MB Cooking. Sopa China con Tofu

6828ee674231832aedbda67b60df0ec5

 Ingredientes

  •  Diente de Ajo
  • 1 trozo pequeño de Jengibre pelado
  • Champiñones
  • Hojas de Espinaca
  • Cebolla
  • Tofu
  • 2 cdas Aceite
  • Caldo de Verduras
  • Sal
  • Pimienta
  • Vinagre Balsámico o de Manzana

Preparación
Picar finamente el ajo y el jengibre. Cortar los champiñones en rodajas. Lavar la verdura. Cortar la
espinaca en trozos grandes, la cebolla en anillos y el tofu en cubos. En una cacerola calentar el aceite
y dorar el jengibre, el ajo, la cebolla y los champiñones durante 2 minutos. Agregar el caldo de
verduras y cocer 5 minutos más a fuego lento. Adicionar sal, pimienta, el vinagre, la espinaca y el
tofu. Continuar cociendo por 5 minutos. Servir caliente.

Gofres saludables

Gofre

 

Ingredientes por unidad

20 g de harina de avena

10 g de harina de almendras

1 plátano pequeño muy maduro

1/2 huevo

2 cucharadas de queso fresco batido

1 cucharilla de café de cacao puro en polvo sin azúcares

Canela en polvo

Esencia de vainilla
Elaboración:
Mezclar todos los ingredientes y meterlos en una gofrera o en moldes para gofre al horno 220°C 10 minutos,darle la vuelta y 5 min. más.

Sarcopenia, la pérdida de masa muscular se puede prevenir

ancianos-practicando-ejercicio-fisico_ECDIMA20151008_0013_21

La proteína es la parte más importante de nuestra dieta. No sólo contribuye al crecimiento de nuevos músculos, sino que también realiza funciones químicas en las células, coordina los procesos biológicos, almacena energía y protege la masa muscular existente.

La disminución de la masa muscular relacionada con la edad, también conocida como sarcopenia, es uno de los factores que más contribuyen al envejecimiento. a medida que envejecemos, nuestra masa muscular disminuye, lo que a su vez reduce la cantidad de energía disponible para consumir. esto conduce a menos energía, resistencia y fuerza.

De acuerdo con una revisión publicada en la revista Frontiers in Nutrition, agregar más proteínas a la dieta es la mejor manera de reducir esta pérdida muscular relacionada con la edad. El estudio indica que la ingesta diaria de proteínas recomendada actualmente es de 0,8 gramos por kilogramo de peso corporal y es insuficiente para prevenir la sarcopenia entre los ancianos

Por qué la recomendación de proteínas diaria es insuficiente

¿Por qué es así? Simple: esta recomendación es para todos los adultos mayores de 19 años. Está calificando en la curva, sin tener en cuenta las necesidades nutricionales únicas de los mayores. Sólo obtener esos 0,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal no será suficiente para proteger a los adultos mayores de la pérdida de masa muscular a medida que envejezcan.

 

¿Cuánto es suficiente?

Según la revisión, las personas de edad avanzada deberían aumentar su ingesta de proteínas en un 50%, hasta 1,2 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal.

Pero no es sólo la cantidad de proteína lo que importa: la revisión afirma que el enfoque debe centrarse en la leucina, uno de los tres aminoácidos de la cadena ramificada, que juegan un papel importante en la formación de tejido muscular nuevo. Los ancianos necesitan más leucina para construir proteínas musculares. Para obtener más leucina, se recomiendan altamente las proteínas a base de leche, como el yogur, la leche, el queso y la proteína del suero de leche.

Las personas de edad avanzada deberían aumentar su ingesta de proteínas en un 50%, hasta 1,2 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal.

 

Necesitas hacer ejercicio

Por supuesto, hay una recomendación muy importante: hay que hacer ejercicio. Como dice el autor del artículo: “Sí creo que es más importante enfatizar el mensaje de que ser físicamente activo y participar en actividades físicas en el tiempo de ocio, caminar o cultivar un huerto, ese tipo de cosas, o realmente ir al gimnasio y hacer ejercicio estructurado tiene un efecto similar al de las proteínas. Es esencialmente anti-sarcopénico “.

