Idea desayuno: Bizcocho de plátano y coco

bizcocho-de-platano-y-cocoIngredientes

– Plátano maduro
– Coco rallado
– Harina de centeno integral
– Bicarbonato o levadura fresca (en sustitución de levadura química)
– Aceite de oliva
– Extracto de vainilla
– Canela

Elaboración

Para empezar, precalentar el horno a 180º. A continuación, mezclar en un bol la harina de centeno, la levadura fresca y la canela.
En un bol diferente, mezclamos el plátano machacado con un poquito de agua, el extracto de vainilla y el aceite de oliva. Lo mejor es ayudarnos de una batidora con varillas para conseguir una mezcla homogénea. Y lo incluimos al primer bol que dejamos apartado con la harina, la levadura y la canela. Elegir un molde para verter la mezcla, mejor poner papel vegetal en la basa para evitar que se nos pegue a la hora de desmoldarlo. Llevar al horno y hornear durante aproximadamente 40-45 minutos. Dejar enfriar y ¡ya está listo para comer!

Acompañar del resto de ingredientes del desayuno.

Habas enzapatadas

Habas enzapatadas

Las habas pertenecen al grupo de alimentos que más nos gustan: ¡las legumbres! Este plato no lleva ninguna otra verdura, por lo que puedes acompañarlo de tu ración de verdura o ensalada que tengas en esa comida. Se trata de un plato típico de la Andalucía más occidental, muy rápido de hacer y de estupendo sabor.

Ingredientes:

  • Habas (grandes a ser posible)images (1)
  • Poleo fresco
  • Hierbabuena (opcional)
  • 2 dientes de ajo
  • Sal
  • Agua
  • Limón en rodajas

Lo primero es pelar las habas. Las sacamos de las vainas pero las dejamos con su piel. Las habas tienen que ser frescas y nuevas, cuanto más grandes mejor. Lavarlas bien.

A continuación, ponemos agua en un cazo grande y cuando esté bien caliente le echamos la sal. Cuando el agua comience a hervir introducimos un puñado de hojas de poleo, dos rodajas de limón, dos dientes de ajo pelados y otro puñado de hojas de hierbabuena. Bajamos a fuego medio y dejamos un minuto antes de poner las habas a cocer. Serán entre 10 y 20 minutos aproximadamente de cocción. Cuando estén tiernas ya estará terminado. Procura que no se te pasen de tiempo.

¡Qué aproveche!

Atún aliñado

105003Una receta rápida para hacer en casa y riquísima para toda la familia.

Atún aliñado

Ingredientes:

– Ventresca de atún fresco
– Perejil
– Ajo laminado
– Limón
Elaboración:
Comprar una ventresca de atún fresca en la pescadería y pedir que no le retiren la piel, ya que al meterla en el horno nos ayudará a que no se seque. Con la ayuda de un cuchillo, cortar la ventresca en dados de aproximadamente 2cm, sin llegar a la piel, de forma que esta mantenga todos los trozos unidos.
Rellenar los cortes con trocitos de ajo laminado, perejil y limón y meter al horno durante 20 minutos a 180º.

Acompañar de ensalada.

Hablemos del equilibrio hormonal

Las hormonas son sustancias segregadas por las glándulas endocrinas de nuestro organismo cuyo objetivo principal es influir en la función de diversas células del organismo. Las glándulas endocrinas y sus productos hormonales están especializados en la regulación general del organismo así como también en la autorregulación de un órgano o tejido. La producción hormonal puede estar influida por diversos factores:

  • Otras hormonas
  • Concentración de nutrientes
  • Neuronas y actividad mental
  • Cambios ambientales, por ejemplo luz, temperatura, presión atmosférica

En Metabolic Balance tratamos el metabolismo de cada persona de manera individualizada en base a una premisa: la regulación de la insulina. La insulina es una hormona producida por el páncreas y está considerada la “hormona anabólica” por excelencia, ya que su función principal es disponer a las células de la glucosa necesaria para producir energía, además de normalizar los niveles de glucosa en sangre. Su déficit produce diabetes mellitus y su exceso puede producir hiperinsulinismo. Ambas situaciones son negativas para la salud y deben ser controladas si queremos mantener una salud adecuada. Una mala elección de alimentos produce en la mayoría de las ocasiones un hiperinsulinismo, situación que no cuenta con síntomas clínicos aparentes al contrario que pasaría con la diabetes, cuyo síntoma principal es el exceso de glucosa en sangre cuando no hay un tratamiento establecido. Un nivel de insulina continuamente elevado en sangre produce las siguientes alteraciones:

  • Aumento de los triglicéridos y del colesterol
  • Aumento de las hormonas relacionadas con el estrés: adrenalina y cortisol, pudiendo producir hipertensión
  • Aumento del tamaño de las células grasas corporales
  • Activación distintos pasos de la coagulación sanguínea (hemostasia), lo cual aumenta la frecuencia de trombosis y embolias en las personas obesas.
  • Disminución de la producción de hormonas como la melatonina (hormona encargada del ritmo circadiano), la DHEA y la HGH (hormona de crecimiento). Todas estas hormonas tienen un fuerte efecto antiinflamatorio y antioxidante, por lo cual son muy importantes en enfermedades inflamatorias e inhibición de la quema de grasa.

Este hiperinsulinismo asociado a una falta continúa de nutrientes por una incorrecta alimentación puede deteriorar nuestra calidad de vida y nuestra salud sin que seamos conscientes. Nuestra filosofía: que cada cuerpo reciba los nutrientes necesarios exclusivamente con alimentación para recuperar la armonía de nuestro organismo. Como hemos comentado antes, la producción hormonal está influida entre otros factores por la concentración de nutrientes, de manera que la falta produce también un desequilibrio. El ajuste nutricional da como resultado una mejora en la calidad de vida de los pacientes, un aprendizaje de hábitos saludables, una mejora en diversas enfermedades relacionadas directamente o indirectamente con alimentación y una pérdida de peso efectiva, saludable y a largo plazo.

Idea de desayuno: Smoothie de fruta, yogurt y chía

Las semillas de chía le proporcionan a los alimentos una textura cremosa cuando se dejan en remojo. Así, si quieres probar un desayuno diferente, prepara en un bol tu cantidad recomendada de yogurt y elige una fruta, bátelo todo hasta conseguir una mezcla. Para terminar, añade dos cucharaditas de semillas de chía y déjalo reposar durante toda la noche.

A la mañana siguiente observarás que el smoothie se ha gelatinizado.

descarga (2)

Descubre una textura diferente con este sabroso desayuno.

¿Utilizamos los edulcorantes para sentirnos menos culpables?

¿Utilizamos los edulcorantes para sentirnos menos culpables?

Seguramente ninguno de nuestros lectores diría que beber regularmente un medio litro de una bebida carbonata en la que prima el azúcar es bueno para el organismo.
Pero las versiones “light” o “cero azúcares” pueden producir confusión, al ser libres de calorías. La lógica nos llevaría a pensar que cambiar una bebida con azúcar por su versión baja en calorías no tendría por qué ser perjudicial. Sin embargo, estas bebidas pueden llegar a ser igual de dañinas.

Una nueva reseña del Imperial College de Londres ha argumentado que no hay “pruebas sólidas” de que los edulcorantes bajos en calorías son mejores para la pérdida de peso que las bebidas con azúcar completo, desechando así la idea de que el uso de los mismos es más saludable.

Mientras tanto, hay preocupación pública sobre algunos edulcorantes y grupos de científicos han argumentado que los edulcorantes bajos en calorías pueden conducir al aumento de peso y aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Por lo tanto, ¿siguen teniendo un hueco en nuestra cesta de la compra?

“Muchos consumidores asumen que son opciones saludables porque no son bebidas azucaradas, pero debemos entender que no tenemos evidencia”, explicó la Profesora Susan Swithers, de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos.

Diferentes estudios han demostrado que las personas obesas tienden a beber más bebidas con gas que las de un peso saludable.

Un estudio realizado a adultos estadounidenses en la American Journal of Public Health mostró que el 11% tenían un peso saludable, el 19% de la población participante tenían sobrepeso y el 22% eran obesos que consumían bebidas lights o con edulcorantes con bastante frecuencia.

Por otro lado, un estudio realizado por la revista Obesity que siguió a 3.700 personas durante ocho años demostró que aquellos que consumen edulcorantes bajos en calorías aumentan de peso con mayor facilidad.

