Pero, ¿puedo beber alcohol?

Como bien es sabido por toda la población, el alcohol NO es sano.

Si, ni una copa de vino tinto porque lleve antioxidantes, ni una cerveza porque es diurética, ni que decir tiene una copa de ginebra. Por mucho que nos cueste asumirlo, nos perjudica más de lo que nos beneficia.

Sin entrar en todas las enfermedades que puede ocasionar el consumo de alcohol, desde cáncer, patologías hepáticas o enfermedades intestinales crónica; debemos pararnos a pensar que el simple hecho de tomar una copa de una bebida alcohólica, irrita nuestras mucosas, produciendo un aumento de la inflamación del sistema digestivo y daño pancreático. Eso sí, si nos centramos en patologías como las citadas anteriormente, nos sobran cientos de motivos para rechazar el consumo de estas bebidas.

Desde siempre hemos tenido claro que el consumo de drogas es malo, pero el consumo de alcohol ha quedado protegido por ciertos profesionales sanitarios que se centraban en el contenido de antioxidantes del vino, por ejemplo. Es cierto que los antioxidantes son geniales para nuestro organismo, pero si queremos aumentar su consumo, comamos uvas, col, brócoli, cítricos o muchos otros alimentos que disminuirán la oxidación de nuestras células.

Si para más inri nos encontramos ante una situación de pérdida de peso, el alcohol nos aporta calorías vacías (y no pocas, precisamente), es decir, no contienen ningún nutriente que nuestro organismo pueda aprovechar, además, deshidrata nuestras células debido al sistema de ósmosis producido.

Para terminar, no nos podemos despedir sin antes comentar esas bebidas carbonatadas que ocupan los vasos de muchas personas en todas las comidas, ¡los refrescos! Pues bien, si poco beneficio tiene para nosotros el alcohol, menos beneficio aún podemos sacar de estos refrescos. Son bebidas altas en azúcar, ni zero, ni light, son bebidas que inducen a la diabetes aunque no tengan ni un gramo de azúcar, aunque estén endulzadas con edulcorantes. Estos últimos, además de tener el mismo efecto que el azúcar, son productos totalmente artificiales.

Así, si tenemos que elegir una bebida, apostaremos siempre por el AGUA (del tiempo, fría, embotellada, del grifo, con gas, de mineralización débil o de mineralización muy débil), pero agua.

MB Cooking: Huevos Indios con Acelgas

tofu

Ingredientes (Utilizad las cantidades que vienen en su plan)

  • Tofu natural (no ahumado)
  • ½ cdta de Curry
  • Pizca de Jenjibre
  • ½ cdta de Cúrcuma
  • Acelgas
  • Zanahoria picada
  • Pimiento rojo picado
  • Consomé de Verdura
  • 1 Pizca de nuez moscada rallada
  • Sal y Pimienta al gusto
  • Cebollino picado
  • Agua
  • Aceite de oliva virgen extra

 

Preparación

Desmenuzar el tofu con la ayuda de un tenedor o un mezclador de cocina, combinarlo con agua hasta que quede una masa firme. Agregar curry, jenjibre, sal pimienta y cúrcuma.

Aparte lavar las hojas de acelga, partirla en trozos pequeños. Cocer la acelga en una olla con el caldo de verdura durante 5 minutos, condimentar con sal, pimienta y nuez moscada.

Aparte calentar con aceite y añadir el tofu, la zanahoria y el pimiento picados. Remover constantemente hasta que tenga la consistencia de huevos revueltos. Incorporar el cebollino.

Colocar la acelga en un plato con el tofu por encima. Servir caliente.

 PARA VER MÁS RECETAS PINCHE AQUÍ

MB COOKING: Sopa de Champiñones Ostra (Gírgola) con Pimiento

girgolasshiitake_1

En ocasiones sucede algo tan normal como entrar en una rutina con las comidas a lo largo de la semana, sobre todo cuando se trata de aquellas como las setas porque no sabemos cómo cocinarlas.

Para que esto no os pase, os presentamos esta semana una sopa de setas Gírgola o Shiitake que ahora con este tiempo siempre parece que apetece un plato de cucharada para el medio día.

Ingredientes

  • Champinones Ostra
  • Pimiento
  • Cebolla o cebolleta finamente picada
  • ¾ lt. Consomé de Verdura
  • Sal y Pimienta al gusto

Preparación

Cortar los champiñones y el pimiento en tiras finas, mezclarlo con la cebolla o cebolleta. Cocinarlos en una olla junto con el consomé durante 15 minutos.

Condimentar al gusto y servir caliente.

 PARA VER MÁS RECETAS PINCHE AQUÍ

Panga, ¿si o no?

