Lomo de cerdo relleno de manzana

Ingredientes ( 6 personas)

– 1.5kg de lomo de cerdo

– Pimienta

– 1 litro de caldo casero de pollo 100% natural

– 1 cucharada de mantequilla

– 1 manzana ácida

– 1 rama de romero

– Una pizca de sal

– 250ml de vino dulce Pedro Ximénez

– 1 Chorro de aceite de oliva

– 100gr de ciruelas pasas

– 1/2 pomelo rosado para decorar

 

Elaboración por pasos

  • Paso 1

    Enciende el horno y precaliéntalo a 200 ºC. Pela la manzana y córtala en tajadas de igual tamaño. Pon una cucharada de mantequilla en una sartén y cuece la manzana hasta que esté tierna pero no deshecha. Resérvala.

  • Paso 2

    Abre el lomo de cerdo por la mitad a lo largo y salpimiméntalo . En uno de los extremos pon una fila de ciruelas sin hueso y, junto a ellas, la manzana cocida.

  • Paso 3

    Enrolla el lomo de forma que la fruta quede en el centro. Átalo muy bien con hilo de cocina. Reserva.

  • Paso 4

    Pon a calentar una sartén con bastante aceite de oliva. Dora el rollo de lomo de cerdo por todos sus lados. Echa el vino sobre la sartén caliente y, con ayuda de una cuchara de madera, raspa el fondo.

  • Paso 5

    Cuando haya evaporado el alcohol, pasa la carne y su jugo a una fuente para horno. Tapa con papel de aluminio y hornea durante 25 minutos, aproximadamente.

  • Paso 6

    Controla que la carne no se seque durante la cocción y, si es necesario, agrega el caldo casero para reponer los jugos. Retira el papel 5 minutos antes de sacar del horno.

  • Paso 7

    Deja reposar al menos una hora el lomo, antes de cortarlo. Pasado ese tiempo, retira los hilos y córtalo en porciones de 1,5 cm, aproximadamente.

  • Paso 8

    Sirve el lomo decorado con ramas de romero fresco u otra hierba aromática y rodajas de pomelo rosado.

Los sistemas biológicos están conectados

neurociencia1-1024x676

Sun Sze Ma escibió hace 3.700 años lo siguiente: “El médico corriente cura la enfermedad, el médico bueno cura a la persona y el médico excelente a la sociedad” una frase que sintetiza la visión holística de la Medicina Tradicional China que poco a poco está haciendo mella en la medicina moderna e incorporándose en el desarrollo del enfoque multidisciplinar psicología y psiquiatría en el terreno de lo corporal y el de la biomedicina al ámbito de lo mental y lo emocional.

Pues bien, la consolidación del modelo médico tradicional mecanicista donde no es posible la visión en conjunto y que entendemos hoy por superespecialización médica  y su alianza con la industria farmacéutica y biotecnológica ha provocado una situación paradójica: la medicina que debía velar por la salud y el bienestar, está provocando una crisis generalizada que se caracteriza por el aumento de enfermos y enfermedades, del gasto sanitario e  incluso, por el fracaso de los sistemas de salud. Especialmente por su capacidad para comprender o tratar enfermedades degenerativas, crónicas y sistémicas. De ahí la urgente necesidad de cambiar el paradigma en el ámbito de la salud… entre otros.

Estudios sobre condicionamiento han demostrado que el sistema nervioso está implicado en la modulación de respuestas del sistema inmune. Las células del sistema nervioso contienen receptores para moléculas reguladas por el sistema nervioso central como la serotonina, la histamina, la dopamina, los andrógenos, la acetilcolina, las endocrinas y otras. La activación de impulsos eléctricos del sistema nervioso simpático está conectada con el sistema inmunitario influyendo directamente en las enfermedades denominadas infecciosas y en las inflamatorias.

Existe una relación directa entre el sistema inmune y el neuroendocrino especialmente en situaciones de estrés. El sistema endocrino lleva a cabo funciones de balance homeostático y participando en la ingesta, reproducción, termorregulación, comportamiento emocional y funciones endocrinas cumpliendo asimismo un papel clave en la regulación del sistema inmune.

Existe un gran número de mediadores que conectan los sistemas nervioso e inmune: hormonas, neurotransmisores, quimioquinas, neuropéptidos, citoquinas, etc.

El psiquiatra George Engel inspirado por Ludwig von Bertalanfly, plateó en la revista Science una una propuesta de sistemas integrados que se formuló como Modelo Bio-psicosocial de la Salud integrando 3 tipos de factores: Los biológicos en los que se centra la medicina convencional, los psicológicos relacionados con la personalidad, el comportamiento, las motivaciones, necesidades y creencias, y los sociales que es el contexto donde el paciente se mueve y se relaciona.