Es muy difícil determinar la causa y el efecto de tales estudios. ¿Son las bebidas las que causan el aumento de peso, o son las personas obesas las que recurren a estas bebidas edulcoradas en un esfuerzo por controlar su peso?

Seguramente ninguno de nuestros lectores diría que beber regularmente un medio litro de una bebida carbonata en la que prima el azúcar es bueno para el organismo.
Pero las versiones “light” o “cero azúcares” pueden producir confusión, al ser libres de calorías. La lógica nos llevaría a pensar que cambiar una bebida con azúcar por su versión baja en calorías no tendría por qué ser perjudicial. Sin embargo, estas bebidas pueden llegar a ser igual de dañinas.

Una nueva reseña del Imperial College de Londres ha argumentado que no hay “pruebas sólidas” de que los edulcorantes bajos en calorías son mejores para la pérdida de peso que las bebidas con azúcar completo, desechando así la idea de que el uso de los mismos es más saludable.

Mientras tanto, hay preocupación pública sobre algunos edulcorantes y grupos de científicos han argumentado que los edulcorantes bajos en calorías pueden conducir al aumento de peso y aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Por lo tanto, ¿siguen teniendo un hueco en nuestra cesta de la compra?

“Muchos consumidores asumen que son opciones saludables porque no son bebidas azucaradas, pero debemos entender que no tenemos evidencia”, explicó la Profesora Susan Swithers, de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos.

Diferentes estudios han demostrado que las personas obesas tienden a beber más bebidas con gas que las de un peso saludable.

Un estudio realizado a adultos estadounidenses en la American Journal of Public Health mostró que el 11% tenían un peso saludable, el 19% de la población participante tenían sobrepeso y el 22% eran obesos que consumían bebidas lights o con edulcorantes con bastante frecuencia.

Por otro lado, un estudio realizado por la revista Obesity que siguió a 3.700 personas durante ocho años demostró que aquellos que consumen edulcorantes bajos en calorías aumentan de peso con mayor facilidad.

Es muy difícil determinar la causa y el efecto de tales estudios. ¿Son las bebidas las que causan el aumento de peso, o son las personas obesas las que recurren a estas bebidas edulcoradas en un esfuerzo por controlar su peso?

Idea de desayuno: Crepes de avena

Las tortitas de avena son una receta muy fácil de hacer y nos aportan un desayuno diferente.

Ingredientes:
– Avena (usar la cantidad indicada en cada plan)
– Leche

Elaboración:
Triturar los copos de avena sin azúcar para que su tamaño disminuya y no nos queden grupos. Mezclar los copos con un poquito de leche hasta ir consiguiendo hasta ir consiguiendo la pasa deseada. Calentar en una sartén una pizca de aceite e ir vertiendo la pasa hasta conseguir el grosor deseado.

Una vez tengamos las tortitas. Añadir dentro la fruta que queramos y acompañar de un té con leche.

crepe-avena

Para ver otras recetas pinche aquí.

¿Puede la alimentación eliminar las migrañas? Parte 1

En este y en el próximo número de nuestro boletín me gustaría arrojar algo de luz sobre la relación entre las migrañas y la nutrición. Este problema incluye los criterios de diagnóstico.

El estudio de los factores que desencadenan las migrañas es un problema importante para los médicos y sus pacientes. Aunque estos factores son complejos y difieren de un caso a otro, una mejor comprensión de los mismos puede mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes con migraña.

Las migrañas son ataques recurrentes de cefalea, que en algunos casos son precedidos por síntomas neurológicos transitorios en la fase llamada “aura”. Un dolor de cabeza es específico en su desarrollo y en sus síntomas. Dado que la determinación de una migraña era inicialmente muy poco fiable, los criterios se definieron por la International Headache Society (IHS) (Comité de clasificación de cefalea, a menudo conocido como International Headache Society 1988) y estos criterios permiten ahora el diagnóstico de la migraña.

Las formas clínicas de migraña reconocidas por la IHS son

– Migraña sin aura (M – A)

– Migraña con aura (M + A)

También existen otras formas de migraña (por ejemplo, migrañas oftalmoplegales o retinianas), pero se producen con mucha menos frecuencia.

