REGULACIÓN METABÓLICA. REGULACIÓN INSULÍNICA

La insulina es secretada por el páncreas para nivelar la glucemia (glucosa en sangre) después de comer o beber nuestros niveles de glucemia se eleva, inmediatamente el páncreas secreta insulina a la sangre para que estos sean absorbidos por las células y estas las transporten a todo el organismo.

El mecanismo liberador de insulina es un factor a tener muy en cuenta a la hora de diseñar un plan nutricional de adelgazamiento. Controlar los niveles de glucosa e insulina en sangre y sus variaciones a lo largo del día va a favorecer pérdidas de peso proveniente de grasa corporal.

Corrientes tradicionales consideraban que alteraciones en la liberación de insulina (insulino-resistencia) era consecuencia directa de la obesidad. Sin embargo se ha demostrado que es al contrario. Es un el exceso en la liberación de insulina provocado por malos hábitos alimenticios los que provocan un acumulación excesiva de grasa.

Ingestas altas en Hidratos de Carbono (especialmente si éstos son simples y/o refinados) y el típico “picoteo” entre horas provocan la liberación de grandes cantidades de insulina, seguidas de hipoglucemias basales, lo cual envía señales al cerebro que provocan lo que comúnmente denominamos hambre y, en muchos casos, ansiedad.

El binomio Hambre-Ansiedad es el responsable en muchas ocasiones de la no adherencia del paciente a la dieta.

Si los niveles de insulina están permanentemente elevados, la glucosa sigue entrando en la célula durante mucho tiempo después de la comida, lo cual no sólo evita el uso de la grasa corporal cómo fuente de energía sino que favorece la creación de nuevos depósitos

El principal objetivo es evitar las elevaciones bruscas del nivel de insulina y glucosa en la sangre después de las comidas y  mantenerlo lo más estable posible a lo largo del día.

De esta forma evitaremos el proceso de formación de grasas (lipogénesis) inducido por un exceso de secreción de insulina y favorecemos el aprovechamiento de los depósitos de grasa cómo fuente de energía.

Algunos de los beneficios derivados de mantener una excreción de insulina regulada;

  1. Utilización de energía más eficaz, utilizando menos proteínas corporales cómo combustible.
  2. Los niveles de energía aumentan, hace sentirnos más vitales y con ganas de realizar más ejercicio.
  3. Los niveles de glucosa en sangre se mantendrán estables porque se almacenará de forma correcta en músculos e hígado y prevendrá de problemas en el corazón y del aumento de los triglicéridos.
  4. Mejorará la absorción de proteínas en el tejido muscular, lo que hará que el músculo sea más potente e incluso aumente de tamaño.
  5. Se quemará más grasa porque no se necesita tanta insulina para almacenar el exceso de glucosa.
  6. Mayor resistencia en la práctica deportiva cómo consecuencia de una mejor movilización de ácidos grasos.

Metabolic Balance trata principalmente la regulación de la insulina en sangre y el equilibrio hormonal para cada paciente sólo con la alimentación, consiguiendo así perder peso saludablemente, sin pasar hambre y sin efecto rebote.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>