Este planteamiento implica una dura crítica a las biomedicinas al aseverar que las alteraciones bioquímicas no suponen en sí mismas enfermedades sino que deben ir acompañadas de otros factores individuales o sociales.

La propuesta de Engel no va dirigida a promover avances en técnicas de diagnóstico o tratamiento sino que supone una nueva concepción de las propias relaciones entre médico y paciente potenciando la responsabilidad de éste y ampliando la visión del primero al integrar las necesidades individuales y sociales.

Consejos para una Navidad Saludable I

La Navidad es una época complicada para mantener nuestro peso ideal. Los eventos se multiplican y es muy difícil no caer en la tentación. Quizá ya hemos tenido que enfrentarnos a cenas de amigos y empresa, pero lo más duro llega ahora, a partir de Nochebuena, cuando los turrones se multiplican, el picoteo campa a sus anchas y los manjares nos miran con deseo desde cualquier rincón. Lograr mantener nuestro peso entre tanto exceso es difícil, pero hay diversas precauciones que podemos tomar para no acabar con los logros que tanto nos ha costado conseguir a lo largo del año, sin la necesidad de renunciar a los principales banquetes.

 

  1. Empieza el día haciendo ejercicio

Hacer ejercicio nada más levantarnos no sólo nos ayuda a reducir el sedentarismo. Además, según un estudio publicado el en la revista Medicine & Science in Sports & Exercisereduce nuestro apetito el resto del día. Los investigadores de la Brigham Young University aseguran que basta con 45 minutos de ejercicio matutino para que nuestra inclinación por la comida disminuya.

 

  1. Pésate una vez a la semana

Uno de los problemas de la Navidad es que solemos descontrolarnos, pasando por alto nuestros hábitos alimenticios, y renunciamos a saber cuánto peso estamos ganando (hasta después de Reyes, cuando llegan las lamentaciones). Lo mejor para evitarlo es pesarse una vez por semana, con el objetivo de asegurarnos de que nuestro peso no se está desmadrando.

 

  1. No piques entre horas

Dentro del descontrol de las comidas en Navidad, hay que mantener un cierto orden llevando a cabo 3 ingestas diarias y saber decir que no a ciertas tentaciones. Si quieres comer sin remordimiento los días clave, lo mejor es evitar el picoteo entre comidas. En definitiva, mejor guarda fuerzas para las comidas realmente importantes.

 

  1. Apuesta por las verduras y los platos al horno

Aunque ser el anfitrión de una cena o comida de Navidad es una gran responsabilidad, tiene una parte positiva, y es que puedes escoger el menú. No todos los banquetes navideños tienen que ser hipercalóricos. De hecho, algunos de los platos españoles más tradicionales de estas fiestas son a base de verduras, como la lombarda o las alcachofas. De segundo, lo ideal es realizar un plato al horno, perfecto para dar de comer a un grupo grande de gente. Como entrantes, es mejor preparar unos buenos pinchos o canapés y una crema que atiborrar a nuestra familia con embutido y langostinos gigantes recién descongelados. Lo importante, en cualquier caso, es deshacerse de la mentalidad poco racional, pero muy española, de que las comidas de Navidad tienen que ser a la fuerza súper abundantes. A veces parece que si no sobra mucho es que no se ha preparado un convite en condiciones. Y esto es precisamente lo que se debe evitar, no sólo para no engordar, sino para cuidar nuestra salud y la de nuestra familia.

 

  1. Evita ir al banquete en ayunas

Una de las prácticas más habituales de las personas que tratan de no ganar peso durante la Navidad consiste en “reservar hambre” para las cenas, comiendo lo mínimo el resto del día. No es una buena idea. Si llegas a la cena de Nochebuena con un hambre espantoso lo más probable es que acabes comiendo mucho más de lo que deberías. Recuerda: es muy fácil perder el control frente a una mesa repleta de manjares.

 

  1. Sé selectivo

El principal problema de las comidas navideñas es que, además de ser excesivas en todos los sentidos, son tremendamente variadas. Es muy probable que tengas que enfrentarte a todo tipo de entrantes, dos o tres platos y varios postres. Y una cosa está clara: si te lo comes absolutamente todo vas engordar sí o sí. Por ello es mejor plantearse antes de empezar cuál va a ser el menú y seleccionar cuidadosamente qué no queremos perdernos. Una vez pensado esto, lo mejor es centrarse en el plato principal que más nos gusta, tomando menos del resto y siendo muy cuidadosos con los entrantes y los postres, que son las partes de las comidas más peligrosas y que, generalmente, tienen más calorías. Respecto a los dulces navideños, lo mejor es evitarlos por completo.

