Pero, ¿puedo beber alcohol?

Como bien es sabido por toda la población, el alcohol NO es sano.

Si, ni una copa de vino tinto porque lleve antioxidantes, ni una cerveza porque es diurética, ni que decir tiene una copa de ginebra. Por mucho que nos cueste asumirlo, nos perjudica más de lo que nos beneficia.

Sin entrar en todas las enfermedades que puede ocasionar el consumo de alcohol, desde cáncer, patologías hepáticas o enfermedades intestinales crónica; debemos pararnos a pensar que el simple hecho de tomar una copa de una bebida alcohólica, irrita nuestras mucosas, produciendo un aumento de la inflamación del sistema digestivo y daño pancreático. Eso sí, si nos centramos en patologías como las citadas anteriormente, nos sobran cientos de motivos para rechazar el consumo de estas bebidas.

Desde siempre hemos tenido claro que el consumo de drogas es malo, pero el consumo de alcohol ha quedado protegido por ciertos profesionales sanitarios que se centraban en el contenido de antioxidantes del vino, por ejemplo. Es cierto que los antioxidantes son geniales para nuestro organismo, pero si queremos aumentar su consumo, comamos uvas, col, brócoli, cítricos o muchos otros alimentos que disminuirán la oxidación de nuestras células.

Si para más inri nos encontramos ante una situación de pérdida de peso, el alcohol nos aporta calorías vacías (y no pocas, precisamente), es decir, no contienen ningún nutriente que nuestro organismo pueda aprovechar, además, deshidrata nuestras células debido al sistema de ósmosis producido.

Para terminar, no nos podemos despedir sin antes comentar esas bebidas carbonatadas que ocupan los vasos de muchas personas en todas las comidas, ¡los refrescos! Pues bien, si poco beneficio tiene para nosotros el alcohol, menos beneficio aún podemos sacar de estos refrescos. Son bebidas altas en azúcar, ni zero, ni light, son bebidas que inducen a la diabetes aunque no tengan ni un gramo de azúcar, aunque estén endulzadas con edulcorantes. Estos últimos, además de tener el mismo efecto que el azúcar, son productos totalmente artificiales.

Así, si tenemos que elegir una bebida, apostaremos siempre por el AGUA (del tiempo, fría, embotellada, del grifo, con gas, de mineralización débil o de mineralización muy débil), pero agua.

Metabolic Balance, ¡Decídete!

¿Te vence el hambre, no pierdes peso y te preguntas constantemente si tus esfuerzos merecen la pena para el resultado obtenido? Estos problemas son comunes en personas que están a dieta  pero no siguen  un plan de alimentación personalizado elaborado para un perfil en concreto y basado en estudios científicos. La solución no está en pasar hambre o largas horas de gimnasio. La solución es averiguar lo que nuestro organismo necesita y encontrar el apoyo adecuado.

Hasta que no descubras el motivo por el que empezar a cambiar de hábitos, el viaje va a ser difícil. Has de enfrentarlo teniendo en cuenta que para ti la comida es mucho más reconfortante que la auto-tortura de la dieta y el ejercicio. Por lo tanto, deja a un lado las pruebas de una y otra dieta y consigue un enfoque equilibrado y científico que te llevará a saber lo que tu cuerpo realmente necesita para perder peso sin torturarte.

Tu edad, problemas de salud, enfermedades, gustos y aversiones por los diferentes alimentos, composición corporal y parámetros sanguíneos pueden diferir mucho de una persona a otra. Todas estas diferencias se tienen en cuenta en Metabolic Balance, un programa de alimentación a la vanguardia líder en la realización de planes médico-nutricionales personalizados.

La “clave de tu éxito” ¿Cómo funciona?

Metabolic Balance no es su programa de dieta estándar. Es un plan nutricional personalizado que establece los parámetros correctos necesarios para una función metabólica y hormonal adecuada.

