Sobreentrenamiento y nutrición

a

El Colegio Americano de Medicina Deportiva define el sobreentrenamiento como el resultado de un entrenamiento excesivo del cuerpo, tanto psicológica como físicamente.

El deportista sobreentrenado muestra ciertas características físicas y psicológicas que reducen su rendimiento, le predisponen a sufrir lesiones (desde sobrecargas hasta fracturas por estrés. Estas últimas tardan hasta 5 meses en curarse) y lo incapacitan para la competición e, incluso, para el simple disfrute de los entrenamientos.

Cuando empezamos a estar sobreentrenados, como se produce una bajada de rendimiento, nuestra primera reacción es aumentar la intensidad del entrenamiento. Con esta medida, lo único que se consigue es aumentar los síntomas de sobreentrenamiento creando un círculo vicioso frustrante para el deportista que termina derivando en tediosas lesiones.

Ciertos grupos de deportistas son más propensos a mostrar síntomas y signos de sobreentrenamiento. Por ejemplo, los deportistas de competición suelen tender a pasar más tiempo haciendo entrenamientos intensos que van en aumento a medida que avanza la temporada de competiciones, a la vez que disminuyen los períodos de descanso y recuperación necesarios.

Es muy habitual encontrarse casos de sobreentrenamiento entre aquellos (deportistas o no) que intentan ponerse en forma rápidamente. Al aumentar la intensidad de los entrenamientos, aumenta el riesgo de lesión, pero NO mejora la forma física. Cualquier deportista que presente una serie de lesiones continuas que suelen ser el resultado de sobrecargas, y que no mejora con terapia habitual, debe considerarse candidato al premio del sobreentrenamiento.

Lo sabemos, por tu cabeza ahora pasa una pregunta: Cómo se podría diagnosticar, ¿verdad?

Lo primero, debería establecerlo un médico deportivo. Ya hemos comentado en anteriores ocasiones, que no vale con un médico de cabecera  de medicina gral. Tiene que ser un médico especializado y acostumbrado a tratar con deportistas. Así que, hay que buscar un médico deportivo para que nos atienda. O en su defecto, con un buen fisioterapeuta, también acostumbrado a trabajar con deportistas.

El diagnóstico suele hacerse retrospectivamente. Las alteraciones en los parámetros de rendimiento asociados con el sobreentrenamiento incluyen cambios en los mecanismos de realización de la actividad deportiva, aumento de la marca para una misma distancia en competición, descenso de la capacidad para lograr los objetivos del entrenamiento, falta de motivación para continuar entrenando y falta de un objetivo en los entrenamientos y competiciones. Otras manifestaciones psicológicas incluyen irritabilidad, incapacidad para cooperar con los compañeros de equipo o los entrenadores, cambios de humor, falta de concentración….

Como hallazgos físicos se incluyen las lesiones por sobrecargas microtraumáticas continuas, aumento de la Frecuencia Cardíaca en reposo (el pulso basal, suele ser un buen indicador para saber si nos hemos recuperado bien del anterior entrenamiento), facilidad para fatigarse e insomnio. Además, alteración del nivel de cortisol (ya sabes, la famosa hormona del estrés) en plasma, el nivel sérico de las hormonas tiroideas y de la secreción de adrenalina en la orina de 24h.

Con respecto al tratamiento, esto no va a ser fácil, amig@ mí@… porque dependerá también del grado en el que estés y te puede costar 2 años. No te desanimes y vamos por partes. Lo primero que habría que hacer es bajar el volumen y la intensidad del entrenamiento. Sé que es difícil, pero es mejor parar un tiempo a tener que parar 4 años, en los casos más graves, con, además, tratamiento psicológico de apoyo porque seguimos metidos en el círculo vicioso que comentábamos antes.

Hay que aplicar el principio de la periodización, tanto en términos de variedad de actividades, como reposo y períodos de recuperación repartidos en los ciclos de entrenamiento, como en la variación del volumen de entrenamiento a medida que se acercan los períodos pico de las competiciones objetivo de temporada. De ahí la importancia de tener un entrenador a nuestro lado.

En este caso, habría que establecer más intervalos de reposo y, si el deportista está lesionado, lógicamente debe seguir un tratamiento con el fisioterapeuta.

Siempre es mejor prevenir que curar.

Para los que todavía no estáis en esta fase, pero alguna vez le habéis visto “las orejas al lobo” y os preocupa… sobre la prevención, hay muchos factores a tener en cuenta, entre ellos, además del entrenamiento, la correcta nutrición (pues ayuda a nuestra recuperación) y el descanso.