 

  1. Cuida lo que bebes

La bebida es uno de los grandes peligros de estas fiestas. Ni que decir tiene que el alcohol es la mayor fuente de calorías, pero también son peligrosos los refrescos, cuyo consumo se dispara en navidades. Evitar el consumo de alcohol por completo es difícil, pero si no quieres engordar lo mejor es que tengas cuidado. Procura tener siempre un vaso con agua y así poder ir combinando a lo largo de la velada, con bebidas alcohólicas de baja-media graduación como la cerveza o el vino.

 

  1.  Come despacio

No es ningún secreto: comer rápido, además de ser poco saludable, nos lleva a comer más. En las cenas y comidas navideñas se suele comer especialmente rápido, pues hay mucha comida, y los platos se suceden muy rápidamente. Concentrarse en comer despacio es la mejor manera de controlar lo que comemos y evitar los empachos.

 

  1.  Compensa los excesos

No es necesario renunciar a las grandes comidas navideñas para mantener nuestro peso, pero es necesario compensar estas con una dieta ajustada en los días sin eventos. Lo ideal es apostar por las verduras, las ensaladas y la carne y el pescado a la plancha. Si eres estricto en este sentido, aunque abras la mano en las grandes comidas, no sólo mantendrás tu peso, quizás incluso logres perder unos kilos.

feliz navidad

 

 ¡¡FELIZ NAVIDAD BALANCERS!!

11 Formas de revertir la diabetes tipo 2

Si te han diagnosticado diabetes tipo 2 o te han comunicado que estás en riesgo, aquí te presentamos 11 formas de empezar a revertir los efectos de inmediato.

La diabetes tipo 2 está alcanzando cifras epidémicas. Existen 3.9 millones de personas en el mundo que viven con diabetes – el 90% de los casos se trata de diabetes tipo 2.  Además, las estadísticas  informan que 1 de cada 3 adultos del Reino Unido tiene prediabetes.

Es completamente posible tanto prevenir como invertir la diabetes tipo 2. Desafortunadamente, muchos de los consejos que se dan son, en mi opinión, inútiles y equivocados. La mayoría de la gente piensa en ello como un problema de azúcar en la sangre, pero este es el efecto final en lugar de la causa.

 

¿QUÉ ES EL TIPO 2 DIABETES?

La diabetes tipo 2 es una condición que se caracteriza por niveles de azúcar en la sangre crónicamente elevados. Sin embargo, la causa principal, así como el conductor de esta condición es algo llamado resistencia a la insulina. Cuando se consumen ciertos alimentos, en particular los carbohidratos refinados, se convierten en azúcar dentro del cuerpo. La manera que el cuerpo tiene de reaccionar es produciendo una hormona llamada insulina. La insulina mueve el azúcar dentro de sus células para que pueda usarse como energía. Suena bien, ¿verdad?

Bueno, sí y no. Cuando el organismo trabaja eficientemente, este es un sistema fantástico que ayuda al cuerpo a funcionar bien. Pero cuando estamos ante un caso de diabetes tipo 2, prediabetes u obesidad abdominal significativa, ese sistema no funciona tan bien.

Consumir demasiados hidratos de carbono refinados eleva los niveles de insulina durante largos períodos de tiempo y sus células comienzan a volverse resistentes a los efectos de la insulina. Lo podríamos comparar con el alcohol. Cuando empiezas a beber, con una sola copa de vino podemos sentir mareo. Una vez que el cuerpo se acostumbra al alcohol, necesita más y más alcohol para lograr el mismo efecto. Esto es lo que sucede en la diabetes. Necesita más y más insulina para lograr el mismo efecto. El problema es que demasiada insulina es un problema para el cuerpo.

 

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS DE TENER ALTOS NIVELES DE INSULINA?

  • Provoca retención de agua y sal, derivando en un aumento de la presión arterial. Así, aumenta el riesgo de aterosclerosis, pudiendo conducir a ataques al corazón.
  • Un aumento de los niveles de insulina aumenta la VLDL (lipoproteína de muy baja densidad), un tipo de grasa en la sangre y una de las formas del colesterol “malo”.
  • Puede conducir al crecimiento de ciertas células cancerígenas.
  • En las mujeres, puede causar que los ovarios produzcan más testosterona, asociándose con el síndrome de ovario poliquístico.
  • Aumenta significativamente el riesgo de contraer diabetes tipo 2

La única manera de revertir eficazmente la diabetes tipo 2 (o incluso la pre-diabetes) es tratar la causa subyacente – Resistencia a la insulina. Tratar de abordar los niveles de azúcar en la sangre (con medicamentos) sin abordar los niveles de insulina es tratar los síntomas, no tratar la causa de raíz. Es similar a usar un cubo para eliminar el agua de un fregadero que desborda en lugar de cerrar el grifo.

Lo más importante es dejar de añadir combustible al fuego. Si la resistencia a la insulina está impulsando la condición, primero es necesario dejar de consumir alimentos que aumentan la producción de insulina. En segundo lugar, hacer algunos cambios de estilo de vida para a recuperar la sensibilidad a la insulina de nuevo.