Las cifras de la CDR (cantidad diaria recomendada) se establecieron como una base que debe ser alcanzable y no fueron diseñadas para una nutrición óptima, por así decirlo. El tema de la calidad es muy importante, más que nada con las proteínas, pero realmente no tenemos estándares que aplicar a la población en general. Hay un largo camino por recorrer para proporcionar consejos nutricionales efectivos y sólidos a las personas de todo el espectro.

 

 

Lomo de cerdo relleno de manzana

Ingredientes ( 6 personas)

– 1.5kg de lomo de cerdo

– Pimienta

– 1 litro de caldo casero de pollo 100% natural

– 1 cucharada de mantequilla

– 1 manzana ácida

– 1 rama de romero

– Una pizca de sal

– 250ml de vino dulce Pedro Ximénez

– 1 Chorro de aceite de oliva

– 100gr de ciruelas pasas

– 1/2 pomelo rosado para decorar

 

Elaboración por pasos

  • Paso 1

    Enciende el horno y precaliéntalo a 200 ºC. Pela la manzana y córtala en tajadas de igual tamaño. Pon una cucharada de mantequilla en una sartén y cuece la manzana hasta que esté tierna pero no deshecha. Resérvala.

  • Paso 2

    Abre el lomo de cerdo por la mitad a lo largo y salpimiméntalo . En uno de los extremos pon una fila de ciruelas sin hueso y, junto a ellas, la manzana cocida.

  • Paso 3

    Enrolla el lomo de forma que la fruta quede en el centro. Átalo muy bien con hilo de cocina. Reserva.

  • Paso 4

    Pon a calentar una sartén con bastante aceite de oliva. Dora el rollo de lomo de cerdo por todos sus lados. Echa el vino sobre la sartén caliente y, con ayuda de una cuchara de madera, raspa el fondo.

  • Paso 5

    Cuando haya evaporado el alcohol, pasa la carne y su jugo a una fuente para horno. Tapa con papel de aluminio y hornea durante 25 minutos, aproximadamente.

  • Paso 6

    Controla que la carne no se seque durante la cocción y, si es necesario, agrega el caldo casero para reponer los jugos. Retira el papel 5 minutos antes de sacar del horno.

  • Paso 7

    Deja reposar al menos una hora el lomo, antes de cortarlo. Pasado ese tiempo, retira los hilos y córtalo en porciones de 1,5 cm, aproximadamente.

  • Paso 8

    Sirve el lomo decorado con ramas de romero fresco u otra hierba aromática y rodajas de pomelo rosado.

Consejos para una Navidad Saludable II

Es necesario seguir unas pautas para que seamos capaces de mantener nuestro bienestar y peso en estos días. Para ello vamos a tener en cuenta las siguientes pautas:

 navidad

1.-Equilibrio

Mantener las 8 reglas iniciales de Metabolic Balance (sin excepción).

2.-Controla

Controlarse en los compromisos previos. No se trata de evitarlos, sino de comer moderadamente y optar por platos ligeros

3.- Orden. No te saltes comidas

Las prácticas compensatorias no son aconsejables. Es mejor hacer una cena ligerita, con un pescado blanco y un poco de verdura al vapor por ejemplo, que no comer nada.

4.-Planifica

Tener claro lo que vamos a poner en cada comida nos va a evitar cocinar más cantidad de alimento que la que se va a comer. Esto evitará almacenar en el frigorífico la comida sobrante de esos días

5.-Combina

Si vamos a cocinar un plato más calórico de segundo, es conveniente elegir entrantes más ligeros

6.-Contente

No repetir y no pasarse con las cantidades. En caso de que el primero sea un pica-pica, tomar una única porción de cada plato.