Una buena periodización de la preparación física y de la competición (para quienes compitan), y una pronta reducción de la intensidad y el volumen del entrenamiento son los mejores factores para evitar el sobreentrenamiento, con la consiguiente situación frustrante que conlleva para el deportista.

Aún así, llegar a estar sobreentrenado no es tan fácil, pero sí es fácil empezar a llegar a unos niveles de agotamiento importantes que son el principio del sobreentrenamiento.

Qué más decir? A disfrutar del entrenamiento! Y recuerda que esto no sólo afecta a quienes compiten y que ninguna disciplina deportiva está exenta de ello …

Paquetes de salmón

Salmon

Ingredientes

  • 1 porción de Salmón
  • Espinaca o Acelga
  • Cebolla, finamente picada
  • Ajo, finamente picado
  • Condimento al gusto
  • Papel aluminio

Preparación

Colocar las hojas de espinaca o acelga en un recipiente con agua y un poco de sal hasta que se ablanden. Sacarlas y escurrirlas bien. Condimentar el pescado. Extender un hoja de papel aluminio, poner encima las hojas mezcladas con el ajo y la cebolla. Colocar el pescado sobre las hojas de
espinaca. Hornear a 170○C hasta que este bien cocido.

Nutrición y ovario poliquístico

prev-isge

El Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP), es un problema de salud común que afecta a 1 de cada 5 mujeres en edad reproductiva (entre 15 y 44 años). Suele comenzar en torno a la menarquia (inicio de los periodos menstruales).

Puede producirse por antecedentes familiares, por una dieta inadecuada y por problemas con en los óvulos.

Si una mujer tiene parientes en primer grado con el SOP, tiene un 50% más de probabilidades de desarrollarlo. Las mujeres que sufren este síndrome tienen un desequilibrio hormonal (produciendo mas hormonas masculinas) y problemas metabólicos que pueden afectar a su salud, aspecto general y también es una causa muy común de infertilidad.

El desequilibrio genera problemas en los ovarios de la mujer, que son los encargados de producir los óvulos que se desprenden todos los meses como parte de un ciclo menstrual normal. Es decir, los óvulos de una mujer con el SOP pueden no desprenderse o no desarrollarse durante la ovulación como debería.

Si buscamos el origen, debemos decir que no se conoce con exactitud la causa, pero estudios han demostrado la mencionada asociación familiar, por lo tanto muchos expertos apuntan que es muy probable que tenga un origen genético y sea hereditario.

La ausencia de periodos o periodos menstruales irregulares será una de sus consecuencias, algo que no solo es molesto, sino que también provoca infertilidad o dificultad para quedarse embarazada

 

Síntomas de los ovarios poliquísticos

En la actualidad hay un consenso que se alcanzó en Rotterdam que define los criterios que debe cumplir una mujer para ser diagnosticada del Síndrome de Ovario Poliquístico. Debe cumplir 2 de los 3 que se detallan a continuación:

  1. Ausencia de periodos o periodos irregulares.
  2. Signos de elevación de la testosterona (como son la alopecia, el exceso de vello sobretodo en el rostro, barbilla o partes del cuerpo en donde normalmente los hombres tienen vello y el acné en el rostro, pecho y parte superior de la espalda)
  3. Presencia en una ecografía de quistes en los ovarios.

Los síntomas más frecuentes en mujeres con el SOP son: Oscurecimiento, de la piel, aumento del peso, aumento del colesterol, aumento de los triglicéridos y de la tensión arterial, diabetes, obesidad. Todos ellos desarrollan factores de riesgo cardiovascular.

 

Tratamiento: Dieta, inositol y mantenerse entre un 20 – 25% de grasa corporal

Suplementación: Estudios han demostrado que el Inositol puede ser un buen suplemento junto a tratamiento nutricional. La gran mayoría de los individuos son capaces de obtener el Inositol de los alimentos que consumimos incluso podemos obtenerla de manera endógena. El problema que existe en las mujeres con SOP es que, debido a la resistencia de su organismo a la insulina, tienen verdaderos problemas para lograr esta conversión.

 

Referencias

(Unfer, Carlomagno, Dante, & Facchinetti, 2012)

(Papaleo et al., 2007)

Alimentación y celulitis

celulitis free

Es importante a la hora de afrontar este tema que entendamos primero como se deposita esta grasa superficial bajo la piel.