 

POR LO TANTO, ¿QUÉ ALIMENTOS AUMENTAN LA PRODUCCIÓN DE INSULINA?

Todos los carbohidratos – en algún grado – aumentan los niveles de insulina en la sangre. Por ello, a veces la diabetes tipo 2 es considerada una forma de “intolerancia a los carbohidratos”. La proteína también eleva estos niveles, pero en un grado mucho menor. El único macronutriente que mantiene los niveles de insulina y, por lo tanto, su nivel de azúcar en la sangre estable es ¡la grasa! Por lo tanto, si tratamos de reducir los niveles de insulina, es necesario reducir la cantidad de ciertos carbohidratos y reemplazarlos en su lugar por grasas naturales y saludables.

¿Qué significa esto a la hora de elegir los alimentos?

Cuando hablamos de grasa natural sana, nos referimos a frutos secos y semillas, aguacates, grasas omega 3 (presentes en almendras, semillas de lino y peces de agua fría, como salmón salvaje, arenque, caballa y atún), aceite de oliva virgen extra y huevos enteros.

Al referirnos a la reducción de ciertos carbohidratos, se trata principalmente de reducir la ingesta de carbohidratos refinados como la pasta, el arroz y el pan. Las verduras no almidonadas (como brócoli, repollo y coliflor) están bien y se pueden comer en abundancia. La Las frutas contienen muchos carbohidratos, las que contienen menos cantidad son la sandía, las bayas, el melocotón y las moras.

Sin embargo, si ya existe un diagnóstico de diabetes tipo 2, un alto riesgo o una obesidad abdominal significativa, aquí presentamos 11 formas de comenzar a revertir los efectos de inmediato:

  1. Evitar TODOS los carbohidratos refinados como pastas, arroz o pan (incluso el pan integral aumenta la insulina).
  2. Evitar los azúcares añadidos. Si el cuerpo ya está en un estado en el que no puede procesar los carbohidratos y azúcares correctamente, se han de tomar medidas para eliminar completamente todos los azúcares, al menos por un tiempo.
  3. Evitar todas las bebidas dulces. Elegir agua, té o café.
  4. No temer a la hora de consumir alimentos de buena calidad, saludables, con grasa natural como aguacates, aceitunas, almendras, etc. Estos alimentos no hacen que aumentemos de peso. Un estudio publicado en 2003 mostró que las personas que suplementaron su dieta con almendras perdieron más peso que las que suplementaron con los llamados “carbohidratos saludables y complejos”
  5. No perder energía contando calorías. Concentrarse en la calidad de los alimentos.
  6. ALIMENTAR A LAS BACTERIAS DEL INTESTINO. Hay trillones de bichos que viven en su intestino – su salud es fundamental para determinar la salud de estos. Muchos estudios muestran relación entre lo microbiota intestinal y la diabetes tipo 2. Comience a mejorar la salud de su intestino comiendo cinco porciones de verduras al día. La fibra no digerible en las verduras es el alimento preferido de las bacterias.
  7. Dedicar a la cocina el tiempo necesario.
  8. Elaborar snacks saludables con alto contenido en grasa, como aceitunas, nueces o hummus. Los snacks ricos en carbohidratos refinados como galletas, ocasionan un gran pico de insulina en la sangre, produciendo sensación de hambre poco después. Las grasas, sin embargo, le mantendrá más lleno durante más tiempo.
  9. Incluir proteína de alta calidad y grasa con cada comida. Esto ayuda a estabilizar los azúcares en la sangre y promueve la saciedad y la plenitud.
  10. Comer siempre sentado en la mesa. Comer en el sofá mientras se ve la televisión alienta una forma de comer sin sentido – esto puede llevar a comer cantidades más altas de lo normal. Si se sienta en una mesa y se concentra en lo que está comiendo, es más probable que disfrute de su comida, se sienta satisfecho al final de su comida e ingiera menos.
  11. Considerar una forma de ayuno regular, como el ayuno intermitente o la alimentación con restricción de tiempo (TRF). TRF significa ingerir las calorías durante una ventana específica del día, y elegir no comer durante el resto del día. Es una gran manera de reducir los niveles de insulina en su cuerpo y ayudar a deshacer los efectos de los niveles crónicamente elevados.

En Metabolic Balance ofrecemos a nuestros pacientes la atención personalizada de médicos y nutricionistas durante todo el tratamiento. Desde el primer momento en que el paciente acude a consulta por primera vez, nuestro equipo le proporciona toda la información necesaria, apoyo y asesoramiento que pueda requerir acerca de Metabolic Balance®, en qué consiste el plan alimentario y cómo está estructurado.

