¿ES TÓXICO EL JARABE DE MAÍZ DE ALTA FRUCTOSA?

El jarabe de maíz de alta fructosa se encuentra en cientos de productos alimenticios, desde cereales para helados, galletas, refrescos e incluso algunos aderezos para ensaladas.

El edulcorante y conservante de alimentos procesados a partir de almidón de maíz retrasa la fecha de caducidad, manteniendo el sabor, pero ¿a qué precio?

Cuando los investigadores de la Universidad de Utah alimentaron a ratones con azúcar en dosis iguales a lo que mucha gente come, la mezcla de fructosa de la glucosa que se encuentra en el jarabe de maíz de alta fructosa resultó más tóxica que la sacarosa o azúcar de mesa, reduciendo tanto la reproducción y la esperanza de vida de los ratones hembra. El estudio mostró que la tasa de mortalidad en ratones hembra con dieta de fructosa-glucosa era 1,87 veces mayor que en los ratones hembra que seguían la dieta de sacarosa. También se produjo un 26,4 % menos de descendencia.

“Este es el estudio más sólido que muestra que hay una diferencia entre el jarabe de maíz de alta fructosa y el azúcar de mesa en dosis humanas relevantes”, afirma el profesor de biología Wayne Potts, autor principal del nuevo estudio programado para su publicación en The Journal of Nutrition- la edición de marzo 2015 .

La investigación fue financiada por los Institutos Nacionales de Salud y la Fundación Nacional de Ciencia. Los nuevos resultados se basan en un antiguo estudio de toxicidad de azúcar hecho en 2013 por los investigadores. Ese estudio descubrió que el ratio de mortalidad en ratones hembra se había multiplicado y los machos tenían un 25% menos de probabilidades de ocupar territorio y reproducirse. Además, los investigadores no encontraron diferencias en la supervivencia, la reproducción o la territorialidad de los ratones machos alimentados con dietas ricas en alta fructosa y sacarosa. Eso puede ser debido a que ambos azúcares son igualmente tóxicos para los ratones machos.

El debate sobre los peligros relativos de la fructosa y la sacarosa es importante, dijo Potts, porque cuando las epidemias de síndrome diabetes-obesidad-metabólica comenzaron a mediados de los 70 se correspondían con un aumento general en el consumo de azúcar y la transición de la sacarosa, siendo ésta el principal azúcar en la dieta estadounidense, al jarabe de maíz de alta fructosa, que superaba la mitad del azúcar consumido.

“Nuestro trabajo anterior y un montón de otros estudios han demostrado que el consumo de azúcar en general es dañino para la salud. Primero se debe reducir el azúcar añadido en todos los ámbitos y, después, hay que preocuparse por el tipo de azúcar y disminuir el consumo de productos con jarabe de maíz de alta fructosa “, afirmó James Ruff, el primer autor del estudio y profesor de postdoctorado en Biología.

galletas_jarabe

El jarabe de maíz de alta fructosa y el azúcar de mesa se pueden encontrar en productos horneados y tienen aproximadamente la misma cantidad de fructosa y glucosa. Sin embargo, en el jarabe de maíz se separan las moléculas, llamadas monosacáridos. La sacarosa o azúcar de mesa es un compuesto disacárido que se forma cuando la fructosa y la glucosa se unen químicamente, confirman los investigadores.

Aproximadamente entre el 13 y el 25 por ciento de los estadounidenses consume una dieta que incluye el 25 % o más de las calorías en forma de azúcares añadidos, lo cual era el porcentaje de azúcares añadidos consumidos por los ratones en el nuevo estudio. Los azúcares agregados son añadidos durante el procesamiento o preparación de alimentos y no de forma natural en los alimentos, como en una pieza de fruta.

Ruff dijo que en la dieta de los estadounidenses el 44 % del azúcar es sacarosa, el 42 % es el jarabe de maíz de alta fructosa y el 14 % restante incluye miel, melaza, concentrados de zumos y agave, todos los cuales también se combinan con fructosa y glucosa, que también se conoce como la dextrosa. Este investigador afirmó también que en todo el mundo el jarabe de maíz de alta fructosa representa sólo alrededor del 8 % del consumo de azúcar añadido.

Además, añadió que los estudios previos en ratones y humanos vinculados al consumo de fructosa pura demuestran que este consumo conlleva problemas metabólicos como la resistencia a la insulina, la obesidad y los niveles anormales de colesterol y triglicéridos. Esos estudios concluyeron que el jarabe de maíz de alta fructosa es peor que la sacarosa.

Los investigadores concluyeron que la reducción de azúcar en todos los ámbitos es importante, así como la disminución de la cantidad de productos que compramos con jarabe de maíz de alta fructosa.

 

*El texto original lo puedes ver aquí.

1 comentario
  1. Murat
    Murat says:

    Hola, Pedro. Primero pedirte dpaluciss por no contestarte antes, porque entre que soy nuevo con esto del blog, no me habeda fijado que teneda un correo tuyo, y tambie9n es que hemos estado liados con la campaf1a. Y segundo, pues no se9 quie9n eres y me gustareda saberlo, porque yo he estado desde muy pequef1o en la fe1brica de mi padre. Fedjate que el primer camif3n de calabazas que cargue9, en Villena, y descargue9 en el almace9n que teneda mi padre subiendo hacia Tibi, fue cuando yo teneda 11 af1os. Un saludo.

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>