Tras la polémica publicación de un conocido hipermercado sobre su cese en la venta del panga en España, nos gustaría aclarar posibles dudas que se os presentarán a muchos.

El panga es un pescado blanco de agua dulce con pocas espinas, lo que ofrece rapidez a la hora de limpiarlo, ahorrando costos y sobreexplotando su producción. Se cultiva en ríos y lagos del continente asiático, desde donde lo distribuyen a los diferentes países.

Este pescado se caracteriza por su alto contenido en agua, pero también bajo contenido en proteínas en comparación con otros pecados blancos como la merluza o el lenguado, proporcionando así menor valor biológico y menor cantidad de nutrientes.

Por otro lado, nos encontramos con un factor ético en referencia al cultivo del panga, y así lo mostraban en el comunicado oficial de este hipermercado: “Dadas las dudas que existen sobre el adverso impacto de las granjas de panga en el medio ambiente, hemos decidido dejar de vender este pescado y ya se han suspendido los pedidos”.

No obstante, no deja de ser un alimento bastante económico accesible para la mayoría de los bolsillos e inocuo para el organismo. Por ello, no debemos eliminar el consumo de panga de nuestra dieta diaria, simplemente no abusar del mismo y combinarlo con otros pescados blancos más ricos en nutrientes.

Muchos de vosotros tenéis panga en vuestra lista de pescados. La facilidad que ofrece Metabolic Balance da total libertad a la hora de seleccionar los alimentos, ofreciendo a todos los pacientes dietas abiertas en consonancia con sus características particulares. Así, además del panga, tendrás otros muchos pescados con los que combinar tu alimentación saludable.

Los aditivos alimentarios – un precursor de alergias e intolerancias alimentarias

Las intolerancias alimentarias y alergias a sustancias específicas pueden causar, entre otros síntomas, dolores de cabeza, flatulencia, diarrea, erupciones en la piel y problemas respiratorios.

Durante los últimos 20 años, ha habido un aumento dramático en el número de personas que sufren de alergias e intolerancias alimentarias. Según los expertos, este aumento se debe a factores como la contaminación ambiental, los hábitos alimenticios y la falta de aire puro.

Hoy en día, las alergias e intolerancias alimentarias son conocidas como intolerancias. Pero lo cierto es que son enfermedades muy diferentes.

En el caso de las alergias, el sistema inmunológico se ve afectado y reacciona ante un invasor supuestamente perjudicial, una proteína extraña para nuestro organismo. Para luchar contra las proteínas nocivas, el sistema inmune produce anticuerpos llamados inmunoglobulinas, que combina a la perfección con el alérgeno. Las personas afectadas con alergias van a reaccionar cada vez que consuman el alérgeno, independientemente de la cantidad del mismo. Estas alergias pueden manifestarse con síntomas cutáneos o respiratorios entre otros.

Por el contrario, las intolerancias alimentarias no se deben a que el organismo produzca anticuerpos, el sistema inmunológico no se ve implicado, ocurriendo solo a nivel del tracto digestivo y produciendo síntomas como vómitos, diarrea, hinchazón o digestiones pesadas. La mayoría de las intolerancias son conocidas como “intolerancias enzimáticas”, ya que el paciente tiene un defecto enzimático o deficiencia de la enzima y no puede descomponer o absorber algunos componentes de los alimentos suficientemente.

El colon desempeña un papel clave en las alergias e intolerancias alimentarias, pero lo sometemos a continuos cambios y a momentos de estrés por la alimentación y los cambios de hábitos.

Los aditivos alimentarios también actúan como activadores de pseudoalergias. Los síntomas de una pseudoalergia en una persona afectada son los mismos de una alergia – la diferencia es que las pseudoalergias no están moduladas por IgE, anticuerpos específicos de la alergia, por lo tantos no encontramos esta inmunoglobulina E en la sangre de las personas afectadas. Las pseudoalergias también pueden ser causadas por ingredientes naturales como los salicilatos, producidos en frutas como las bayas, las naranjas, las fresas y las uvas. Existe otro grupo llamado aminas biógenas que también causan pseudoalergias. Los alimentos ricos en aminas biógenas son el chucrut, salami, atún, queso curado, los plátanos, el vino tinto y el chocolate.

Cuando se trata de reducir las alergias e intolerancias alimentarias, el lema de muchos alergólogos es “Volver a lo natural”. Por ello, a la hora de hacer la compra, es mejor decantarse por aquellos alimentos frescos, naturales, mínimamente procesados ​​y en gran parte libre de aditivos. Esto puede reducir los síntomas de muchas alergias e intolerancias alimentarias.

