METABOLIC-BALANCE Y LA INSULINA

insulina

La insulina es una hormona secretada por el páncreas para nivelar la glucemia (glucosa en sangre). Después de comer o beber nuestro nivel de glucosa se eleva, inmediatamente el páncreas secreta insulina a la sangre para que ésta sea absorbida por las células y pueda ser transportada a todo el organismo.

El mecanismo liberador de insulina es un factor muy importante a tener en cuenta para diseñar un plan nutricional de adelgazamiento.

Fuentes bibliográficas anteriores consideraban que las alteraciones en la liberación de insulina (insulino-resistencia) era consecuencia directa de la obesidad. Sin embargo se ha demostrado que es al contrario. Es un el exceso en la liberación de insulina provocado por malos hábitos alimenticios los que provocan un acumulación excesiva de grasa y conllevan, por lo tanto, al desarrollo del sobrepeso u obesidad.

Ingestas elevadas en Hidratos de Carbono (especial si éstos son simples y/o refinados) y el “picoteo” entre horas provocan la liberación de grandes cantidades de insulina, seguidas de hipoglucemias basales, lo cual envía señales al cerebro que provocan lo que comúnmente denominamos como hambre y, en muchos casos, ansiedad.

Si los niveles de insulina están permanentemente elevados, la glucosa sigue entrando en la célula durante mucho tiempo después de la comida, lo cual no sólo evita el uso de la grasa corporal como fuente de energía sino que  favorece la lipogénesis (formación de grasa). Así que, no sólo no perdemos grasa, sino que acumulamos más.

Uno de los fundamentos científicos del Plan Médico Nutricional de alimentación Metabolic Balance es conseguir que, mediante una cuidada y personalizada selección de alimentos frescos y naturales y unas pautas dietéticas adecuadas, el paciente consiga el equilibrio metabólico y/o regulación hormonal. Es decir, controlar los niveles de glucosa e insulina en sangre y sus variaciones a lo largo del día.

De esta forma evitaremos el engrosamiento excesivo de los adipocitos (células grasas) inducido por un exceso de secreción de insulina y, al mismo tiempo, favoreceremos el aprovechamiento de los depósitos de grasa como fuente de energía.

Algunos de los beneficios derivados de mantener una secreción de insulina regulada son los siguientes:

  1. Los niveles de energía aumentan, sintiéndonos más vitales y activos.
  2. Los niveles de glucosa en sangre se mantienen estables previniendo así problemas cardiovasculares debido al aumento de los triglicéridos.
  3. Mejora la absorción de proteínas en el tejido muscular, lo que hace que el músculo sea más potente e incluso aumente de tamaño.
  4. Se quema más grasa porque los niveles de glucosa tras una ingesta se incrementan de forma controlada y no es necesaria la respuesta de una gran cantidad de insulina.
  5. Mayor resistencia en la práctica deportiva como consecuencia de una mejor movilización de ácidos grasos.

Metabolic balance trata principalmente la regulación de la insulina en sangre y el equilibrio hormonal para cada paciente sólo con aquellos alimentos que mejor metaboliza tu organismo, consiguiendo así perder peso saludablemente, sin pasar hambre y sin efecto rebote.

ACIDOSIS METABÓLICA

¿Sufres problemas digestivos? ¿Te sueles irritar con facilidad? ¿Padeces enfermedades cutáneas o te sientes agotado constantemente?  Si este es tu caso, ¡sigue leyendo!

Los cambios producidos en la alimentación a nivel poblacional han provocado un aumento de consumo de alimentos ácidos y una reducción de los básicos. Además, los nuevos cambios en los hábitos de vida que hemos observado las últimas décadas (aumento de sedentarismo, del consumo de productos tabaco, bebidas carbonatadas y alcohol) favorecen la acidificación metabólica.

La acidosis metabólica, por definición, es un trastorno que se produce por una presencia de ácidos en los tejidos y en la sangre. Si ésta es tu situación, puedes encontrarte ante un cuadro de acidosis metabólica.

El equilibrio ácido-base es esencial para el correcto funcionamiento del organismo y un desajuste mantenido en el tiempo  puede conllevar  a estados patológicos graves.

Nuestro organismo tiene recursos para combatir la acidosis metabólica y mantener un estado de equilibrio que le permita seguir realizando todas sus funciones. Sin embargo, llega un punto en que no son suficientes los mecanismos compensatorios y, llegado este momento, empiezan a aparecer enfermedades de forma progresiva.

Se suele manifestar de la siguiente manera:

  • Cansancio crónico
  • Agotamiento temprano y sensación de frío constante
  • Dificultad de concentración
  • Irritabilidad
  • Alteraciones en los tejidos corporales, sobre todo, uñas y pelo
  • Molestias musculares
  • Aparición de nuevas alergias

Una alimentación variada y equilibrada en minerales y vitaminas y con abundantes frutas y verduras y con un contenido moderado en grasas e hidratos de carbono simples lo ideal para evitar la acidosis alimentaria y mantener un buen estado de salud.

La comunidad científica recomienda ingerir cuatro veces más alimentos alcalinizantes que acidificantes.

Alimentos más alcalinizantes

Brócoli, perejil, espinacas, pepino, germinados, almendras, aguacate, remolacha, berenjena, judías verdes, berenjena, lechuga, tomate, semillas de soja

acidosismetabolica

Alimentos  altamente acidificantes:

Alcohol, café, zumos de fruta azucarados, chocolate, miel, mermelada, carne roja , huevos, pescado de granja

Otros factores que afectan al equilibrio básico-ácido del organismo son los siguientes:

  • El estrés
  • El tabaco
  • Realizar poca actividad física
  • Comer deprisa y no masticar bien los alimentos
  • No ingerir suficiente líquido