A la hora de construir una casa empezamos por los cimientos ¿verdad? Después van los ladrillos, el enyesado, las capas de pintura… Con esto quiero llegar a que se entienda que para una buena lucidez del hogar, necesitamos que los cimientos sean de calidad y que con el tiempo no se arrugue y se caiga a trozos. Lo mismo pasa con LA CELULITIS, puedes ponerle capas de pintura (Cosméticos) pero si no controlas la alimentación, esta no la mantendrás a raya y de nada servirá. Las cremas y masajes para la fascia pueden ayudar en un momento dado pero en la alimentación diaria van todos los nutrientes necesarios, estos llegarán a la sangre para irrigar todos los tejidos y si estos no son de calidad irán a depositarse en forma de grasa por todas las partes de tu cuerpo, siendo la mas visible e incómoda, la celulitis.

Puntos a destacar: Sin lugar a dudas la resistencia a la insulina, genética y exceso de grasa corporal producidos por mala dieta y sedentarismo

Toma acción y ház que desaparezca o al menos, que disminuya en un buen grado. Hay 2 formas en que se presenta, la 1º aparece solo al comprimir la piel y la 2º si se observa directamente estando de pie o tumbado sin comprimir nada.

Las mujeres sois las mas afectadas. Es importante saber que no esta asociada a la presencia de sobrepeso aunque sí puede ser causada por factores genéticos, inflamatorios o algún trastorno vascular por mala circulación. Llevar ropa apretada, padecer de retención de líquidos y falta de ejercicio sumarán en nuestra contra.

LA CELULITIS puede mejorar mucho y reducirse con una buena alimentación junto a un estilo de vida saludable. Cabe decir que puede empeorar  con aumentos y descensos inoportunos de nuestro peso. El exceso de sal, grasas saturadas, azúcar y el alcohol favorecerán SIEMPRE su desarrollo por condicionar a la circulación sanguínea.

Alimentos que te ayudan a mejorar la celulitis o prevenir su aparición

Deberiamos considerar:

Agua: Es clave para que el organismo conserve un buen metabolismo general pero sobre todo, para evitar o revertir la retención de líquido que puede ocasionar problemas vasculares y también ser la causa directa de la celulitis. Para incentivar su consumo no sólo debemos beber más sino también podemos echar mano a preparaciones ricas en agua como sopas de verduras, cremas o guisados con hortalizas varias, entre otros platos que favorecen la hidratación. Ahora en verano el que no falte el gazpacho y el salmorejo.

Frutas y verduras: Son alimentos ricos en agua, bajos en sodio por naturaleza y con alto contenido en potasio, todo lo cual resulta favorable para la buena circulación sanguínea. Además, ofrecen vitaminas con efecto antioxidante que a nivel celular pueden reducir el estrés y ello, ser de ayuda para prevenir entre otras cosas alteraciones en la hipodermis que pueden causar celulitis. Así, es clave consumir frutas y verduras.

Jengibre: Su efecto antiinflamatorio es el que destaca. Puede ser de gran ayuda para reducir la celulitis. Además, puede tener efecto diurético y colaborar en la prevención de la retención de líquidos. Podemos incluir jengibre como condimento de diferentes platos como una crema o elaborar un té de jengibre infusionando esta raíz en agua a punto de ebullición.

Pescado azul: Es rico en omega 3, un tipo de grasas buenas para el organismo que entre otras cosas tiene efecto antiinflamatorio y favorece la circulación sanguínea, razón por la cual su consumo es adecuado para prevenir o mejorar la celulitis. Podemos consumir pescado azul al horno, en tartas, ensaladas o pasteles salados.

Frutos secos y semillas: son ricos en vitamina E y grasas buenas para el organismo que tienen en conjunto diferentes efectos cosméticos al actuar como antioxidante y favorecer la circulación sanguínea. Por esta razón, su consumo también puede ayudar contra la celulitis y podemos sumar estos ingredientes a la dieta mediante crackers, desayunos, o mueslis caseros.

Estos son algunos alimentos que pueden ayudar contra la celulitis pero su ingesta debe ser en el marco de un estilo de vida sano, es decir, acompañados de una dieta equilibrada, ejercicio regular y sin hábitos tóxicos para decirle adiós a este trastorno de la piel que tan frecuentemente se hace presente.

¿Dónde encontrar las mejores frutas y verduras?

Resultado de imagen de frutas y verduras huerta

Hola balancers

Hoy quería hablaros sobre la fruta y la verdura. Creer que hay mucha diferencia dependiendo de donde la compres, no es lo mismo comprarla en un hipermercado-supermercado o en el mercado-fruteria de barrio. Igual parece una tontería, pero te voy a explicar las diferencias. Las grandes superficies (hiper-supermercados) centralizan todos sus productos, es decir, tienen que mandarlo a la central y de ahí lo mandan a las tiendas para colocarlas en los stands.