La falta de nutrientes en nuestro organismo por una mala alimentación o el exceso de otros no tan recomendados se traducen en problemas de salud, siendo la alimentación el mejor tratamiento.

¿Necesitas un cambio? Ven a conocernos en una 1ª consulta gratuita y descubre los beneficios de Metabolic Balance®.

Los interesados pueden contactar con nosotros a través del correo electrónico: info@metabolic-balance.es o llamando al teléfono gratuito 900801776.

Fuera excusas – Confía en ti

 

Consideraremos que lo que nos impide hacer lo correcto, en su mayor parte, es la pereza. El conocimiento y la información son las mejores armas para combatir esta pereza. A menudo se trata de malentendidos y ejemplos equivocados recibidos a través de los medios de comunicación, que hacen que las personas con sobrepeso, que a veces se sienten débiles, en las máquinas expendedoras, y que simplemente carecen de poder. Las malas experiencias en el pasado, la tensión psicológica permanente y la frustración del efecto yo-yo han llevado a replantear la cuestión de la pérdida de peso. Por eso es tan importante que cada paciente de Metabolic Balance conozca cómo funciona el metabolismo humano, para ayudarles desde el exterior.

Por supuesto, el éxito depende de la persona. Metabolic Balance no es una dieta milagrosa, sino más bien un programa metabólico inteligente que hace buen uso de las leyes de la naturaleza.

 

La falta de tiempo no es una excusa

Comer y beber son las principales necesidades humanas. La comida no sólo debe llenar, también debe proporcionar una sensación de bienestar. La persona que comienza su día sin tiempo para desayunar, comienza su día de trabajo bajo un signo desfavorable. Se trata de una cuestión de prioridades.

La insulina como “clave” para la pérdida de peso y la salud

La insulina es una hormona producida por las células Beta del páncreas, cuya función principal es permitir la entrada de la glucosa en las células para que éstas la utilicen como combustible o fuente de energía. Cuando ingerimos alimentos que contienen hidratos de carbono, éstos se transforman en glucosa al entrar al torrente sanguíneo e inmediatamente el cerebro envía una señal al páncreas para que libere la cantidad exacta de insulina que requieren las células para metabolizar la glucosa, y así recuperar los niveles normales.

 

El Hiperinsulinismo o Hiperinsulinemia es una condición que se refiere a niveles altos de insulina en la sangre. La secreción normal de insulina está vinculada directamente con la cantidad de glucosa circulante en el torrente sanguíneo.

Aunque en la mayoría de los casos, el Hiperinsulinismo ocurre por resistencia a la insulina, en algunos casos también puede deberse a otras causas.

 

El hiperinsulinismo está asociado también a casos de pre diabetes. “Los problemas de sensibilidad hacia la insulina o ‘resistencia a la insulina’  preceden a la intolerancia a la glucosa en el desarrollo de una diabetes tipo 2″, explica Janine Sanchez Ebeoglu, Directora de Diabetes Pediátrica de la Escuela de Medicina Miller en la Universidad de Miami.

 

A medida que la sensibilidad a la insulina baja, los niveles de insulina comenzarán a subir en un intento del cuerpo por mantener la efectividad de la insulina y niveles normales de azúcar en la sangre. Esto puede llevar a un hiperinsulinismo (altos niveles de insulina en la sangre).

Si la sensibilidad a la insulina sigue bajando (más resistente a la insulina) la persona puede desarrollar intolerancia a la glucosa y luego diabetes tipo 2. Además, la resistencia a la insulina y el hiperinsulinismo están asociados con un conjunto de condiciones cardiovasculares y metabólicas como el hígado graso, hipertensión, obesidad, síndrome ovárico poliquístico, disfunción endotelial (arterioesclerosis), dislipemia (colesterol y triglicéridos altos), además de diabetes tipo 2 e intolerancia a la glucosa.

 

Metabolic Balance® tiene en cuenta los niveles de insulina en sangre para la elaboración de planes médico nutricionales personalizados e individualizados y conseguir así una regulación hormonal completa en todos nuestros pacientes.

Es importantísimo conocer el estado general del paciente antes de empezar el tratamiento haciendo una analítica sanguínea de 35 parámetros y una anamnesis completa de la historia clínica.

 

En Metabolic Balance® trabajamos el metabolismo de cada persona y aportamos a cada organismo los nutrientes necesarios para funcionar correctamente solo con alimentación y de manera individualizada. No excluimos ningún nutriente de la alimentación y tampoco suplementamos o complementamos las comidas con productos ya que el organismo debe recibir todos los nutrientes simplemente con alimentación para que su metabolismo y su producción hormonal sea adecuada.

