¿Natural significa inocuo?

Hoy en día muchas personas, dentro y fuera de nuestro entorno, toman remedios “naturales” para cualquier dolencia porque el hecho de ser naturales lleva implícito ser inocuos para la salud.

¡Cuidado! Que algo sea natural no quiere decir que no pueda ser perjudicial para nuestra salud. Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha considerado a las plantas como un aliado en el manejo de diferentes enfermedades, nuestros predecesores les otorgaron propiedades mágicas y curativas, tradición que ha llegado hasta nuestros días considerando que el uso de diferentes plantas pueden ayudar a combatir enfermedades o a prevenir la aparición de éstas; esta premisa no es del todo errada ya que muchos de los principios activos de medicamentos que se usan en la actualidad fueron originalmente extraídos de plantas; sin embargo su uso no carece de riesgos, puede asociarse con reacciones adversas y algo muy importante con interacción con medicamentos que ha sido recetados por el médico.

El uso de ciertos productos de origen herbal o de las plantas como tal puede hacer que algunos de los medicamentos que se estén recibiendo no actúen o al contrario favorezcan la aparición de efectos adversos, solo por citar dos ejemplos el uso de Ginkgo biloba, un preparado comercial que se consigue fácilmente, y se le atribuyen múltiples beneficios, puede aumentar el riesgo de sangrado en personas que están tomando medicamentos anticoagulantes orales (ej. Warfarina); otro producto que se comercializa incluso a través de los medios de comunicación es el OkeyÒ, o hierba de San Juan (hypericum perforatum) que por su metabolismo, puede alterar la respuesta de ciertos medicamentos, por ejemplo puede disminuir los niveles de medicamentos como anticonceptivos orales, anticoagulantes, amitriptilina, digoxina, simvastatina, antiretrovirales, entre otros, de tal forma que no se presente la respuesta farmacológica deseada.

¿Conocen la homeopatía?

La Homeopatía es un método terapéutico que utiliza medicamentos homeopáticos, los cuales se preparan a partir de productos de origen vegetal, animal o de productos químicos (minerales o orgánicos) para restablecer la salud del paciente. Estos medicamentos se seleccionan de forma individual para el enfermo en función de la ley de similitud, enunciada por el Dr. Samuel Hahnemann, fundador de la Homeopatía, a finales del siglo XVIII.

La ley de similitud o ley de los semejantes dice que una sustancia capaz de producir una serie de síntomas en una persona sana es también capaz de curar síntomas semejantes en una persona enferma, administrando esa sustancia en dosis mínimas.

Los medicamentos homeopáticos están indicados para tratar cualquier enfermedad ya sea aguda o crónica, en cualquier época de la vida, y pueden utilizarse como tratamiento exclusivo o puede darse junto con otras terapias.

La eficacia de la Homeopatía la avalan los más de 200 años de experiencia clínica de médicos homeópatas de todo el mundo y los trabajos de investigación que se realizan en este campo.

La Homeopatía tiene dos peculiaridades que la hacen diferente de la terapéutica convencional que son el medicamento homeopático y la forma de prescribir el medicamento

Como conclusión, a pesar de tratarse de productos naturales, la utilización de extractos herbales o de las plantas, no está exenta de producir reacciones adversas y más si se usan concomitantemente con medicamentos, por eso es imprescindible siempre comentar al médico tratante el uso de estos productos.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>