 

Diagnóstico de migraña sin aura, de acuerdo con los criterios diagnósticos de IHS:

  1. Al menos cinco ataques que cumplan los criterios B-D
  2. Dolores de cabeza que (no tratados o tratados sin éxito) duran 4-72 horas
  3. Un dolor de cabeza tiene al menos dos de las siguientes características:
  4. Ubicado en un lado
    2. Carácter pulsante
    3. Intensidad moderada o intensa del dolor
    4. Agravarse a través de actividades físicas de rutina (por ejemplo, caminar o subir escaleras) – conduce a evitar estas actividades
  5. Durante un dolor de cabeza ocurrirá al menos uno de estos síntomas:
  6. Náuseas y / o vómitos
    2. Fotofobia y fonofobia
  7. No atribuido a una enfermedad diferente

 

Diagnóstico de una migraña sin aura, según criterios diagnósticos de IHS

A – Al menos dos ataques cumplen los criterios B y C:

B – Al menos tres de las siguientes cuatro características:

– Uno o más síntomas del aura son completamente reversibles e indican una disrupción cortical focal o un deterioro del tronco encefálico

– Un síntoma del aura se desarrolla gradualmente durante más de cinco minutos; En el caso de varios síntomas, sin embargo, se producen uno tras otro.

– Cada aparición de un aura no dura más de 60 minutos. Si ocurren varios síntomas, la duración se incrementa en consecuencia.

– Los dolores de cabeza siguen el inicio del aura en 60 minutos, pero a veces pueden ocurrir antes del aura o simultáneamente.

C – Se cumple al menos uno de los siguientes criterios:

– La historia clínica, los exámenes físicos y neurológicos no pueden detectar ningún trastorno orgánico.

– La historia clínica, los exámenes físicos y neurológicos sugieren un trastorno orgánico, pero esto ha sido descartado por neuroimagen y otros procedimientos de laboratorio.

– Existe un trastorno orgánico, pero la primera vez que ocurrieron los ataques de migraña, no ocurrieron al mismo tiempo que el trastorno.

 

En la próxima edición de nuestro boletín, lea sobre la relación entre migrañas y nutrición.

 

Bibliografía:

(1) Migraine is a food allergy disease. Monro J., Carini C., Bostroff J., Lancet 1984 Sep.29;2 (8405): 719-721
(2) A prospective Audit of food intolerance among migraine patients in primary care clinical practice. Trevor Rees,David Watson, Susan Lipscombe, Helen Speight, Peter Cousins, Geoffrey Hardman, Andrew Dowson. (2005), Headache, Vol 2 No.1 11-14
(3) Food allergy mediated by IgG antibodies associated with migraine in adults. Arroyave Hernandez CM,Echevarria, Pinto M, Hernandez Montiel HL. Rev Alerg Mex (2007); 54: 162–168
(5) IgG-based elimination diet in Migraine plus irritable bowel syndromeElif Ilgaz Aydinlar et al. Headache 2012
(6) http://www.nhs.uk/ipgmedia/national/migraine action/assets/migraineandfood.pdf
(7) http://themigrainechronicles.com/2012/01/09/to-test-or-not-to-test-diet-restrictions-based-on-igg-testing-for-migraine

Leptina, la “hormona de la obesidad”

La leptina es una hormona cuya secreción, en su mayoría, es modulada por la insulina, entre otras hormonas. En personas con sobrepeso, la desregulación hormonal hace que se vea afectada la secreción de estas hormonas, entrando en un círculo vicioso del que es muy difícil salir sin la ayuda de un especialista.

Las personas con sobrepeso no tienen percepción de saciedad, por lo que nunca se encuentran realmente saciados, y constantemente tienen hambre.

Cuando se descubrió la hormona leptina a mediados de los años noventa, se creyó que podría usarse como tratamiento contra la obesidad. Esto se debió probablemente al hecho de la continua sensación de hambre que se producía en los ratones, haciendo que siguieran comiendo hasta que desarrollaron obesidad. La leptina es una hormona que normalmente se produce en las células de grasa y se libera en el torrente sanguíneo sólo cuando las células de grasa se han vuelto más grandes, enviando la señal de saciedad y parando la necesidad de ingerir alimentos. Este fenómeno es producido a través del hipotálamo. Al principio, la comunidad científica celebró el hecho de haber encontrado finalmente una cura milagrosa para tratar la obesidad. Desafortunadamente, resultó que las personas con sobrepeso, especialmente los niños, produjeron grandes cantidades de leptina de forma natural, sin embargo, al igual que se produce con la insulina, el organismo desarrolló falta de respuesta a la propia hormona y no se producía la sensación de saciedad.