 

Reajustamos cada organismo interiormente a través de los alimentos, consiguiendo reflejar un mejor estado de salud exteriormente. De esta manera, la pérdida de peso y la ganancia en calidad de vida es efectiva, saludable y consigue mantenerse a largo plazo. Tras la pérdida de peso, llega el momento de consolidar hábitos. Es importante que nuestros pacientes se sientan apoyados en la fase de pérdida de peso, pero también una vez hayan alcanzado su objetivo para seguir firmes en su propósito.

 

La salud no espera. Obtenga su primera consulta gratuita llamando al teléfono gratuito 900801776

La hormona que acelera el envejecimiento

¿Te has preguntado alguna vez por qué algunas personas, a pesar de tener la misma edad, parecen más mayores que otras?

Existen muchos factores que intervienen en el envejecimiento, entre ellos, el aire que respiramos, las horas diarias de sol, la contaminación, el tabaco, la ingesta o no de medicamentos y, por supuesto, la alimentación.

Parámetros elevados de insulina aumentan la creación de triglicéridos (grasas formadas por tres ácidos grasos ligados a la glicerina) y bloquean su descomposición. La insulina alta  también aumenta la tendencia hacia la coagulación de la sangre mediante la reducción de la fibrinólisis, lo que significa que la disolución de la proteína de coagulación de la sangre (fibrina) se vuelve menos importante. Hace que el colesterol LDL (malo)  aumente en el hígado, así como las hormonas del estrés en las glándulas suprarrenales. Es en esta glándula donde también se suprime la DHEA, hormona cuya función es alargar la vida a través de los efectos de la inmunoactivación y reducción del colesterol. Además, la DHEA reduce la grasa y se ocupa de sintetizar la masa muscular, es llamada la “madre de todas las hormonas sexuales”, ya que es el componente básico de ambos, el estrógeno y la testosterona. Pero eso no es todo: una gran cantidad de insulina también disminuirá el nivel de la hormona de crecimiento HGH, conocida como la hormona de la juventud.

Por otra parte, el cerebro no puede almacenar su propio glucógeno. Así, depende de la recepción de glucosa a través del torrente sanguíneo. La descomposición de la glucosa en el cerebro se produce sin insulina.

Un elevado nivel de insulina en sangre podría producirnos incluso problemas de sueño, ya que afecta a la hormona melatonina, responsable de nuestro descanso nocturno. Las hormonas DHEA, HGH y melatonina son las hormonas anti-envejecimiento más importantes. Cuando no se siguen unos patrones de alimentación saludable, el equilibrio de estas hormonas puede salir de su normalidad, algo que podría, en ciertas circunstancias, ser parcialmente responsable de la creencia errónea por parte de aquellas personas que deciden tener sus cuerpos corregidos quirúrgicamente. La eliminación de arrugas y la liposucción parecen ser mucho más fácil que asumir la responsabilidad por sí mismo y cambiar el estilo de vida. La publicidad hace mella en la sociedad al presentar operaciones de cirugía plástica, hasta en la televisión, como si fueran tan inofensivas como una visita a la peluquería.

Terribles consecuencias

Las consecuencias de comer en exceso han sido científicamente dilucidadas hasta el último detalle. Claramente, no tiene sentido postergar, negar los hechos o ignorarlos por conveniencia. Además, el cuerpo recurre a ayudarse a sí mismo cuando las cosas se ponen demasiado dulces para su sabor. Siempre que hay un excedente constante de azúcar en el torrente sanguíneo, ya sea debido a comer en exceso o a la calidad de los alimentos, el cuerpo protege las paredes de las células. Las células se vuelven insensibles a la insulina, creando “resistencia a la insulina”. Cuando esta condición se presenta, el cuerpo utiliza varias veces más insulina con el fin de mantener el nivel de azúcar constante. Su función designada, sin embargo, para abrir las células para la ingesta de azúcar, se desgasta gradualmente y sigue siendo perturbada. El nivel de insulina permanece permanentemente alto (hiperinsulinemia) si las células dejan de procesar el azúcar al mismo tiempo que ocurre esta alteración. Al igual que para un coche en un atasco de tráfico, el exceso de insulina circula en el torrente sanguíneo de la cabeza a los pies. Incluso los pacientes que solo tienen un 10 ó 20% de sobrepeso presentan altas cantidades de insulina en sangre.

En Metabolic Balance primamos la salud del paciente utilizando la máxima tecnología de vanguardia en laboratorio para el estudio de cada persona de forma individualizada. Este factor es crucial a la hora de realizar un plan de alimentación. Cada organismo es diferente y necesita unas recomendaciones nutricionales específicas, experimentando así una regulación hormonal completa.

Desde el primer momento que el paciente visita nuestras consultas, el asesoramiento y acompañamiento de nuestros especialistas está asegurado a lo largo de todo el tratamiento.

¿Te acuerdas de alimentar a las bacterias de tu intestino?