7.-Compra los dulces poco a poco

Para evitar la tentación de comer estos dulces, lo mejor es comprar una pequeña cantidad para evitar tenerlo en casa durante mucho tiempo.

8.-Hidrátate

No se trata de no beber alcohol pero preferiblemente de baja graduación alcohólica como vino o cerveza, y no te olvides del agua.

9.-Ejercítate. No te aburgueses

No obstante, las Navidades no tienen que servir de excusa para quedarte en casa. Abrígate y sal a hacer algo de ejercicio.

10.-Calma

No olvides que son días para disfrutar y reunirte con amigos y familiares. Por lo que si un día tenemos un exceso, no pasa nada, siempre y cuando ese exceso no se convierta en una rutina.

 

Consejos para una Navidad Saludable I

La Navidad es una época complicada para mantener nuestro peso ideal. Los eventos se multiplican y es muy difícil no caer en la tentación. Quizá ya hemos tenido que enfrentarnos a cenas de amigos y empresa, pero lo más duro llega ahora, a partir de Nochebuena, cuando los turrones se multiplican, el picoteo campa a sus anchas y los manjares nos miran con deseo desde cualquier rincón. Lograr mantener nuestro peso entre tanto exceso es difícil, pero hay diversas precauciones que podemos tomar para no acabar con los logros que tanto nos ha costado conseguir a lo largo del año, sin la necesidad de renunciar a los principales banquetes.

 

  1. Empieza el día haciendo ejercicio

Hacer ejercicio nada más levantarnos no sólo nos ayuda a reducir el sedentarismo. Además, según un estudio publicado el en la revista Medicine & Science in Sports & Exercisereduce nuestro apetito el resto del día. Los investigadores de la Brigham Young University aseguran que basta con 45 minutos de ejercicio matutino para que nuestra inclinación por la comida disminuya.

 

  1. Pésate una vez a la semana

Uno de los problemas de la Navidad es que solemos descontrolarnos, pasando por alto nuestros hábitos alimenticios, y renunciamos a saber cuánto peso estamos ganando (hasta después de Reyes, cuando llegan las lamentaciones). Lo mejor para evitarlo es pesarse una vez por semana, con el objetivo de asegurarnos de que nuestro peso no se está desmadrando.

 

  1. No piques entre horas

Dentro del descontrol de las comidas en Navidad, hay que mantener un cierto orden llevando a cabo 3 ingestas diarias y saber decir que no a ciertas tentaciones. Si quieres comer sin remordimiento los días clave, lo mejor es evitar el picoteo entre comidas. En definitiva, mejor guarda fuerzas para las comidas realmente importantes.

 

  1. Apuesta por las verduras y los platos al horno

Aunque ser el anfitrión de una cena o comida de Navidad es una gran responsabilidad, tiene una parte positiva, y es que puedes escoger el menú. No todos los banquetes navideños tienen que ser hipercalóricos. De hecho, algunos de los platos españoles más tradicionales de estas fiestas son a base de verduras, como la lombarda o las alcachofas. De segundo, lo ideal es realizar un plato al horno, perfecto para dar de comer a un grupo grande de gente. Como entrantes, es mejor preparar unos buenos pinchos o canapés y una crema que atiborrar a nuestra familia con embutido y langostinos gigantes recién descongelados. Lo importante, en cualquier caso, es deshacerse de la mentalidad poco racional, pero muy española, de que las comidas de Navidad tienen que ser a la fuerza súper abundantes. A veces parece que si no sobra mucho es que no se ha preparado un convite en condiciones. Y esto es precisamente lo que se debe evitar, no sólo para no engordar, sino para cuidar nuestra salud y la de nuestra familia.

 

  1. Evita ir al banquete en ayunas

Una de las prácticas más habituales de las personas que tratan de no ganar peso durante la Navidad consiste en “reservar hambre” para las cenas, comiendo lo mínimo el resto del día. No es una buena idea. Si llegas a la cena de Nochebuena con un hambre espantoso lo más probable es que acabes comiendo mucho más de lo que deberías. Recuerda: es muy fácil perder el control frente a una mesa repleta de manjares.