Con Metabolic Balance descubre de primera mano cómo un metabolismo equilibrado reduce el hambre, gestiona tu peso, lo mantiene de forma permanente y ¡te hace sentir bien! Así que contacta con nosotros llamando al teléfono gratuito 900.801.776 y ¡da el primer paso para cumplir con sus objetivos de pérdida de peso y rejuvenecer su salud y su vida!

Metabolic Balance, ¡Decídete!

Los aditivos alimentarios – un precursor de alergias e intolerancias alimentarias

Las intolerancias alimentarias y alergias a sustancias específicas pueden causar, entre otros síntomas, dolores de cabeza, flatulencia, diarrea, erupciones en la piel y problemas respiratorios.

Durante los últimos 20 años, ha habido un aumento dramático en el número de personas que sufren de alergias e intolerancias alimentarias. Según los expertos, este aumento se debe a factores como la contaminación ambiental, los hábitos alimenticios y la falta de aire puro.

Hoy en día, las alergias e intolerancias alimentarias son conocidas como intolerancias. Pero lo cierto es que son enfermedades muy diferentes.

En el caso de las alergias, el sistema inmunológico se ve afectado y reacciona ante un invasor supuestamente perjudicial, una proteína extraña para nuestro organismo. Para luchar contra las proteínas nocivas, el sistema inmune produce anticuerpos llamados inmunoglobulinas, que combina a la perfección con el alérgeno. Las personas afectadas con alergias van a reaccionar cada vez que consuman el alérgeno, independientemente de la cantidad del mismo. Estas alergias pueden manifestarse con síntomas cutáneos o respiratorios entre otros.

Por el contrario, las intolerancias alimentarias no se deben a que el organismo produzca anticuerpos, el sistema inmunológico no se ve implicado, ocurriendo solo a nivel del tracto digestivo y produciendo síntomas como vómitos, diarrea, hinchazón o digestiones pesadas. La mayoría de las intolerancias son conocidas como “intolerancias enzimáticas”, ya que el paciente tiene un defecto enzimático o deficiencia de la enzima y no puede descomponer o absorber algunos componentes de los alimentos suficientemente.

El colon desempeña un papel clave en las alergias e intolerancias alimentarias, pero lo sometemos a continuos cambios y a momentos de estrés por la alimentación y los cambios de hábitos.

Los aditivos alimentarios también actúan como activadores de pseudoalergias. Los síntomas de una pseudoalergia en una persona afectada son los mismos de una alergia – la diferencia es que las pseudoalergias no están moduladas por IgE, anticuerpos específicos de la alergia, por lo tantos no encontramos esta inmunoglobulina E en la sangre de las personas afectadas. Las pseudoalergias también pueden ser causadas por ingredientes naturales como los salicilatos, producidos en frutas como las bayas, las naranjas, las fresas y las uvas. Existe otro grupo llamado aminas biógenas que también causan pseudoalergias. Los alimentos ricos en aminas biógenas son el chucrut, salami, atún, queso curado, los plátanos, el vino tinto y el chocolate.

Cuando se trata de reducir las alergias e intolerancias alimentarias, el lema de muchos alergólogos es “Volver a lo natural”. Por ello, a la hora de hacer la compra, es mejor decantarse por aquellos alimentos frescos, naturales, mínimamente procesados ​​y en gran parte libre de aditivos. Esto puede reducir los síntomas de muchas alergias e intolerancias alimentarias.

POST-NAVIDAD: REGULA TU ORGANISMO TRAS LOS EXCESOS DE FORMA SALUDABLE

Tras las navidades, en las que han destacado los excesos, queremos poner nuestro organismo en regla y conducirlo a la rutina. Pero tras las muchas comidas fuera de casa, helados, encuentros familiares y con amigos, bebidas alcohólicas, picoteo, etc., no es tarea fácil volver a la normalidad. Todos los excesos tomados durante estos meses nos pasan factura, además de en el aumento del peso corporal, en el aumento de la prevalencia de las todas las enfermedades relacionadas con la obesidad y el sobrepeso.