“La salud de tu organismo depende de tus microbios. Para ayudar a evitar el estreñimiento, el síndrome de intestino irritable y los cambios de humor, necesitamos nutrirlos con sus alimentos favoritos”, según la terapeuta nutricional Petronella Ravenshear.

Tal vez pueda sonar a ciencia ficción la idea de que cualquier alteración en nuestro intestino puede afectar a nuestro estado de ánimo. Y no solo al estado de ánimo, también al peso, al comportamiento, nuestras opciones de alimentos e incluso el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, cáncer de mama o diabetes.

También se está observando la conexión entre la falta de organismos beneficiosos  y condiciones tales como el síndrome del intestino irritable, intestino permeable y alergias. Algunas investigaciones creen que las tasas crecientes de enfermedades autoinmunes pueden deberse en parte a una interrupción de la relación entre nuestros cuerpos y nuestros “viejos amigos” (un término acuñado por el profesor Graham Rook en UCL), los microbios con los que co-evolucionamos.

Las mitocondrias, encargadas de producir energía en nuestro organismo, se parecen a las bacterias y tienen su propio ADN. Los científicos teorizan que hace millones de años establecimos un pacto con estas bacterias; Los mantendríamos calientes y bien alimentados y a cambio ellos nos proveerían de energía. Y parece que hemos hecho un pacto similar con los microbios en nuestro intestino; Si les damos los tipos de fibra y los alimentos vegetales que les gustan, a su vez nos ayudan a digerir nuestros alimentos, a hacer vitaminas para nosotros, a suministrarnos energía, a mantenernos “regulares”, a entrenar nuestro sistema inmunológico, a reducir la inflamación, a mantener el revestimiento de nuestro intestino en buen estado e incluso pueden protegernos de la ansiedad y la depresión.

 

¿INTESTINO PERMEABLE? ¿ESTREÑIMIENTO? MICROBIOS AL RESCATE!

El consejo para obtener nuestro forraje y consumir vegetales es justo y exactamente lo que se necesita para alimentar a nuestros microorganismos beneficiosos. Se está empezando a creer que somos tan sanos como nuestra microbiota lo sea. Lo que es bueno para ella, es bueno para nosotros. No necesitamos fibra para ir más veces al baño, la necesitamos sobre todo para nuestras bacterias. Estas asombrosas criaturas ayudan con la acción peristáltica del intestino y agregan volumen a las heces (lo que hace más fácil ir al baño).

 

¡Pero ahí no termina todo! Otra función realmente útil llevada a cabo por estos seres diminutos es  hacer el revestimiento del intestino más resistente y menos permeable. Una sola capa de células, sólo una capa de células gruesas es todo lo que separa el intestino del resto del cuerpo. Cuando las llamadas “juntas estrechas” entre estas células se abren (como a veces se puede hacer cuando estamos estresados ​​o con el consumo excesivo de gluten) esto puede conducir a un intestino con fugas en el que todo tipo de proteínas y patógenos escapan al torrente sanguíneo. Como resultado, el sistema inmunológico se activa, pudiendo conducir a la aparición de alergias e incluso enfermedades autoinmunes. Además, un sistema inmunológico continuamente activado debilita nuestra energía.

 

¿Cómo aumentar su salud intestinal?

Diferentes investigaciones nos está mostrando que la buena salud se equipara no sólo con un gran número de microbios sino también con muchas especies diferentes de estos. La falta de fibra y la falta de variedad de alimentos, especialmente los alimentos vegetales, hace que tengamos menos cantidad y especies de microbios. Cada especie tiene sus tipos de fibra favorita, por lo que sería muy beneficiario comer mucha variedad de verduras y frutas. Podemos hacer una lista de las que más consumimos, e ir ampliándola.

El consumo de alimentos como las patatas ha sido rechazado en dietas de pérdida de peso, pero las últimas investigaciones muestran que debemos volver a meterlas en nuestra alimentación. Cuando cocinamos las patatas y las dejamos enfriar durante unas horas antes de comer, se producen cambios en la estructura de los carbohidratos y las formas de almidón más resistentes. El almidón resistente es uno de los tipos preferidos de fibra de los microorganismos. Otros alimentos favoritos incluyen alcachofas, ajo, cebollas y raíz de achicoria.

 

Cómo alimentar a nuestro microorganismo

  1. Coma alimentos fermentados – como yogur, chucrut, queso crudo, kefir, miso y vinagre de sidra de manzana – Si sufres de hinchazón o dolor, comience muy lentamente ya que los alimentos como el chucrut pueden inicialmente empeorar la hinchazón.
  2. Ampliar la variedad de verduras, hierbas y alimentos vegetales – cada microbio tiene su tipo favorito de fibra vegetal.
  3. Incluya café orgánico, té verde, chocolate negro, aceite de oliva virgen extra y bayas diarias – los polifenoles (antioxidantes vegetales) son muy buenos para los microorganismos.
  4. Tratar con el estrés – el yoga y la meditación son grandes aliviadores del estrés.