 

  1. Sé selectivo

El principal problema de las comidas navideñas es que, además de ser excesivas en todos los sentidos, son tremendamente variadas. Es muy probable que tengas que enfrentarte a todo tipo de entrantes, dos o tres platos y varios postres. Y una cosa está clara: si te lo comes absolutamente todo vas engordar sí o sí. Por ello es mejor plantearse antes de empezar cuál va a ser el menú y seleccionar cuidadosamente qué no queremos perdernos. Una vez pensado esto, lo mejor es centrarse en el plato principal que más nos gusta, tomando menos del resto y siendo muy cuidadosos con los entrantes y los postres, que son las partes de las comidas más peligrosas y que, generalmente, tienen más calorías. Respecto a los dulces navideños, lo mejor es evitarlos por completo.

 

  1. Cuida lo que bebes

La bebida es uno de los grandes peligros de estas fiestas. Ni que decir tiene que el alcohol es la mayor fuente de calorías, pero también son peligrosos los refrescos, cuyo consumo se dispara en navidades. Evitar el consumo de alcohol por completo es difícil, pero si no quieres engordar lo mejor es que tengas cuidado. Procura tener siempre un vaso con agua y así poder ir combinando a lo largo de la velada, con bebidas alcohólicas de baja-media graduación como la cerveza o el vino.

 

  1.  Come despacio

No es ningún secreto: comer rápido, además de ser poco saludable, nos lleva a comer más. En las cenas y comidas navideñas se suele comer especialmente rápido, pues hay mucha comida, y los platos se suceden muy rápidamente. Concentrarse en comer despacio es la mejor manera de controlar lo que comemos y evitar los empachos.

 

  1.  Compensa los excesos

No es necesario renunciar a las grandes comidas navideñas para mantener nuestro peso, pero es necesario compensar estas con una dieta ajustada en los días sin eventos. Lo ideal es apostar por las verduras, las ensaladas y la carne y el pescado a la plancha. Si eres estricto en este sentido, aunque abras la mano en las grandes comidas, no sólo mantendrás tu peso, quizás incluso logres perder unos kilos.

feliz navidad

 

 ¡¡FELIZ NAVIDAD BALANCERS!!

Mejora tu sistema inmune con estos 7 superalimentos

Mejora tu sistema inmune con estos 7 superalimentos. Estos alimentos son geniales para el sistema inmune. Si los incorporas de forma regular a tu dieta, podrían funcionar bien para prevenir catarros y gripes. ¿Pero qué son los superalimentos? Son alimentos que tienen unas cantidades de vitaminas, minerales y antioxidantes particularmente altas. Por la densidad de sus nutrientes son muy beneficiosos para salud.

  1. Ajo

El ajo no sólo añade un toque de sabor extra a tu dieta, sino que es uno de los mejores alimentos para fortalecer el sistema inmune. Algunos estudios han demostrado que el consumo regular de ajo tiene beneficios en la presión sanguínea y en los niveles altos de colesterol. Además el ajo está lleno de antioxidantes, que fortalecen las defensas naturales del cuerpo.

dientes-de-ajo

  1. Jengibre

Esta especia aromática es clave en la cocina asiática: se usa para especiar bebidas, tés y sopas. El jengibre reduce la inflamación, alivia el dolor, reduce las náuseas y estimula el metabolismo, así que ayuda a perder peso . También puedes añadirlo a un smoothie verde para darle un toque picante. Además, tomar jengibre ayuda contra el mal alimento.

jengibre

  1. Bayas de Goji

En la actualidad las bayas de Goji secas se consideran un auténtico superalimento. Un puñado de ellas contiene sólo 100 calorías y están llenas de vitamina C. También son ricas en vitaminas del grupo B, ácidos grasos esenciales, aminoácidos, minerales y oligoelementos. Prueba a añadirlas a tu smoothie del desayuno o adereza tu muesli con ellas.