Lo esencial está en mantener los hábitos alimenticios independientemente de nuestra jornada  laboral, o si nos encontramos o no de vacaciones. Un mínimo mantenimiento de estos hábitos es necesario para que los excesos consumidos no se acumulen en forma de grasa.

Es ilógico empeñarnos en obligar al organismo a perder esos kilos de más de un día para otro, por eso tenemos que prestar mucha atención y no caer en la trampa de hacer ninguna dieta milagro que existen ahora en el mercado, en las que para bajar de peso hacen que el organismo pierda agua, observándose de esta manera un pronto resultado, pero este agua volverá a reponerse, ya que es esencial para nuestras funciones vitales.

En Metabolic Balance tenemos la solución a tu medida, se trata de un plan médico-nutricional elaborado a partir de una analítica sanguínea específica y la historia clínica de cada paciente. Con estos datos, nuestro equipo de profesionales, con sede en Alemania, elabora un plan de alimentación totalmente personalizado e individual.

Con Metabolic Balance experimentarás una regulación hormona completa, ya que cada organismo consume los alimentos que mejor metaboliza. Con esta regulación hormonal se consiguen controlar diferentes patologías como alteraciones del tiroides, ovarios poliquísticos, establecimiento de un peso saludable, hipertensión arterial, digestiones pesadas, colon irritable,  enfermedad de Crohn o alteraciones de la piel entre muchas otras.

En Metabolic Balance primamos la salud del paciente utilizando la máxima tecnología de vanguardia en laboratorio para el estudio de cada persona de forma individualizada. Este factor es crucial a la hora de realizar un plan de alimentación. Cada organismo es diferente y necesita unas recomendaciones nutricionales específicas.

Existen muchas maneras de perder peso, pero es fundamental hacerlo de una forma saludable para que el organismo no sufra.

Desde el primer momento que el paciente visita nuestras consultas, el asesoramiento y acompañamiento de nuestros especialistas está asegurado a lo largo de todo el tratamiento.

Suplementación de micronutrientes, ¿sí o no?

De acuerdo con la teoría dietética moderna, los nutrientes que consumimos todos los días para mantener nuestro organismo en forma y saludable se subdividen en dos componentes principales: macronutrientes y micronutrientes.

Los macronutrientes incluyen carbohidratos, grasas y proteínas, que se consumen en cantidades relativamente grandes a través de los diferentes alimentos y son importantes para la producción de energía y como elementos estructurales para nuestros cuerpos. Sin embargo, para asegurar que nuestras células funcionan correctamente y que las diversas funciones corporales se cumplan con normalidad, también necesitamos micronutrientes. A pesar de que estos no actúan como una fuente directa de energía y están presentes en el cuerpo sólo en cantidades muy pequeñas, son sin embargo un componente vital de nuestra dieta. Una deficiencia de micronutrientes o una ingesta desequilibrada favorecen el desarrollo de enfermedades crónicas y aceleran los procesos de envejecimiento. Dado que nuestro organismo solo es capaz de almacenar muy pocas cantidades de estas sustancias, un suministro inadecuado resulta relativamente rápido en síntomas de deficiencias. Estos resultados pueden ocasionar muchos trastornos metabólicos que aumentan el riesgo individual de desarrollar enfermedad.

La falta de macronutrientes se hace evidente muy rápidamente, por ejemplo porque nos sentimos hambrientos o fatigados. Por el contrario, una deficiencia de micronutrientes inicialmente pasa prácticamente desapercibida y no es hasta que los síntomas de la deficiencia se han vuelto serios cuando observamos los primeros síntomas: nerviosismo, irritabilidad, mala cicatrización de heridas, calambres en las piernas o dolores de cabeza. Nuestro organismo apenas puede producir ninguno de los micronutrientes, por lo que deben ser suministrados a través de la alimentación.

