamatorias crónicas). Sus causas son múltiples:Infecciones virales, bacterianas o parasitariasCambios repentinos en el medio ambiente o en los hábitos alimenticiosInmunodeficiencia (e.j. después de radiación o quimioterapia)Ingestión de ciertos medicamentos (principalmente antibióticos) La disbiosis puede ser tratada o incluso prevenida en ciertos casos tomando probióticos y prebióticos.

Microbioma e inflamaciones inducidas por la obesidad.

Varios estudios han confirmado la presencia de endotoxemia metabólica, es decir, un aumento de LPS (Lipopolisacáridos) en la sangre de voluntarios sanos con una dieta rica en grasas, pero también en sujetos obesos y personas con diabetes tipo 2.Los LPS son de origen bacteriano (Bacillus G-) y son uno de los factores proinflamatorios más potentes. Los LPS causan cambios metabólicos de la obesidad: resistencia a la insulina, enfermedad del hígado graso e inflamaciones sistémicas del hígado y del tejido adiposo. La modificación del microbioma mediante prebióticos permite mejorar la función general de la barrera intestinal aumentando la expresión de las proteínas de las uniones estrechas del intestino. Esto da como resultado una disminución de la endotoxemia y una disminución del tono inflamatorio. El tratamiento de pacientes obesos o diabéticos con prebióticos hasta ahora sólo ha sido probado en algunos estudios. Se observó una pérdida de peso parcial en pacientes con sobrepeso y obesidad a los que se les administró prebióticos. Los resultados en pacientes diabéticos fueron menos claros y no mostraron cambios significativos en la homeostasis de los carbohidratos en los sujetos que recibieron tratamiento complementario con prebióticos.

Dr. Didier Souveton
Metabolic Balance

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>