HIPERTENSIÓN, ¿QUÉ ES Y CÓMO PUEDO COMBATIRLA?

cardiopatia hipertension

Las patologías cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo por lo que es de vital importancia controlar los factores de riesgo que puedan desencadenarlas. Uno de estos factores de riesgo es la presión arterial definida como:

 

La fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos cuando el corazón hace su función de bombeo. Cuando se encuentra continuamente elevada (PAS + 140 mmHg/ PAD +90 mmHg) se diagnostica como HIPERTENSIÓN ARTERIAL y supone un factor de riesgo de diversas patologías cardiovasculares como: taquicardias, ictus y cardiopatía isquémica, insuficiencia cardíaca y arritmias ya que afecta a vasos sanguíneos, corazón, cerebro y riñón.

Existen diversos factores determinantes que pueden influir en la aparición de hipertensión arterial:

EDAD: en la mayoría de los estudios la presión arterial sistólica (PAS) tiende a aumentar según aumenta la edad.

SOBREPESO Y OBESIDAD: diversos estudios demuestran que la prevalencia de hipertensión arterial es el doble en obesos que en personas con sobrepeso. Además, otros estudios relacionan un mayor indice de masa corporal (IMC) con mayor presión arterial. Además, aquellas personas con sobrepeso u obesidad central (tipo “manzana”) tendrán más riesgo de desarrollar hipertensión que aquellas que tienen obesidad periférica (tipo “pera”).

INGESTA DE SAL: el consumo elevado de sal puede producir un aumento de la presión arterial. Sin embargo, según diversos estudios no todos los individuos son susceptibles a este factor.

TABACO: el tabaco produce una disminución de la vasodilatación y un aumento agudo de la presión arterial, por lo que es imprescindible suspender el tabaco en paciente hipertensos.

SEDENTARISMO: la actividad física favorece la disminución de la presión arterial. La práctica de ejercicio durante 50 minutos 3 veces a la semana consigue una disminución de 5 mmHg en la PAS y de 3 mmHg en la PAD.

ALIMENTACIÓN: mantener unos hábitos alimenticios saludables y una alimentación sana, variada y equilibrada es esencial para la prevención de la hipertensión. En personas hipertensas de grado 1 el establecimiento de una correcta alimentación puede reducir el número o la dosis de fármacos hipotensores. A continuación, desarrollamos este punto:

  • Ajuste de calorías en la dieta: como ya hemos comentado el sobrepeso y la obesidad aumentan por dos el riesgo de sufrir hipertensión. Un plan nutricional hipocalórico, variado, equilibrado en macronutrientes y adaptado a las necesidades del paciente puede reducir la presión arterial. Reducciones de 5 kg pueden producir una disminución significativa de la PA.
  • Ingesta excesiva de sal: el sodio contenido en la sal puede producir un aumento de la presión arterial por retención de agua. Las recomendaciones actuales aconsejan disminuir el aporte de sal en la dieta a 6g/día. Evitar aquellos alimentos o platos precocinados ya que en su composición la mayoría cuentan con un exceso de sodio.
  • Alcohol: en consumo por debajo de los 30g/día puede tener un efecto beneficioso mientras que las ingestas altas (+30g/día = 330mL vino y 660 mL de cerveza o sidra) está relacionadas con mayor riesgo de hipertensión. En personas hipertensas se recomienda no superar el consumo de estos 30g/dia (equivalentes a dos copas de vino en hombre y una en mujer).Hipertension
  • Nutrición rica en calcio, potasio y magnesio: una alimentación rica en frutas y verduras, productos lácteos y frutos secos puede garantizar la reducción de la presión arterial. No sería necesario recurrir a suplementos de minerales para mejorar este punto, si no adaptar un plan que con alimentación natural, variada y equilibrada pueda disminuir la PA.
  • Carnes y embutidos: el consumo debe ser preferiblemente de carne magra y evitar los embutidos, ya que son alimentos ricos en sodio.
  • Cereales y derivados integrales: es un grupo importante pues su presencia en la dieta no solo contribuye al adecuado aporte nutricional si no también a logar un adecuado equilibrio alimentario. Además, la fibra contenido en estos cereales integrales tiene una relación inversa con la presión arterial.
  • Aceites: es aconsejable el consumo de aceite de oliva virgen ya que tiene un potente sabor o los aceites de semillas para dar sabor y evitar tener que echar a los alimentos un exceso de sal. Lo mismo pasa con los condimentos y especias, el consumo de estos productos potencia el sabor y permite disminuir el consumo de sal. No hay por qué acostumbrarse a una alimentación insípida.

MÁS ARCHIVOS DE SALUD PINCHANDO AQUI

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>