Suplementos alimenticios, ¿útiles o dañinos?

Esta es una cuestión que ha causado controversia entre los expertos en nutrición durante muchas décadas y ha separado a los defensores y opositores en dos campos, en particular porque los estudios han aportado pruebas tanto en apoyo como en contra de los complementos alimenticios.
Una de las principales razones de esto es que los estudios clínicos aleatorios han demostrado que, por ejemplo, el beta-caroteno, la vitamina E, e incluso el oligoelemento selenio no proporcionan protección contra el cáncer pero pueden, en ciertas circunstancias, incluso aumentar el riesgo de enfermedad.
Desafortunadamente, la mayoría de estos estudios se han centrado sólo en un micronutriente individuales en aislamiento. El hecho, sin embargo, es que los efectos de los micronutrientes a menudo se mejoran cuando están presentes en combinación con otros micronutrientes.
Para llevar a cabo su función metabólica, las vitaminas E y A requieren la presencia de vitamina C; Las diferentes vitaminas B apoyan otras acciones y son activadas por el zinc; el ácido fólico requiere vitaminas B12 y C para tener un efecto óptimo; los ácidos grasos omega 3 necesitan vitaminas para protegerlos contra la oxidación; mientras que el selenio mejora el efecto Q10, por nombrar sólo algunos ejemplos.

Por lo tanto, los complementos alimenticios no deben ser condenados. En caso de enfermedad o una deficiencia genuina son a menudo una necesidad. Por lo tanto, si es de valor o no consumir este tipo de preparación es crucialmente dependiente del estado nutricional y estado de salud de cada individuo.

Silvia Bürkle

Asesora Médico para el Balance Metabólico

Bibliografía:

  1. Sources: Referenzwerte für die Nährstoffzufuhr, published by Umschau Braus, Frankfurt/M., 2000.
    2.    NVS II: http://www.bmelv.de/cae/servlet/conteblob/378664/
    publicationFile/25918/NVS_Ergebnisbericht-Teil2.pdf
    3.    Helzlsouer, K. J., et al., Association between alpha-tocopherol, gamma-tocopherol, selenium, and subsequent prostate cancer, J Natl Cancer Inst. 92 (2000) 2018-2023.
    4.    Gey, K. F., Cardiovascular disease and vitamins. Concurrent correction of “suboptimal” plasma antioxidant levels may, as important part of “optimal” nutrition, help to prevent early stages of cardiovascular disease and cancer, respectively, Bibl Nutr Dieta. (1995) 75-91.
    5.    Seshadri, S., et al., Plasma homocysteine as a risk factor for dementia and Alzheimer´s disease, N Engl J Med. 346 (2002) 476-483.
    6.    Vollbracht C, Schneider B, Leendert V, Weiss G, Auerbach L, Beuth J. Intravenous vitamin C administration improves quality of life in breast cancer patients during chemo-/radiotherapy and aftercare: results of a retrospective, multicentre, epidemiological cohort study in Germany. in vivo 2011; 25: 983-990

*Imagen de http://elfarmaceutico.es/

Pautas para Navidad

Damos la bienvenida a las fechas más anheladas del año para algunos y a su vez las más temidas para otros, La Navidad.

Es necesario seguir unas pautas para que seamos capaces de mantener nuestro bienestar y peso en estos días. Para ello vamos a tener en cuenta las siguientes pautas:

1.-Equilibrio

Mantener las 8 reglas iniciales de Metabolic Balance (sin excepción).

2.-Controla

Controlarse en los compromisos previos. No se trata de evitarlos, sino de comer moderadamente y optar por platos ligeros

3.- Orden. No te saltes comidas

Las prácticas compensatorias no son aconsejables. Es mejor hacer una cena ligerita, con un pescado blanco y un poco de verdura al vapor por ejemplo, que no comer nada.