bayasgoji

  1. Semillas de chía

Estas semillas son originarias de México, donde los mayas y los aztecas los usaban de forma habitual. A día de hoy han llegado también a nuestra cocina. Hay montones de razones para tomar semillas de chía: son ricas en ácidos grasos omega 3  y aportan el doble de proteína vegetal que otras semillas. Además están llenas de antioxidantes y fibra soluble. Si las pone en líquido, las semillas de chía pueden aumentar su tamaño casi 10 veces en cuestión de minutos, por eso se suelen usar para hacer pudines. También están buenas si las usar para aderezar tus ensaladas o tus yogures.

semillas de chia

 

  1. Matcha

Este polvo de té verde tiene unas 20 veces más antioxidantes que la granada. Por eso al matcha se le considera el mayor superalimento. Como sustitutivo del café, te da un impulso de energía natural para todo el día. Tiene un alto contenido en agentes antiradicales libres, vitaminas, minerales y oligoelementos. La forma más popular de servirlo es en matcha latte. Pero este polvo también es genial para hornear y aporta un increíble color vibrante. Cuando compres matcha en polvo, asegúrate de que no tiene azúcar ni aditivos. Por supuesto, si es orgánico la calidad será mayor. La mejor forma de conservarlos es empaquetado en la nevera.

matcha polvo

  1. Kale

Esta verdura típica del invierno es un ingrediente habitual en los platos con superalimentos. Es rica en antioxidantes y fortalece el sistema inmune, mejora el aspecto de la piel y ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer o la arteriosclerosis. Puedes añadirla cruda a la ensalada, preparar un aperitivo saludable o  mezclarlo con manzana, aguacate y jengibre para hacer un batido.

kale

  1. Arándanos

Otro superalimento son los arándanos. Esta baya azul oscura es un producto de temporada, pero lo puedes congelar y disfrutarlo en cualquier época del año, sobre todo cuando hace frío. Quedan genial en smoothies, en avena horneada o como postre después de una comida. Como son una bomba de vitaminas y de antiinflamatorios, los arándanos son muy buenos para prevenir enfermedades. Su vibrante color viene de los flavonoides que contienen.

arándanos

MB Cooking: Sopa de tofu con repollo

tofu

Ingredientes

  • Tofu
  • Repollo
  • Pimiento rojo
  • Cebolleta picada
  • Caldo de verdura
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Cebollino
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)

Elaboración

Cortar a dados el tofu. Cortar el repollo y el pimiento rojo en tiras finas. Cocinar la cebolleta y el tofu en una olla. Añadir las tiras de repollo, pochar un poco y añadir el caldo de verduras. Cocinar unos 10 minutos aproximadamente a fuego lento.

Añadir las tiras de pimiento rojo y cocer 5 minutos más. Aderezar con sal y pimienta y espolvorear con cebollino picado.

 PARA VER MÁS RECETAS PINCHE AQUÍ

11 Formas de revertir la diabetes tipo 2

Si te han diagnosticado diabetes tipo 2 o te han comunicado que estás en riesgo, aquí te presentamos 11 formas de empezar a revertir los efectos de inmediato.

La diabetes tipo 2 está alcanzando cifras epidémicas. Existen 3.9 millones de personas en el mundo que viven con diabetes – el 90% de los casos se trata de diabetes tipo 2.  Además, las estadísticas  informan que 1 de cada 3 adultos del Reino Unido tiene prediabetes.

Es completamente posible tanto prevenir como invertir la diabetes tipo 2. Desafortunadamente, muchos de los consejos que se dan son, en mi opinión, inútiles y equivocados. La mayoría de la gente piensa en ello como un problema de azúcar en la sangre, pero este es el efecto final en lugar de la causa.

 

¿QUÉ ES EL TIPO 2 DIABETES?

