Duración y calidad del sueño

A diferencia de otros factores de riesgo de enfermedades crónicas, el sueño no ha recibido la misma atención en la salud pública ni en la investigación clínica hasta hace relativamente poco. Sin embargo existen procesos complejos que relacionan la duración y calidad del sueño con nuestra conducta alimentaria así como con  el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles.

foto sueño 1

 

El artículo que vamos a discutir se trata de una revisión de la Asociación Americana del Corazón el cual tiene por objeto analizar la evidencia que relaciona la duración y trastornos del sueño con el riesgo cardiometabólico.

A día de hoy sabemos que los consejos y  recomendaciones que se ofrecen a la población en torno a la protección cardiovascular están obsoletos. Nuevos factores de riesgo se han ido identificando a lo largo de estos años. Un adecuado descanso diario parece ser un factor importante a tener en cuenta en nuestra salud cardiovascular.

La pérdida habitual de horas de sueño (inferior a 7 horas al día) puede provocar cambios metabólicos además de cambios neurocognitivos, que podrían resultar no solo en un aumento de peso, sino en un aumento del riesgo de padecer enfermedades metabólicas como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

La toma de decisiones se ve afectada y con ello la elección de alimentos; aumentan las preferencias por comida altamente palatable. Pero no es sólo que hagamos peores decisiones alimentarias, sino que las hacemos con demasiada frecuencia. La falta de sueño se asocia con un aumento del picoteo y un aumento del hambre (hambre que, como acabamos de comentar no lleva precisamente a comer más fruta y verdura).

Asimismo una corta duración del sueño podría aumentar  la fatiga y el cansancio, lo que provocaría una disminución de la actividad física.

En relación al riesgo cardiometabólico la restricción consecutiva del sueño se ha asociado con un aumento de la resistencia a la insulina en adultos sanos. Asimismo también se ha estudiado la relación entre duración, calidad y trastornos del sueño con el riesgo de hipertensión y enfermedad cardiovascular. Aunque no hay unanimidad entre los diferentes investigadores, si encontramos en la literatura científica estudios recientes que muestran asociación, así como una reducción del riesgo cardiovascular tras una intervención sobre el sueño.

Es importante destacar que tanto la falta, como el exceso de sueño puede repercutir sobre nuestra salud, ya que las personas catalogadas como “long sleepers” también parecen tener un mayor riesgo cardiometabólico. Estudios muestran que al igual que los “short sleepers” la calidad de la dieta se ve empeorada y el riesgo de enfermedades cardiovasculares aumentado.

foto sueño 3

 

A partir de estos datos comentados, no solo la Asociación Americana del Corazón se compromete a tener en cuenta la higiene del sueño en sus recomendaciones, sino que La Academia Estadounidense de Medicina del Sueño y la Sociedad de Investigación del Sueño ya se han pronunciado al respecto de manera que poco a poco se irá consiguiendo concienciar, no solo a la población, sino a los propios sanitarios, sobre la importancia de una buena higiene del sueño en nuestra salud.

Enlace: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27647451/

Artículo: Sleep Duration and Quality: Impact on Lifestyle Behaviors and Cardiometabolic Health: A Scientific Statement From the American Heart Association

Autor: St-Onge MPGrandner MABrown DConroy MBJean-Louis GCoons MBhatt DL.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>