 

Fuente:

https://www.getthegloss.com/article/are-you-feeding-your-gut-microbes?utm_source=Get+the+Gloss+weekly&utm_campaign=b95576eb14-Wednesday+22nd+March+2017&utm_medium=email&utm_term=0_e28c38ed98-b95576eb14-87560025

La diabetes podría ser una señal de advertencia del cáncer de páncreas

Se trata de un estudio realizado con una gran base de datos de prescripción para investigar el vínculo entre la diabetes y el cáncer de páncreas, mirando el momento de la primera prescripción de diabetes y el cambio en los medicamentos prescritos.

Entre las personas con diabetes tipo 2, el diagnóstico de cáncer de páncreas se relacionó con el inicio reciente de la diabetes o el deterioro rápido de la diabetes. Esto sugiere que ambos podrían ser signos de advertencia potencial de cáncer de páncreas oculto e indicar la necesidad de más investigaciones.

Aunque la diabetes se ha relacionado previamente con el cáncer de páncreas, la naturaleza de la relación de causa y efecto aún no está clara. Podría ser que la diabetes aumenta el riesgo de cáncer, o podría ser que el inicio reciente o el deterioro de la diabetes es un síntoma del cáncer.

También se había pensado anteriormente que las terapias de incretina podrían promover el cáncer de páncreas. Sin embargo, podría ser que las terapias de incretina y las terapias con insulina a menudo se prescriben antes en pacientes que tienen cáncer de páncreas no diagnosticado.

Como los autores aclaran, es probable que el cáncer de páncreas cause el deterioro de la diabetes.

Una limitación de este estudio es que se llevó a cabo en dos áreas específicas en Europa. Las variaciones sociodemográficas en la diabetes o la prevalencia del cáncer, la atención médica o los factores de riesgo pueden significar que los resultados no son totalmente aplicables al Reino Unido.

Los hallazgos también se basan en una base de datos de prescripciones, por lo que sólo debe buscar datos en bruto sobre los resultados. Los investigadores no han profundizado aún más en la naturaleza de la diabetes individual y los diagnósticos de cáncer, las investigaciones y el tratamiento.

Estos son los primeros hallazgos presentados en la conferencia: No se dispone de un estudio completo y publicado, por lo que no es posible analizar los métodos y las posibles implicaciones.

No es posible decir si los hallazgos podrían conducir a una investigación más profunda de las personas con diabetes recientemente diagnosticada o progresando rápidamente, o si esto podría hacer que el diagnóstico anterior de cáncer de páncreas y mejorar la supervivencia sean posibles.

Análisis de Bazian. Editado por NHS Choices. Sigue las opciones de NHS en Twitter. Únete al foro de Evidencia Saludable.

Fuente:

http://www.nhs.uk/news/2017/01January/Pages/diabetes-diagnosis-warning-sign-for-pancreatic-cancer.aspx

Alimentos funcionales

Durante los últimos años, existe un notorio interés de los consumidores por la salud pública, conocer las diferentes patologías y alteraciones nos hace prestar especial atención a los alimentos que consumimos. Además, la aparición de nuevos alimentos en el mercado hace que exista una amplia gama de productos creando confusión en el consumidor.

Según la FESNAD (Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética), se consideran alimentos funcionales aquellos que, con independencia de aportar nutrientes, han demostrado científicamente que afectan beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, de manera que proporcionan un mejor estado de salud y bienestar. Estos alimentos, además, ejercen un papel preventivo ya que reducen los factores de riesgo que provocan la aparición de enfermedades. Entre los alimentos funcionales más importantes se encuentran los alimentos enriquecidos en vitaminas y minerales o los enriquecidos en omega-3.

El error se comete cuando un alimento funcional empieza a sustituir a uno natural. No olvidemos que un alimento enriquecido no existe de forma natural, tratándose así de alimentos procesados que nos llegan por todos los medios (radio, televisión, supermercados, publicidad…)

Es importante centrarnos en una alimentación sana y de calidad. Los nutrientes necesarios para las actividades diarias de nuestro organismo los podemos conseguir de manera natural, con alimentos frescos y sin procesar. Así, unas nueces serán siempre una mejor opción si las comparamos con una leche enriquecida en omega-3. Mejor elegir la leche entera, sin ningún tipo de nutriente adicional, y acompañarla de unas nueces, que decidirnos por el producto enriquecido.

Existen muchas sociedades científicas que avalan a los alimentos funcionales y podemos encontrar sus sellos en los envases de los mismos, pero no debemos olvidar que detrás de la industria alimentaria existen gran cantidad de intereses económicos.

 

Fuente:

http://www.fesnad.org/
http://realfooding.com/alimentosfuncionales/