Esto parece lógico cuando no eres de Murcia (yo si lo soy… jeje), y digo esto porque de aquí sale la mayoría de la fruta y verdura que se vende en Europa. Pero la situación es algo mas complicada. Os pongo un ejemplo de como se puede rizar el rizo mas de la cuenta. La fruta y verdura que se vende aquí en Murcia en las grandes superficies, primero se recoge aquí, luego se manda a central (pongamos que es en Madrid) para despues volver a mandarla a Murcia y acabar así en los stands.

Dicho esto, imaginaros cómo deben de recoger esa fruta o verdura para que no se pudra en la carretera, obviamente NUNCA en su punto óptimo de maduración, la recogen entre verde y madura, tirando para verde, para que vaya madurando en las cámaras frigoríficas. Ahora ya entenderéis por donde voy.

La fruta y verdura que se vende en los mercados, plazas de abastos y las fruterías de barrio van casi directas de la huerta al stand, por lo que gozan de un privilegio bastante grande, que sean recogidos en su PUNTO ÓPTIMO de maduración.

Las frutas y verduras alcanzan todos sus nutrientes y sabores cuando maduran. Por poneros un ejemplo. El tomate tiene licopeno, que es un compuesto químico natural y antioxidante que proviene de los carotenos y que le da ese color rojo, aparte de producir beneficios a la salud como reducir el riesgo cardiovascular, el cáncer de próstata o la degeneración macular (entro otros). Entonces, ¿Si recogemos el tomate cuando aún esta verde? ¿Qué pasa con el licopeno? Que este no llega a producirse en las cantidades que debería y es casi inexistente.

Y esto pasa con casi todas las frutas y verduras (cada una con sus compuestos bioquímicos particulares). Por eso os recomiendo que la fruta y la verdura la compréis en vuestros barrios, en las plazas de abastos, mercados semanales, fruterías o donde sepáis que llega directa de la huerta. Así podréis disfrutar de un sabor increíble y os aportará todas las vitamina, minerales y compuestos bioquímicos que debieran.

Las mejores pastillas para adelgazar

Pastillas para adelgazar: ¿la forma más fácil de perder peso?

La Organización Mundial de la Salud lo llama la epidemia del siglo XXI: ¡exceso de peso y obesidad! Esta es la razón por la cual los científicos están investigando sobre productos y medicamentos adecuados para facilitar y apoyar la pérdida de peso. Algunos medicamentos para tratar la obesidad fueron aprobados hace varios años, pero no han producido los resultados masivos esperados.
En el pasado, como la comprensión de cómo los procesos fisiológicos afectan la ingesta de alimentos y el peso corporal, se desarrollaron medicamentos para combatir la obesidad. Los medicamentos contra la obesidad actualmente se dividen en tres grupos:

1. Sustancias periféricamente activas que inhiben la ingesta de alimentos en el tracto gastrointestinal (bloqueadores de grasa)

2. Sustancias que afectan el sistema nervioso central y suprimen el hambre

3. Análogos de hormonas gastrointestinales. (1)

Los bloqueadores de grasa son medicamentos que unen la grasa que se consume en los alimentos para que el cuerpo no pueda asimilarla y excretarla. El medicamento de prescripción Xenical que contiene el ingrediente activo orlistat es uno de los medicamentos destinados a prevenir la asimilación de grasa. Sin embargo, se recomienda a los usuarios que sigan una dieta baja en grasas al mismo tiempo, de lo contrario podrían producirse varios efectos secundarios, como evacuaciones abruptas, heces aceitosas y flatulencia. Las preparaciones de venta libre que contienen ingredientes como el quitosano (esqueletos de mariscos) o un complejo de fibra obtenido del nopal también están destinadas a bloquear la grasa y ayudar a perder peso. (2)

Por el contrario, los supresores del apetito funcionan al inhibir el centro del hambre en el hipotálamo del cerebro. El resultado es que usted come menos alimentos, su ingesta de calorías se reduce drásticamente y comienza a perder peso. Muchos supresores del apetito tienen efectos secundarios graves, un ejemplo bien conocido es Reductil, que se retiró de la venta en 2010 cuando un estudio realizado después de su introducción en el mercado mostró que su ingrediente activo, la sibutramina, aumentaba el riesgo de ataque cardíaco. (2,3)