4.-Planifica

Tener claro lo que vamos a poner en cada comida nos va a evitar cocinar más cantidad de alimento que la que se va a comer. Esto evitará almacenar en el frigorífico la comida sobrante de esos días

5.-Combina

Si vamos a cocinar un plato más calórico de segundo, es conveniente elegir entrantes más ligeros

6.-Contente

No repetir y no pasarse con las cantidades. En caso de que el primero sea un pica-pica, tomar una única porción de cada plato.

7.-Compra los dulces poco a poco

Para evitar la tentación de comer estos dulces, lo mejor es comprar una pequeña cantidad para evitar tenerlo en casa durante mucho tiempo.

8.-Hidrátate

No se trata de no beber alcohol pero preferiblemente de baja graduación alcohólica como vino o cerveza, y no te olvides del agua.

9.-Ejercítate. No te aburgueses

No obstante, las Navidades no tienen que servir de excusa para quedarte en casa. Abrígate y sal a hacer algo de ejercicio.

10.-Calma

No olvides que son días para disfrutar y reunirte con amigos y familiares. Por lo que si un día tenemos un exceso, no pasa nada, siempre y cuando ese exceso no se convierta en una rutina.

 

Y, sobre todo, ¡DISFRUTA!

¡Felices Fiestas a todos de parte de todo el Equipo de Metabolic Balance España!

 

Grasas saludables. ¿Dónde encontrarlas?

Existen tres tipos de grasas alimentarias,  saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Las grasas poliinsaturadas son aquellas grasas que se denominan esenciales debido a que nuestro organismo no es capaz de sintetizarlas por sí mismo, es decir, necesitamos incorporarlas a través de la alimentación. Estas grasas son las que conocemos como omega-3 y omega-6.

Sin embargo, nuestro organismo es capaz de obtener las grasas saturadas sintetizándolas por sí mismo.

No obstante, una alimentación equilibrada requiere también de un aporte de grasa diario correspondiente a 1/3 de grasas saturadas, 1/3 grasas monoinsaturadas y 1/3 grasas poliinsaturadas, además de proteínas y carbohidratos.

Hoy en día hay alimentos como la leche o las margarinas que están enriquecidos con omega-3 u omega-6. Sin embargo, existen muchos alimentos que presentan estas grasas de forma natural en su composición sin necesidad de conseguirla a través de otros enriquecidos.

Alimentos ricos en ω-3

  • Pescados azules (salmón, caballa, emperador, sardinas, anchoas)
  • Aceite de pescado, hígado de pescado
  • Aceites vegetales (lino, cáñamo, nuez, soja, avellana)
  • Semillas (chia, lino, salvia)
  • Frutos secos (nueces, pistachos, almendras)
  • Verduras (aguacate, brócoli, espinaca, coles)
  • Granos de soja

Alimentos ricos en  ω-6

  • Semillas: girasol, calabaza
  • Frutos secos: nueces, avellanas, anacardos, almendras
  • Aceites vegetales: Aceite de girasol, maíz, soja, onagra…
  • Aguacate
  • Huevos

Si quieres saber más sobre los beneficios y las funciones de la grasa en nuestro organismo, consulta el artículo: “Grasas: ¿Si o no?”

 

14 Noviembre – Día Mundial de la diabetes

Dieta y diabetes

La dieta de una persona con diabetes tipo 2 debe estar diseñada para mantener los valores de azúcar en sangre y hemoglobina glicosilada con el fin de evitar las complicaciones y enfermedades secundarias que suelen asociarse con la diabetes tipo 2, entre las que destacan los trastornos cardíacos y circulatorios.

Investigaciones recientes han señalado cada vez más la importancia de las proteínas en el control de la diabetes

Cada vez más pacientes están decidiendo – a menudo sin ayuda de expertos – cambiar su alimentación a una dieta hiperproteica. En estos casos, al no estar decidido por un experto, la dieta no se encuentra adaptada a la diabetes y el valor de HbA1c puede presentarse superior al 7%.