MB COOKING: Albóndigas de Tofu con Zanahorias

dscf3070

Ingredientes

  • Rebanada de pan de Centeno
  • Tofu natural
  • Cda de Eneldo picado
  • Consomé de Verdura caliente
  • Zanahorias
  • Cebollino picado
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva Virgen Extra
  • Nuez moscada

tofu 

Preparación

Moler el pan hasta hacerlo harina.

Triturar el tofu y amasar con la harina del pan de centeno, el eneldo, la sal y la pimienta hasta formar una masa que se despegue de las manos. Formar bolitas del tamaño de una nuez.

En el consomé de verduras caliente introducir las albóndigas de tofu y cocer a fuego lento durante 10 minutos.

Pelar las zanahorias y cortar en tiras delgadas. Cocinarlas en un poco de agua y condimentar con un poco de sal, pimienta y nuez moscada. Poner las zanahorias en un plato y espolvorear por encima el cebollino.

Colocar las albóndigas sobre la zanahoria.

MB Cooking: Potaje de calabaza

guiso-calabaza

La calabaza es una verdura con la que se pueden realizar muchas preparaciones y por eso, en esta ocasión os mostramos otro guiso, pero esta vez con legumbre.

Ingredientes (Utilizad las cantidades indicadas en vuestro plan)

  • Calabaza cortada en cubitos. Nosotros hemos mezclado dos tipos, la de color anaranjado y la amarilla.
  • Verduras variadas cortadas también en cubos o trozos más o menos del mismo tamaño.
  • 4 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Bote pequeño de alubias o garbanzos cocidos (nosotros hemos utilizado alubias)
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 300 ml de caldo de pollo
  • Sal

 Elaboración

En una sartén ponemos el aceite de oliva virgen extra y sofreímos a fuego medio los dientes de ajo. Retiramos y majamos en un mortero junto con la cucharada de pimentón y unos 50 gr de las alubias cocidas (o garbanzos) y un poco de sal. Esto nos servirá para espesar el caldo sin añadir pan frito, ni harina… Reservamos.

En una olla, añadimos el mismo aceite en el que hemos sofrito los ajos. Añadimos nuestras verduras (también la calabaza cortada a cubos) y doramos aproximadamente durante dos minutos y le añadimos nuestro majado. Mezclamos y a continuación vertemos el caldo, que podemos tener hecho previamente, cociendo unas carcasas de pollo con apio y puerros.

Cocinamos aproximadamente 15-20 minutos a fuego medio en la olla tapada o hasta que veamos que las verduras están tiernas. Retiramos y servimos. Fácil, sano y riquísimo.

 

 Para ver más recetas PINCHE AQUÍ

MB Cooking: Bizcocho de remolacha

Aprovechando la festividad de San Antón, os presentamos un bizcocho alternativo y muy saludable para que los “peques” y los no tan peques también coman al mismo tiempo verdura.

Es un dulce hecho a base de remolacha, una verdura muy versátil a la hora de cocinar por su sabor y textura suave. Tiene un alto contenido en fibra, Vitamina C, potasio y hierro. Esperamos que os guste y lo disfrutéis con los vuestros.

bizcocho-de-remolacha

Ingredientes

  • Mantequilla – 160 gramos
  • Huevos – 3 unidades
  • Panela – 175 gramos (Azúcar sin refinar obtenido de la caña de azúcar, que se comercializa en panes compactos de forma rectangular, redonda o prismática, según las regiones)
  • Remolacha cocida – 210 gramos
  • Harina de centeno con levadura – 350 gramos
  • Leche – 180 gramos
  • Zumo de limón – 15 gramos
  • Cacao en polvo – 15 gramos
  • Azúcar glass – para espolvorear

Elaboración de la Receta

  1. Vertemos el zumo de limón en el recipiente donde tenemos la leche y dejamos reposar la mezcla durante 10 minutos.
  2. Ponemos la remolacha cocida en el vaso de la batidora eléctrica y la trituramos hasta que quede convertida en un puré de textura fina. Reservamos.
  3. Ponemos en un cuenco la panela y la mantequilla. Batimos con el accesorio de varillas de la batidora eléctrica hasta que nos quede una textura cremosa.
  4. Seguidamente, añadimos los huevos de uno en uno; cascamos y vertemos el contenido de un huevo en el cuenco y batimos para que se incorpore a la mezcla. Repetimos el proceso con los dos huevos restantes.
  5. Una vez que hemos incorporado los 3 huevos, vertemos en el cuenco la mezcla de leche y limón. Continuamos batiendo.
  6. A continuación, ponemos en el cuenco el puré de remolacha y batimos una vez más para que se incorpore a la mezcla.
  7. En otro cuenco mezclamos la harina con el cacao en polvo. Con la ayuda de un colador, tamizamos ambos ingredientes sobre el cuenco donde tenemos los ingredientes líquidos. Batimos para obtener una masa de textura uniforme.
  8. Engrasamos con mantequilla un molde para horno y lo espolvoreamos con harina. Golpeamos suavemente el molde contra la encimera para retirar el exceso de harina.
  9. Vertemos la masa en el molde. Nos ayudamos de una espátula de silicona para retirar los restos de masa que hayan quedado adheridos al cuenco.
  10. Llevamos al horno, precalentado a 180º C, y horneamos durante un tiempo aproximado de 50 minutos o hasta que el bizcocho esté cocido. Comprobamos el punto de cocción pinchando un palillo en la masa y comprobando que al retirarlo, no presenta restos de la misma.
  11. Cuando el bizcocho esté listo, lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla antes de desmoldarlo.
  12. Servir con azúcar glas espolvoreada por encima.