Los análogos de hormonas gastrointestinales ya se están usando con éxito para tratar la diabetes tipo 2. La investigación llevada a cabo en colaboración con el Centro Alemán de Investigación de Diabetes (Profesor Dr. med. Matthias Tschöp) planea combinar el péptido similar al glucagón 1 (GLP-1) con el glucagón y el polipéptido insulinotrópico dependiente de glucosa (GIP), que puede administrarse por inyección . El resultado de esto debería ser estimular la liberación de insulina y retrasar el vaciado del estómago, creando así una sensación inmediata de saciedad y reduciendo el apetito. (4)

A pesar de estos enfoques diferentes, el éxito sigue siendo difícil de alcanzar y se siguen desarrollando más medicamentos. Por ejemplo, silenciosamente y sin fanfarrias, y a pesar de considerables preocupaciones de seguridad, en enero de 2018 llegó al mercado un nuevo medicamento destinado a ayudar a perder peso.

Es una tableta de liberación sostenida con ingredientes activos bupropión y naltrexona. Bupropion pertenece al grupo de la anfetamina que aumenta la concentración de noradrenalina en las sinapsis del cerebro. Actualmente, Bupropion se usa principalmente para ayudar a las personas a dejar de fumar y para tratar la depresión severa. Los efectos secundarios más frecuentes del bupropión, además de la ansiedad, el insomnio, el tinnitus, el dolor abdominal, las erupciones cutáneas, la fiebre, el aumento de la presión arterial y la debilidad general, también incluyen la pérdida de apetito.
Naltrexone, el segundo ingrediente activo, es un antagonista de los receptores opioides utilizado para controlar la dependencia del alcohol o los opiáceos. Los efectos secundarios de la naltrexona se describen como trastornos del sueño, palpitaciones, arritmias cardíacas, dolores en el pecho y en las articulaciones, dolores de cabeza y disminución del apetito.

Su consumo regular contribuye a una pérdida gradual del apetito y la consiguiente disminución en la ingesta de alimentos, lo que finalmente conduce a la pérdida de peso. Sin embargo, aún no se ha establecido de manera concluyente que los dos ingredientes reducen el apetito directamente al influir en el centro de regulación del apetito en el hipotálamo y el sistema de recompensa mesolímbico.
El hecho es que las autoridades farmacéuticas de EE. UU. Y de Europa consideran que la investigación adicional sobre la seguridad es absolutamente crucial. Por lo tanto, es incomprensible que ya haya sido autorizado y el producto esté en el mercado.

 

References:
1.    EMEA, Guideline on clinical evaluation of medicinal products used in weight control. CPMP/EWP/281/96 Rev.1 15 November 2007
2.    Randomised placebo-controlled trial of orlistat for weight loss and prevention of weight regain in obese patients. European Multicentre Orlistat Study Group… Sjöstroöm L et al, Lancet. 1998 Jul 18;352(9123):167-72. URL: ncbi.nlm.nih.gov
3.    Prävention und Therapie der Adipositas. Version 2007.
Published by: Deutsche Adipositas-Gesellschaft, Deutsche Diabetes-Gesellschaft, Deutsche Gesellschaft für Ernährung, Deutsche Gesellschaft für Ernährungsmedizin. URL: adipositas-gesellschaft.de
4.    Sjöström L et al. Swedish Obese Subjects Study Scientific Group. Lifestyle, diabetes, and cardiovascular risk factors 10 years after bariatric surgery. N Engl J Med. 2004 Dec 23;351(26):2683-93. Pi-Sunyer X et al. SCALE Obesity and Prediabetes NN8022-1839 Study Group. A Randomized, Controlled Trial of 3.0 mg of Liraglutide in Weight Management. N Engl J Med. 2015 Jul 2;373(1):11-22. Look AHEAD Research Group., Wing RR et al. Cardiovascular effects of intensive lifestyle intervention in type 2 diabetes. N Engl J Med. 2013 Jul 11;369(2):145-54.

Published on 19.12.2014

Ensalada de Frijoles Blancos

 

frijoles
Ingredientes
· Frijoles blancos
· Mejorana
· 1 Puerro cortado en rodajas
· 1 Tomate picado
· 1 Diente de Ajo
· Chile al gusto
· Jugo ½ Limón
· Pimentón en polvo
· Comino
· Sal y pimienta al gusto
· Perejil picado

Preparación
Cocinar los frijoles con la mejorana. Escurrir el líquido. Ponerlos en un tazón. Mezclarlos con los
demás ingredientes y dejarlos en reposo toda la noche. Servir al día siguiente con el perejil picado.

Cómo detectar trastornos de la conducta alimentaria (TCA)

anorexia

 

Los TCA son “trastornos” mentales asociadas a un comportamiento disfuncional frente a la ingesta alimentaria y una obsesión por el peso, como respuesta a una insatisfacción con su imagen corporal. Los TCA más conocidos son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno por atracón.