La diabetes tipo 2 es una condición que se caracteriza por niveles de azúcar en la sangre crónicamente elevados. Sin embargo, la causa principal, así como el conductor de esta condición es algo llamado resistencia a la insulina. Cuando se consumen ciertos alimentos, en particular los carbohidratos refinados, se convierten en azúcar dentro del cuerpo. La manera que el cuerpo tiene de reaccionar es produciendo una hormona llamada insulina. La insulina mueve el azúcar dentro de sus células para que pueda usarse como energía. Suena bien, ¿verdad?

Bueno, sí y no. Cuando el organismo trabaja eficientemente, este es un sistema fantástico que ayuda al cuerpo a funcionar bien. Pero cuando estamos ante un caso de diabetes tipo 2, prediabetes u obesidad abdominal significativa, ese sistema no funciona tan bien.

Consumir demasiados hidratos de carbono refinados eleva los niveles de insulina durante largos períodos de tiempo y sus células comienzan a volverse resistentes a los efectos de la insulina. Lo podríamos comparar con el alcohol. Cuando empiezas a beber, con una sola copa de vino podemos sentir mareo. Una vez que el cuerpo se acostumbra al alcohol, necesita más y más alcohol para lograr el mismo efecto. Esto es lo que sucede en la diabetes. Necesita más y más insulina para lograr el mismo efecto. El problema es que demasiada insulina es un problema para el cuerpo.

 

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS DE TENER ALTOS NIVELES DE INSULINA?

  • Provoca retención de agua y sal, derivando en un aumento de la presión arterial. Así, aumenta el riesgo de aterosclerosis, pudiendo conducir a ataques al corazón.
  • Un aumento de los niveles de insulina aumenta la VLDL (lipoproteína de muy baja densidad), un tipo de grasa en la sangre y una de las formas del colesterol “malo”.
  • Puede conducir al crecimiento de ciertas células cancerígenas.
  • En las mujeres, puede causar que los ovarios produzcan más testosterona, asociándose con el síndrome de ovario poliquístico.
  • Aumenta significativamente el riesgo de contraer diabetes tipo 2

La única manera de revertir eficazmente la diabetes tipo 2 (o incluso la pre-diabetes) es tratar la causa subyacente – Resistencia a la insulina. Tratar de abordar los niveles de azúcar en la sangre (con medicamentos) sin abordar los niveles de insulina es tratar los síntomas, no tratar la causa de raíz. Es similar a usar un cubo para eliminar el agua de un fregadero que desborda en lugar de cerrar el grifo.

Lo más importante es dejar de añadir combustible al fuego. Si la resistencia a la insulina está impulsando la condición, primero es necesario dejar de consumir alimentos que aumentan la producción de insulina. En segundo lugar, hacer algunos cambios de estilo de vida para a recuperar la sensibilidad a la insulina de nuevo.

 

POR LO TANTO, ¿QUÉ ALIMENTOS AUMENTAN LA PRODUCCIÓN DE INSULINA?

Todos los carbohidratos – en algún grado – aumentan los niveles de insulina en la sangre. Por ello, a veces la diabetes tipo 2 es considerada una forma de “intolerancia a los carbohidratos”. La proteína también eleva estos niveles, pero en un grado mucho menor. El único macronutriente que mantiene los niveles de insulina y, por lo tanto, su nivel de azúcar en la sangre estable es ¡la grasa! Por lo tanto, si tratamos de reducir los niveles de insulina, es necesario reducir la cantidad de ciertos carbohidratos y reemplazarlos en su lugar por grasas naturales y saludables.

¿Qué significa esto a la hora de elegir los alimentos?

Cuando hablamos de grasa natural sana, nos referimos a frutos secos y semillas, aguacates, grasas omega 3 (presentes en almendras, semillas de lino y peces de agua fría, como salmón salvaje, arenque, caballa y atún), aceite de oliva virgen extra y huevos enteros.