remolacha

 Consejo: Para cocer la remolacha, la ponemos en abundante agua hirviendo. El tiempo de cocción dependerá del tamaño de las piezas pero, entre 30 y 45 minutos será suficiente.
 Para ver más recetas PINCHE AQUÍ

MB Cooking: Guiso de ternera con setas y champiñones

En el invierno siempre parece que apetece hacer platos de cuchara y comer “de caliente”. Este plato tiene un buen aporte proteico que proviene de la carne de ternera y es totalmente equilibrado al acompañarlo con la verdura.

Es una receta muy sabrosa y como siempre procuramos, fácil de preparar.

Ingredientes

  • Carne de ternera para guiso
  • Caldo de pollo – 1 vaso
  • Setas variadas (Seta de cardo y níscalos)
  • Champiñones
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • Puerro
  • Cebolla
  • Sal
  • Pimienta
  • Tomillo fresco
  • Medio vasito de brandy de jerez

 guiso-de-ternera

 

Elaboración

Lavamos bien las setas, las cortamos en trozos medianos y las hervimos en agua, medio vaso de caldo de pollo, puerro y sal. Una vez cocidas, triturar el puerro junto con el agua de cocción y reservar. Este caldo será nuestro “caldo de setas”.

En en cazuela, ponemos AOVE, pochamos la cebolla y doramos la carne de ternera que habremos cortado en trozos más o menos del mismo tamaño, para sellar sus jugos. Cuando la carne esté dorada y sellada, añadimos medio vasito de brandy de Jerez. Dejamos que se evapore el alcohol e incorporamos nuestro “caldo de setas”, damos un hervor y añadimos el resto del caldo de pollo, el tomillo fresco y la pimienta. Tapamos y dejamos cocinar hasta que la carne esté tierna, 1 hora aproximadamente a fuego medio-bajo.

Por último, añadimos las setas y champiñones que teníamos reservados y dejamos cocer 10 minutos más.

Servir caliente.

¡QUE APROVECHE!

 PARA VER MÁS RECETAS PINCHE AQUÍ

 

MB Cooking: Boquerones veganos

boquerones-e1467313115287

Este es un aperitivo que me dejó maravillada cuando lo probé por primera vez. Es una forma muy rica y diferente de usar los calabacines. Es muy, muy fácil de hacer y muy económico.

Además, al usar ingredientes crudos, como el ajo, el perejil o el propio calabacín, aprovechamos al máximo todas sus propiedades. De esta manera, nos alegramos el paladar y además nutrimos nuestro cuerpo con un aperitivo saludable.

Ingredientes

  • Calabacín
  • Ajo -1 ó 2 dientes
  • Perejil
  • Vinagre – 1/2 vaso
  • Agua – 1/2 vaso
  • Aceite de Oliva
  • Sal – la que necesite

Elaboración

  1. Pelamos los calabacines.
  2. Los cortamos en filetes longitudinalmente, que no sean muy finos pero tampoco gruesos.
  3. Cada filete lo cortamos en tiras, también longitudinales, imitando, si queremos, la forma del filete del boquerón.
  4. Colocamos estas tiras en un recipiente hondo y le añadimos el vinagre y el agua. Y lo dejamos macerar unas 6 horas, o toda la noche.
  5. Cuando ya hayan pasado unas horas, los escurrimos.
  6. Los adobamos con el ajo y el perejil picados, y con el aceite y la sal.
  7. Y dejamos macerar un par de horas. Cuanto más tiempo esté, más sabor cogerá.
  8. Y ya está listo.
 Consejos: Se pueden usar para hacer banderillas con aceitunas, pimiento, guindilla, lo que nos apetezca
 Para ver más recetas PINCHE AQUÍ