Los trastornos de la conducta alimentaria son de origen multifactorial (biológico, psicológico, familiar y sociocultural) y repercuten de manera negativa a la persona que lo sufre. No solo sufren consecuencias físicas (pérdida o aumento de peso, amenorrea…), sino que también sus vidas se ven afectadas a nivel psicológico y social.

Este tipo de problema alimentario puede afectar a todas las personas, sin distinción de etnia o situación socioeconómica, aunque se observa una mayor prevalencia en mujeres. Pueden aparecer en cualquier edad, pero también es cierto que aparecen con mayor frecuencia en la adolescencia.

En general, las personas que padecen este tipo de dificultades tienen poca conciencia de su problemática, es por ello que es de vital importancia que podamos identificar si convivimos con alguien que quizá pueda estar experimentando un TCA.

 

Es de vital importancia que podamos identificar si convivimos con alguien que quizá pueda estar experimentando un TCA. Estas problemáticas no aparecen de golpe, sino que se van iniciando sutilmente e incluso pueden pasar desapercibidas hasta pasado un largo tiempo. Las personas afectadas hacen lo posible por no llamar la atención. En un primer momento, son incapaces de identificar las consecuencias negativas de esta dolencia, así que deciden ocultarlo y no pedir ayuda.

 

Así pues, el rol de la familia es imprescindible para que la persona afectada pueda recibir un tratamiento personalizado y mejorar así su estado físico, mental y relacional. El diagnóstico precoz es de gran relevancia de cara al éxito del tratamiento.

 

Cómo detectar conductas alimentarias disfuncionales

A continuación expongo una serie de comportamientos, actitudes o síntomas que pueden estar indicándonos la presencia de un trastorno de la conducta alimentaria.

 

Con relación a los hábitos de alimentación

  • Estar a dieta constantemente. Suelen ser dietas muy estrictas y pueden ir o no, acompañadas de épocas de exceso o atraconeshasta volver de nuevo a dietas severas.
  • Sentimientos de culpa por haber comido.
  • Comportamiento alimentario extraño (desmenuzar la comida en trozos muy pequeños, dar vueltas al trozo de comida sin meterlo en la boca, ritmo muy lento o excesivamente rápido…)
  • Alteraciones en la forma de comer. Suelen rechazar ciertos alimentos por miedo a engordar, por ejemplo: hidratos de carbono, aceite…
  • Desaparición de comida en casa.
  • Excusas para no comer.
  • Ir al baño inmediatamente después de comer.

Con relación al cuerpo e imagen corporal

  • Ocultan la forma de su cuerpo, vistiendo con ropa ancha o muchas capas de ropa.
  • Se niegan a hacer planes que impliquen mostrar su cuerpo, por ejemplo, ir a la playa.
  • Percepción errónea de tener un cuerpo “gordo”.
  • Pesarse mucho o pánico a la báscula

 

Con relación a la actividad física

  • Realizar actividad física, normalmente después de alguna ingesta de comida.
  • Mostrarse nervioso/a inquieto/a si no puede realizar ejercicio.

 

Con relación en el ámbito relacional

  • Patrón comunicacional negativo: menor comunicación abierta o problemas en la comunicación.
  • Evita las comidas sociales y prefiere comer solo/a.
  • Aislamiento social. Pasa mucho tiempo solo/a.
  • Mal humor y cambios bruscos de actitud.
  • Pasa muchas horas en el ordenador o Smartphone visitando páginas relacionadas con el cuerpo y la alimentación.
  • Los temas de conversación suelen girar en torno a la comida y su físico.
  • Disminución de todos los campos de interés social.

 

Con relación a aspectos psicológicos

  • Ansiedad, irritabilidad, nerviosismo…
  • Humor cambiante.
  • Hiperexigencia, sobretodo en el ámbito estudiantil. Si sacan malas notas, se sienten muy frustrados y angustiados.
  • Mensajes muy negativos hacía sí mismos.
  • Conductas impulsivas, mentiras o autolesiones.
  • Insatisfacción personal constante.
  • Dificultades para concentrarse.

 

Qué hacer si un ser querido tiene problemas de conducta alimentaria

 

Primeros pasos

  • El primer paso es acudir a un profesional especializado (psiquiatra o psicólogo especializado en TCA) que os pueda orientar sobre qué poder hacer ante este tipo de situaciones. Los trastornos de la conducta alimentaria no son problemas que suelan remitir por si solos, por lo que la ayuda de un profesional es clave para la mejora de nuestro ser querido.