La grelina, descubierta poco después que la leptina, también es una hormona encargada de regular la sensación de hambre.  Se produce principalmente por el revestimiento del estómago para estimular el apetito, especialmente cuando el estómago está vacío y sus paredes no se estiran. Por ello, en Metabolic Balance recomendamos la ingesta de agua cuando este fenómeno se acerque, pudiendo suprimir temporalmente la liberación de grelina y estirando las paredes del estómago. Este efecto puede durar hasta una hora.

En Metabolic Balance recomendamos a cada paciente los alimentos que mejor metaboliza en función a la historia clínica y a una analítica sanguínea específica. A partir de estos alimentos frescos y naturales conseguimos una regulación hormonal completa y el correcto funcionamiento del metabolismo, incluyendo el equilibrio de hormonas como la leptina y la grelina.

Hablemos de la insulina

La hormona insulina es la llave capaz de abrir la puerta en las paredes celulares del cuerpo. La insulina regula la ingesta de carbohidratos, grasas y proteínas de nuestras células, que han sido absorbidos por los intestinos. La mayoría de las personas son conscientes de que sin insulina, los niveles de azúcar en la sangre podrían llegar a ser fatalmente altos. En un cuerpo sano, después de una comida, el páncreas libera insulina tan pronto como detecta glucosa en el torrente sanguíneo. La insulina entonces abre las puertas de la célula para la glucosa y el resto de nutrientes.

Sin insulina, las células morirían de hambre, aunque a sus puertas existan gran cantidad de nutrientes. Una vez que las células están llenas y las puertas están cerradas, la insulina convierte los nutrientes superfluos en depósitos de grasa y para que el azúcar en la sangre no sea demasiado alta, el cuerpo puede reaccionar de varias maneras:

  • En primer lugar, puede transformar el exceso de azúcar en glucógeno, pasando a almacenarse posteriormente. Sin embargo, el almacenamiento de glucógeno se encuentra limitado a 300 – 400 g.
  • La segunda opción, cuando los valores de azúcar en sangre superan el umbral renal (180 mg / 100 ml), es necesario liberar exceso de azúcar a través de los riñones.
  • La tercera opción es transformar el exceso de azúcar por medios metabólicos en triglicéridos o lípidos en la sangre. El colesterol también se forma cuando los niveles de azúcar en la sangre están elevados, y los niveles de insulina junto con ellos, son demasiado altos durante un largo período de tiempo.
  • La cuarta y última opción del organismo para hacer frente al exceso de azúcar es producir más y más insulina. En un intento desesperado de obligar al azúcar del torrente sanguíneo a entrar en las células, la producción de insulina puede aumentar de dos a cuatro veces la cantidad habitual.

Los niños comen más de lo que deben

Los niños con sobrepeso y diabetes tipo 2 están ocasionando un gran problema para los sistemas sanitarios. Es fundamental cambiar el comportamiento alimentario de estos pequeños, para evitar que los niños con sobrepeso de hoy se conviertan en los adultos obesos de mañana. Nuestro cuerpo tiene más de 6 mil millones de células de grasa. Cuando niños y niñas menores de 4 años comen en exceso, el número de células de grasa aumenta. Los médicos llaman a este fenómeno hiperplasia. Un niño con sobrepeso que crece hasta ser un adulto obeso se enfrentan a extremas dificultades para perder peso, mucho más que un niño normal, ya que tiene mayor número de células grasa. Las células grasas disminuyen de tamaño cuando se pierde peso, pero, lamentablemente, el número de células sigue siendo el mismo.

En Metabolic Balance nos aseguramos que cada organismo reciba los nutrientes necesarios para su óptimo funcionamiento. Para ello nos apoyamos en la historia clínica y en la analítica sanguínea de cada paciente.