Hablemos de la insulina

La hormona insulina es la llave capaz de abrir la puerta en las paredes celulares del cuerpo. La insulina regula la ingesta de carbohidratos, grasas y proteínas de nuestras células, que han sido absorbidos por los intestinos. La mayoría de las personas son conscientes de que sin insulina, los niveles de azúcar en la sangre podrían llegar a ser fatalmente altos. En un cuerpo sano, después de una comida, el páncreas libera insulina tan pronto como detecta glucosa en el torrente sanguíneo. La insulina entonces abre las puertas de la célula para la glucosa y el resto de nutrientes.

Sin insulina, las células morirían de hambre, aunque a sus puertas existan gran cantidad de nutrientes. Una vez que las células están llenas y las puertas están cerradas, la insulina convierte los nutrientes superfluos en depósitos de grasa y para que el azúcar en la sangre no sea demasiado alta, el cuerpo puede reaccionar de varias maneras:

  • En primer lugar, puede transformar el exceso de azúcar en glucógeno, pasando a almacenarse posteriormente. Sin embargo, el almacenamiento de glucógeno se encuentra limitado a 300 – 400 g.
  • La segunda opción, cuando los valores de azúcar en sangre superan el umbral renal (180 mg / 100 ml), es necesario liberar exceso de azúcar a través de los riñones.
  • La tercera opción es transformar el exceso de azúcar por medios metabólicos en triglicéridos o lípidos en la sangre. El colesterol también se forma cuando los niveles de azúcar en la sangre están elevados, y los niveles de insulina junto con ellos, son demasiado altos durante un largo período de tiempo.
  • La cuarta y última opción del organismo para hacer frente al exceso de azúcar es producir más y más insulina. En un intento desesperado de obligar al azúcar del torrente sanguíneo a entrar en las células, la producción de insulina puede aumentar de dos a cuatro veces la cantidad habitual.

Los niños comen más de lo que deben

Los niños con sobrepeso y diabetes tipo 2 están ocasionando un gran problema para los sistemas sanitarios. Es fundamental cambiar el comportamiento alimentario de estos pequeños, para evitar que los niños con sobrepeso de hoy se conviertan en los adultos obesos de mañana. Nuestro cuerpo tiene más de 6 mil millones de células de grasa. Cuando niños y niñas menores de 4 años comen en exceso, el número de células de grasa aumenta. Los médicos llaman a este fenómeno hiperplasia. Un niño con sobrepeso que crece hasta ser un adulto obeso se enfrentan a extremas dificultades para perder peso, mucho más que un niño normal, ya que tiene mayor número de células grasa. Las células grasas disminuyen de tamaño cuando se pierde peso, pero, lamentablemente, el número de células sigue siendo el mismo.

En Metabolic Balance nos aseguramos que cada organismo reciba los nutrientes necesarios para su óptimo funcionamiento. Para ello nos apoyamos en la historia clínica y en la analítica sanguínea de cada paciente.

1 comentario
  1. Salud
    Salud says:

    Los niveles de azucar descompesados pueden ocasionar daños irreparables a nuestra salud.
    Hay que cuidar bien este tema. La alimentación y el ejercicio son clave.
    Muchas gracias.

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>