Al referirnos a la reducción de ciertos carbohidratos, se trata principalmente de reducir la ingesta de carbohidratos refinados como la pasta, el arroz y el pan. Las verduras no almidonadas (como brócoli, repollo y coliflor) están bien y se pueden comer en abundancia. La Las frutas contienen muchos carbohidratos, las que contienen menos cantidad son la sandía, las bayas, el melocotón y las moras.

Sin embargo, si ya existe un diagnóstico de diabetes tipo 2, un alto riesgo o una obesidad abdominal significativa, aquí presentamos 11 formas de comenzar a revertir los efectos de inmediato:

  1. Evitar TODOS los carbohidratos refinados como pastas, arroz o pan (incluso el pan integral aumenta la insulina).
  2. Evitar los azúcares añadidos. Si el cuerpo ya está en un estado en el que no puede procesar los carbohidratos y azúcares correctamente, se han de tomar medidas para eliminar completamente todos los azúcares, al menos por un tiempo.
  3. Evitar todas las bebidas dulces. Elegir agua, té o café.
  4. No temer a la hora de consumir alimentos de buena calidad, saludables, con grasa natural como aguacates, aceitunas, almendras, etc. Estos alimentos no hacen que aumentemos de peso. Un estudio publicado en 2003 mostró que las personas que suplementaron su dieta con almendras perdieron más peso que las que suplementaron con los llamados “carbohidratos saludables y complejos”
  5. No perder energía contando calorías. Concentrarse en la calidad de los alimentos.
  6. ALIMENTAR A LAS BACTERIAS DEL INTESTINO. Hay trillones de bichos que viven en su intestino – su salud es fundamental para determinar la salud de estos. Muchos estudios muestran relación entre lo microbiota intestinal y la diabetes tipo 2. Comience a mejorar la salud de su intestino comiendo cinco porciones de verduras al día. La fibra no digerible en las verduras es el alimento preferido de las bacterias.
  7. Dedicar a la cocina el tiempo necesario.
  8. Elaborar snacks saludables con alto contenido en grasa, como aceitunas, nueces o hummus. Los snacks ricos en carbohidratos refinados como galletas, ocasionan un gran pico de insulina en la sangre, produciendo sensación de hambre poco después. Las grasas, sin embargo, le mantendrá más lleno durante más tiempo.
  9. Incluir proteína de alta calidad y grasa con cada comida. Esto ayuda a estabilizar los azúcares en la sangre y promueve la saciedad y la plenitud.
  10. Comer siempre sentado en la mesa. Comer en el sofá mientras se ve la televisión alienta una forma de comer sin sentido – esto puede llevar a comer cantidades más altas de lo normal. Si se sienta en una mesa y se concentra en lo que está comiendo, es más probable que disfrute de su comida, se sienta satisfecho al final de su comida e ingiera menos.
  11. Considerar una forma de ayuno regular, como el ayuno intermitente o la alimentación con restricción de tiempo (TRF). TRF significa ingerir las calorías durante una ventana específica del día, y elegir no comer durante el resto del día. Es una gran manera de reducir los niveles de insulina en su cuerpo y ayudar a deshacer los efectos de los niveles crónicamente elevados.

En Metabolic Balance ofrecemos a nuestros pacientes la atención personalizada de médicos y nutricionistas durante todo el tratamiento. Desde el primer momento en que el paciente acude a consulta por primera vez, nuestro equipo le proporciona toda la información necesaria, apoyo y asesoramiento que pueda requerir acerca de Metabolic Balance®, en qué consiste el plan alimentario y cómo está estructurado.

La falta de nutrientes en nuestro organismo por una mala alimentación o el exceso de otros no tan recomendados se traducen en problemas de salud, siendo la alimentación el mejor tratamiento.

¿Necesitas un cambio? Ven a conocernos en una 1ª consulta gratuita y descubre los beneficios de Metabolic Balance®.

Los interesados pueden contactar con nosotros a través del correo electrónico: info@metabolic-balance.es o llamando al teléfono gratuito 900801776.