Las investigaciones científicas que muestran el efecto secretor de insulina de ciertas proteínas son cada vez más comunes. Es difícil distinguir entre las proteínas que tienen este efecto y el resto de proteínas.  Algunos estudios, en particular aquellos relacionados con proteínas de la leche, han confirmado un efecto sobre el metabolismo de los carbohidratos. Se cree que esto es provocado por el efecto incretina de los péptidos que se producen durante la digestión del ácido láctico.

El efecto de la incretina tiene como resultado que, a niveles de azúcar en la sangre idénticos, la inyección intravenosa de glucosa conduce a una liberación significativamente menor de la insulina que en el caso de una ingesta oral de glucosa. Los hechos han sido confirmados en pruebas con ratas. Las mediciones mostraron que el valor máximo de la concentración de insulina en la sangre de las ratas que habían recibido una ingesta de glucosa oral fue aproximadamente el doble que en el segundo grupo de ensayo, al que se les había inyectado glucosa. La detección de este efecto fue seguida por el descubrimiento de las hormonas que son responsables de ello – incretina y gluco-incretina – que son secretadas por las células del intestino. Esto a su vez permitió el desarrollo de dos nuevas clases de antidiabéticos: los miméticos de incretina (análogos de GLP-1) y los inhibidores de dipeptidil peptidasa-4.

Una vez conocidos estos datos, ¿sigue siendo posible recomendar una reducción de los carbohidratos a favor de las proteínas y (en menor cantidad) de las grasas?

La respuesta hoy sigue siendo “sí”. Muchos estudios han comparado dietas bajas en carbohidratos con dietas convencionales bajas en grasa. La mayoría de estos han demostrado que las dietas ricas en proteínas (carbohidratos bajos) tienen un mejor efecto sobre el azúcar en la sangre y la HbA1c que los regímenes dietéticos bajos en grasa. Un posible efecto negativo de la nutrición rica en proteínas en los riñones se ha investigado en una serie de estudios y fue infundado, excepto en el caso de los pacientes diabéticos ya sufrían problemas renales previamente.

¿Cuáles son las proteínas de calidad?

Recientes estudios observacionales han demostrado que las proteínas vegetales tienen un efecto positivo, mientras que las proteínas animales son neutrales o incluso pueden ser perjudiciales. Además, los investigadores también han encontrado los mismos resultados con respecto a las enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, se debe favorecer el consumo de  legumbres, frutos secos y productos lácteos en lugar de los huevos y la carne.

En general, sigue siendo apropiado restringir la cantidad de carbohidratos consumidos, asegurarse de que son de la calidad correcta y permanecer por debajo de las recomendaciones oficiales. En las conversaciones con los pacientes, el enfoque no debe colocarse en la limitación de los carbohidratos, sino más bien en los beneficios de las proteínas sanas. Junto con el papel crucial de las proteínas vegetales y productos lácteos, también es importante recordar el pescado azul como fuente de ácidos grasos Omega-3. Estos mensajes son fáciles de entender por los pacientes en consulta, por lo que lo llevarán a cabo.

 

Dr. Didier Souveton
Head of the Metabolic Balance medical advisory panel

References:
“Foods that make diabetes easier to live with. Le Figaro.fr Martine Betti-Cusso / Pr Claude Jaffiol 2013.05.22 o l88121e 17/09/2013″

“Tomorrow, a hyperprotein diet for all diabetcs?” Dr. Boris Hansel. Medscape Blog 08/22/16

MB COOKING: Albóndigas vegetarianas

ALBÓNDIGAS VEGETARIANAS

Lo que más nos gusta de nuestras consultas, además de que vayáis consiguiendo vuestros objetivos, es que descubráis nuevos platos y recetas variadas que os ayuden a no caer en la monotonía de comer siempre lo mismo. Por ello, intentamos dar lo mejor de nosotros ayudándoos así con nuevos platos que nos parecen fáciles de elaborar y con muy buen sabor. Hoy os traemos albóndigas vegetarianas.

