EL ESTRÉS Y EL SOBREPESO: UN VÍNCULO QUE ES A MENUDO SUBESTIMADO

stress-391654_640

Los pacientes con frecuencia expresan el supuesto de que existe un vínculo entre el estrés y el sobrepeso, pero esto se subestima a menudo por los médicos y es difícil probar los efectos que tiene sobre el metabolismo.

En el uso del lenguaje común el término “estrés” describe la agitada vida cotidiana, y a veces también los estados de ansiedad y estados de ánimo, incluso depresivos; sólo en raras ocasiones se denota como una respuesta del cuerpo a los estímulos externos. Pero, ¿cómo se puede verificar un vínculo entre el estrés y el aumento de peso? ¿Son estados de ansiedad y depresión los únicos factores que deben tenerse en cuenta? ¿Qué circunstancias se han dado para un vínculo entre el estrés y el sobrepeso?

Médicos practicantes encuentran a diario pacientes que se quejan de fluctuaciones significativas de peso. El estrés o la tensión o por el contrario la relajación se dan como la razón de esto sin que haya habido un cambio evidente, decisivo en la ingesta de alimentos. Con menos frecuencia se dan como motivo fuertes estímulos externos, como los traumas psicológicos graves (violencia sexual), accidentes o traumas craneales que desencadenan la ganancia masiva y rápida de peso en pocas semanas o meses. Las propias personas con sobrepeso presentan cada vez más problemas psicológicos como la ansiedad o la depresión grave.Trastornos psiquiátricos se producen con mayor severidad y frecuencia en personas que tienen serios problemas de sobrepeso. Pero no se puede descartar la posibilidad de que los estados correspondientes de la depresión y la ansiedad sean los desencadenantes de una compensación por ingesta de alimentos, lo que se traduce en un aumento de peso.

Efectos del estrés sobre la ingesta de alimentos

El vínculo convencionalmente aceptado y más obvio entre el estrés y el peso implica un cambio en los hábitos alimenticios como respuesta a las tensiones, los estímulos externos, ansiedades o restricciones. En las mujeres con sobrepeso con una dieta con alto contenido en hidratos de carbono, especialmente azúcares, está vinculado a niveles más bajos de ansiedad y depresión. Diferentes trabajos de investigación muestran que después de una restricción consciente de calorías aumentan las situaciones de estrés. Por otra parte, el régimen de restricción prescrito para contrarrestar el sobrepeso es en sí mismo una fuente de gran estrés. Debido a esto ciertamente parece haber un vínculo entre el estrés, la depresión, el sobrepeso, las restricciones y los trastornos en los hábitos alimenticios.

Por tanto, la observación clínica de un aumento de peso debido a un evento de estrés debe ser tomada en consideración. Si el estrés se traduce en reacciones fisiológicas y desequilibrios, no se puede descartar la posibilidad de que los cambios subsiguientes en los hábitos alimenticios sean un intento de ajuste y compensación.

En este contexto queremos garantizar en la formación y el trabajo diario de nuestros asesores y entrenadores en particular, que la ansiedad y la depresión son evaluados y tenidos en cuenta en relación con los hábitos alimenticios.

Dr. Didier Souveton

Asesor Médico – Equilibrio metabólico

621x466_5238b9a1b93795b053752ab7_1_33-1379450480752

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>