La insulina como “clave” para la pérdida de peso y la salud

La insulina es una hormona producida por las células Beta del páncreas, cuya función principal es permitir la entrada de la glucosa en las células para que éstas la utilicen como combustible o fuente de energía. Cuando ingerimos alimentos que contienen hidratos de carbono, éstos se transforman en glucosa al entrar al torrente sanguíneo e inmediatamente el cerebro envía una señal al páncreas para que libere la cantidad exacta de insulina que requieren las células para metabolizar la glucosa, y así recuperar los niveles normales.

 

El Hiperinsulinismo o Hiperinsulinemia es una condición que se refiere a niveles altos de insulina en la sangre. La secreción normal de insulina está vinculada directamente con la cantidad de glucosa circulante en el torrente sanguíneo.

Aunque en la mayoría de los casos, el Hiperinsulinismo ocurre por resistencia a la insulina, en algunos casos también puede deberse a otras causas.

 

El hiperinsulinismo está asociado también a casos de pre diabetes. “Los problemas de sensibilidad hacia la insulina o ‘resistencia a la insulina’  preceden a la intolerancia a la glucosa en el desarrollo de una diabetes tipo 2″, explica Janine Sanchez Ebeoglu, Directora de Diabetes Pediátrica de la Escuela de Medicina Miller en la Universidad de Miami.

 

A medida que la sensibilidad a la insulina baja, los niveles de insulina comenzarán a subir en un intento del cuerpo por mantener la efectividad de la insulina y niveles normales de azúcar en la sangre. Esto puede llevar a un hiperinsulinismo (altos niveles de insulina en la sangre).

Si la sensibilidad a la insulina sigue bajando (más resistente a la insulina) la persona puede desarrollar intolerancia a la glucosa y luego diabetes tipo 2. Además, la resistencia a la insulina y el hiperinsulinismo están asociados con un conjunto de condiciones cardiovasculares y metabólicas como el hígado graso, hipertensión, obesidad, síndrome ovárico poliquístico, disfunción endotelial (arterioesclerosis), dislipemia (colesterol y triglicéridos altos), además de diabetes tipo 2 e intolerancia a la glucosa.

 

Metabolic Balance® tiene en cuenta los niveles de insulina en sangre para la elaboración de planes médico nutricionales personalizados e individualizados y conseguir así una regulación hormonal completa en todos nuestros pacientes.

Es importantísimo conocer el estado general del paciente antes de empezar el tratamiento haciendo una analítica sanguínea de 35 parámetros y una anamnesis completa de la historia clínica.

 

En Metabolic Balance® trabajamos el metabolismo de cada persona y aportamos a cada organismo los nutrientes necesarios para funcionar correctamente solo con alimentación y de manera individualizada. No excluimos ningún nutriente de la alimentación y tampoco suplementamos o complementamos las comidas con productos ya que el organismo debe recibir todos los nutrientes simplemente con alimentación para que su metabolismo y su producción hormonal sea adecuada.

 

Reajustamos cada organismo interiormente a través de los alimentos, consiguiendo reflejar un mejor estado de salud exteriormente. De esta manera, la pérdida de peso y la ganancia en calidad de vida es efectiva, saludable y consigue mantenerse a largo plazo. Tras la pérdida de peso, llega el momento de consolidar hábitos. Es importante que nuestros pacientes se sientan apoyados en la fase de pérdida de peso, pero también una vez hayan alcanzado su objetivo para seguir firmes en su propósito.

 

La salud no espera. Obtenga su primera consulta gratuita llamando al teléfono gratuito 900801776

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>