Ingredientes (usar las cantidades indicadas en cada plan)

  • Patatas
  • Zanahorias
  • Guisantes
  • Pimiento rojo
  • Huevos
  • Harina de centeno integral
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración

Empezaremos por cocer las patatas con piel, la zanahoria y los guisantes en agua con un poco de aceite de oliva. Una vez estén tiernos, pelar las patatas y triturarlas junto con los guisantes y las zanahorias hasta conseguir un puré muy espeso.

Añadir los huevos a la mezcla anterior, si queda demasiado ligera, espesar con harina de centeno integral (mínimo 70% de centeno).

Una vez que hemos conseguido nuestra pasta, comenzaremos a dar forma a las albóndigas, pasándolas por harina de centeno integral posteriormente. Dependiendo de la cantidad de aceite que podamos consumir, las albóndigas se pueden freír en un poco de aceite o hacerlas al horno hasta que estén doraditas.

Sugerencia de presentación

Servir las albóndigas en una fuente con el fondo cubierto de puré de verdura.

¡A disfrutar!

Para ver más recetas pinche aquí.

¡Empiezo en septiembre!

Si sufres de pequeñas alteraciones como cansancio, trastornos del sueño, dolores musculares, digestiones pesadas o alteraciones de la piel, quizás no las hayas relacionado con tu alimentación, pero tienen mucho en común. Y, por supuesto, muchas otras enfermedades como hipertensión, hipercolesterolemia, alteración del tiroides, dolores articulares o trastornos digestivos podrían aliviarse con una alimentación correcta y equilibrada.

Es de recordar que el hecho de consumir alimentos exclusivamente vegetales o el consumo de ensaladas como única opción en todas las comidas no hacen a nuestro organismo más sano. Es importante proporcionarle los alimentos necesarios para su correcto funcionamiento.

Septiembre es un mes de planteamiento de nuevos objetivos y decisiones. Si entre estos propósitos se encuentra el de empezar una alimentación más saludable, ponte en manos de los profesionales de Metabolic Balance y consigue regular tu organismo y disminuir todas las patologías asociadas a la alimentación.
Para ello proponemos un plan de alimentación elaborado por médicos y nutricionistas en el que se hace honor al uso exclusivo de alimentos naturales, rechazando cualquier sustituto de los mismos, batidos o barritas. Cada plan es elaborado a partir de una analítica sanguínea específica, el historial clínico de cada paciente y los gustos y aversiones por los diferentes alimentos.

Con este tipo de alimentación se consigue el equilibrio hormonal necesario para que el organismo cumpla con todas sus funciones. Disminuyendo así los síntomas de las alteraciones que se sufrían.

Este mes es una buena fecha para empezar a cuidar la alimentación, siempre con el acompañamiento de un profesional en el campo de la nutrición. En Metabolic Balance ofrecemos a nuestros pacientes la atención personalizada de médicos y nutricionistas durante todo el tratamiento. Desde el primer momento en que el paciente acude a consulta por primera vez, nuestro equipo le proporciona toda la información necesaria, apoyo y asesoramiento que pueda requerir acerca de Metabolic Balance®, en qué consiste el plan alimentario y cómo está estructurado.

La falta de nutrientes en nuestro organismo por una mala alimentación o el exceso de otros no tan recomendados se traducen en problemas de salud, siendo la alimentación el mejor tratamiento.

¿Necesitas un cambio? Ven a conocernos en una 1ª consulta gratuita y descubre los beneficios de Metabolic Balance®.

Los interesados pueden contactar con nosotros a través del correo electrónico: info@metabolic-balance.es o llamando al teléfono gratuito 900801776.