 

  • Otra opción es acudir a nuestro médico de cabecera, él sabrá donde derivarnos. Existen centros especializados y asociaciones de familiares afectadas. Ponerte en contacto con tu asociación más cercana puede servirte de gran ayuda. Puedes conocer cuál es la asociación de familiares afectados más cercana pincha aquí: http://feacab.org/asociacionesfeacab/

 

  • Otra opción sería contactar con la Asociación Catalana contra la Anorexia y la Bulimia(ACAB) quienes te podrán asesorar sobre asociaciones, hospitales, centros de día especializados en TCA. Puedes contactar con ellos llamando al 934549109 o enviando un correo a acab@acab.org. Ofrecen un servicio de ayuda e información anónimo y gratuito. Puedes conocer los recursos sanitarios tanto públicos como privados pinchando aquí: http://www.acab.org/es/que-son-los-trastornos-de-la-conductaalimentaria/recursos-sanitarios

 

Cómo actuar ante un TCA

  • Exprésale tu preocupación sobre aquello que has observado. De esta manera, podrás valorar si tu ser querido está experimentando su situación como problemática, o no tiene conciencia de sus dificultades. Es de vital importancia hablar con calma preguntándole sobre aquello que a él le preocupa o inquieta.
  • Crea un espacio que facilite el diálogo. Por ejemplo, conversar mientras dais un paseo por la naturaleza.
  • Hazle comprender que lo que te preocupa de su situación es que no le ves feliz, animado, contento, con ganas, con energía… (no hagas referencia al peso o la comida).
  • Hazle entender que todos tenemos dificultades en algún momento de nuestras vidas y que tu intención es la de ayudar y no la de juzgar sobre aquello que está viviendo.
  • Dale un espacio para que reflexione sobre si cree que necesita o no tu ayuda.
  • Háblale siempre desde tu propia experiencia.
  • Escúchale atentamente sin interrumpir. Trasmítele tu apoyo, haciéndole entender que sabes que es un momento muy complicado para él.
  • Háblale sobre el papel del terapeuta como una persona cercana que puede ayudarle a comprender qué es lo que le ocurre y hacerle sentir mejor consigo mismo.
  • Si se ofende por ofrecerle tu ayuda, dale tiempo para que se relaje y busca otro momento para conversar de nuevo. – Ten paciencia y constancia.

 

Cómo no actuar ante un trastorno de la conducta alimentaria

  • No dramatices. Acepta y reconoce que esa persona necesita ayuda, pero no le transmitas que es un problema muy grave. Ofrece mensajes tipo: “lo vas a superar” “juntos vamos a conseguirlo”…
  • No te expreses en un tono enfadado y con reproches.
  • Evita generalizaciones: “Tú nunca…” “Tú siempre…”
  • No hables en un momento en el que la persona se sienta enfadada, abrumada, angustiada…
  • No castigues, por ejemplo, prohibiéndole salir de casa si no se acaba el plato, acompañándole al baño cada vez que vaya… Debes esperar a que sea el profesional de la salud el que te proporcione unas pautas de actuación.
  • No des consejos a no ser que te lo pidan.
  • No hagas referencia al peso o a la comida.
  • No insistas en el mismo momento que rechaza tu ayuda. Deja pasar un tiempo prudencial, un par de días por ejemplo.
  • No seas impaciente. Es un proceso lento que requiere de mucha calma y tiempo.

Un poco de alegría, para esta vida que no son 2 días

alegria

 

¡Buenos días!

Hoy me he levantado con ganas de animaros y motivaros . Porque sé que todos los días no son buenos, porque sé que hay días que no ves recompensa en todos tu esfuerzos, porque sé que hay días que prefieres seguir tumbado en lugar de levantarte e ir a entrenar.

Y por eso escribo hoy. Porque me siento con mucha energía para poder animaros a todos aquellos que hoy os habéis levantado de esta manera, y daros un toque de motivación en vuestro día.

Porque, ¿sabéis una cosa? Todo lo que hacemos, debemos hacerlo con alegría, y si no es así, tal vez, hay que cambiar la manera de hacerlo o nuestro pensamiento.

No lo olvidéis: El cómo siempre es más importante que el qué.

A veces, no vemos progreso en nuestro cuerpo después de estar esforzándonos en llevar una alimentación adecuada  y haciendo el ejercicio correcto. Pero, tal vez, todo esto se debe a nuestro grado de ansiedad por conseguir rápido nuestros objetivos.

Y os digo una cosa chic@s, una de las cosas que he aprendido a lo largo de mi carrera profesional y personal es que todos aquellos que nos esforzamos, al final, por mucho que cueste, obtenemos nuestra recompensa.

Muchos pensareis, ¿rendirse o seguir?

Mi consejo: ¡Siempre seguir! Pensar en el ahora, que vuestra atención recaiga en ser felices hoy por hoy. Que penséis en los beneficios que está teniendo en vuestra vida vuestros buenos hábitos, ya no solo para obtener el físico que queréis, sino para vuestra salud física y mental.

Y os aseguro que cuando consigáis esto, sólo cuando lo hagáis, veréis los tan gratificantes resultados.

En resumen, la clave es el ahora, el aprender a disfrutar y valorar cada paso que damos, reduciendo así, la obsesión y ansiedad de alcanzar el objetivo.

¡Fíjate en los pequeños progresos, en el día a día… y valóralo!

 

¡A las bacterias intestinales no les gusta la sal!

 

La sal sazona muy bien la comida, pero al mismo tiempo también proporciona minerales valiosos y juega un papel importante en la regulación del equilibrio hídrico en el organismo humano. El cloruro de sodio, un componente de la sal, también es necesario para el sistema nervioso, la digestión y la formación de hueso, pero debe usarlo con moderación. Se sabe desde hace tiempo que un exceso de sal de mesa en los alimentos puede causar presión arterial alta, pero lo que muy pocos de nosotros sabemos es que el curso de la esclerosis múltiple, una enfermedad autoinmune, también puede verse negativamente influenciada por la sal.

El requerimiento diario normal es de dos a tres gramos, pero esto a menudo se excede, ya que la mayoría de la gente no solo usa sal para sazonar sus alimentos, sino que también la consumen en muchos productos terminados salados.
Un equipo de investigadores dirigido por Dominik Müller en el Centro Max Delbrück de Medicina Molecular (MDC) en Berlín investigó el efecto del alto consumo de sal en la flora intestinal. La composición de la flora intestinal es cada vez más importante en una amplia gama de enfermedades, y se está convirtiendo cada vez más en el foco de la investigación.

La mucosa intestinal es el hábitat principal de las células inmunitarias, que producen un gran ejército de anticuerpos, neurotransmisores y células de defensa y secuestrantes para proteger al cuerpo de sustancias extrañas. Estudios anteriores han demostrado que demasiada sal de mesa en los alimentos aumenta la cantidad de células inmunitarias llamadas “células ayudantes Th17″. Estas células luego producen niveles elevados de la sustancia mensajero interleucina-17, que desencadena reacciones inflamatorias en los vasos sanguíneos. La presión arterial aumenta, y el desarrollo de enfermedades autoinmunes puede ser estimulado como resultado.

En el estudio de Berlín, el equipo de investigación investigó el grado en que la flora intestinal cambia debido al consumo excesivo de sal. Durante dos semanas, los ratones recibieron 0,3 gramos de sal de mesa todos los días con su comida. El examen de las muestras de heces para la composición de las especies bacterianas mostró que el número de algunas especies bacterianas se redujo y que algunas de ellas habían desaparecido por completo del tracto digestivo; las bacterias intestinales del género Lactobacillus, por ejemplo, ya no podían detectado después de 14 días de mayor ingesta de sal.

Entonces, ¿en qué medida es este resultado transferible a los humanos? En un estudio piloto con doce hombres sanos, los investigadores probaron la composición de las bacterias en el tracto digestivo. A los hombres se les dieron seis gramos de sal de mesa durante 14 días además de su comida normal. Consumieron un promedio de 12-14 gramos de sal de mesa por día. Las bacterias intestinales del género Lactobacillus también reaccionaron en las personas de prueba, y no pudieron ser detectadas al final de la prueba.

Otro resultado interesante del estudio fue que se formaron significativamente menos células auxiliares Th17 en ratones que habían sido alimentados con una dieta rica en sal y lactobacilos probióticos, y su presión arterial también disminuyó. No está claro si los lactobacilos, que se encuentran principalmente en alimentos fermentados como el chucrut, el yogur y el queso, tienen un efecto similar al de los lactobacilos probióticos que se agregaron a la comida, sobre todo porque los investigadores no pueden descartar la posibilidad de que existan. otras especies bacterianas sensibles a la sal que tienen una influencia importante en la salud.
Se necesitan más estudios para arrojar más luz sobre esto, y los resultados de estos estudios pueden permitirnos contrarrestar las enfermedades autoinmunes con una terapia probiótica adaptada individualmente.

¡Esto es algo que esperamos!