Se acabó la navidad, ¿y ahora qué?

Tras las entrañables fechas Navideñas y los excesos implícitos en ellas de los que hemos disfrutado estas semanas atrás, entre polvorón y roscón, damos la bienvenida a otro año y con él, como viene siendo costumbre, también los buenos propósitos de año nuevo.

buenos hábitos

Uno de los mejores propósitos para esta nueva etapa que apenas comienza, es gozar de una buena salud, y desde Metabolic Balance queremos ayudarte a conseguirlo a través de una alimentación individualizada adaptada a ti, eliminando así los kilitos de más y aumentando la calidad de vida y bienestar.

En Metabolic Balance creamos planes nutricionales siguiendo una serie de directrices importantes a tener en cuenta como conocer las necesidades de cada persona, pactar objetivos alcanzables, apoyar durante el proceso con un asesoramiento de personal cualificado y crear un plan nutricional que reúna todas las necesidades del paciente, tanto internas como externas. Para conocer estas necesidades, es necesario realizar una analítica sanguínea específica que consta de 35 parámetros, así como el historial médico del paciente que nos permita conocer el estado de salud general de la persona, al igual que los medicamentos que pueda estar tomando. De este modo, disponemos de toda la información necesaria para adaptar el plan a sus propias necesidades ya que cada cuerpo es diferente y cada organismo tendrá unas carencias que deben ser cubiertas con una alimentación 100% fresca y natural sin sustitutos de comidas, ni barritas o pastillas para garantizar un buen estado de salud a corto y largo plazo.

Los beneficios de adaptar un plan nutricional a las necesidades del organismo de cada persona están claros: mejora su salud, permite combatir el hambre y la ansiedad, garantiza la pérdida de peso en forma de grasa, favorece el bienestar y establece a largo plazo unos hábitos de vida saludables, manteniendo estable el peso alcanzado a lo largo del tiempo.

Conseguir un peso adecuado es esencial para ganar en salud, y por este motivo, es muy importante hacerlo adecuadamente, comiendo lo que mejor metabolizas y con la supervisión que necesitas. Aprende a comer con Metabolic Balance.

Si estás interesado puedes ponerte en contacto con nosotros a través del teléfono o email facilitados.

¡Queremos ayudarte a que te sientas bien, cuenta con Metabolic Balance!

Consejos para una Navidad Saludable I

La Navidad es una época complicada para mantener nuestro peso ideal. Los eventos se multiplican y es muy difícil no caer en la tentación. Quizá ya hemos tenido que enfrentarnos a cenas de amigos y empresa, pero lo más duro llega ahora, a partir de Nochebuena, cuando los turrones se multiplican, el picoteo campa a sus anchas y los manjares nos miran con deseo desde cualquier rincón. Lograr mantener nuestro peso entre tanto exceso es difícil, pero hay diversas precauciones que podemos tomar para no acabar con los logros que tanto nos ha costado conseguir a lo largo del año, sin la necesidad de renunciar a los principales banquetes.

 

  1. Empieza el día haciendo ejercicio

Hacer ejercicio nada más levantarnos no sólo nos ayuda a reducir el sedentarismo. Además, según un estudio publicado el en la revista Medicine & Science in Sports & Exercisereduce nuestro apetito el resto del día. Los investigadores de la Brigham Young University aseguran que basta con 45 minutos de ejercicio matutino para que nuestra inclinación por la comida disminuya.

 

  1. Pésate una vez a la semana

Uno de los problemas de la Navidad es que solemos descontrolarnos, pasando por alto nuestros hábitos alimenticios, y renunciamos a saber cuánto peso estamos ganando (hasta después de Reyes, cuando llegan las lamentaciones). Lo mejor para evitarlo es pesarse una vez por semana, con el objetivo de asegurarnos de que nuestro peso no se está desmadrando.

 

  1. No piques entre horas

Dentro del descontrol de las comidas en Navidad, hay que mantener un cierto orden llevando a cabo 3 ingestas diarias y saber decir que no a ciertas tentaciones. Si quieres comer sin remordimiento los días clave, lo mejor es evitar el picoteo entre comidas. En definitiva, mejor guarda fuerzas para las comidas realmente importantes.

 

  1. Apuesta por las verduras y los platos al horno

Aunque ser el anfitrión de una cena o comida de Navidad es una gran responsabilidad, tiene una parte positiva, y es que puedes escoger el menú. No todos los banquetes navideños tienen que ser hipercalóricos. De hecho, algunos de los platos españoles más tradicionales de estas fiestas son a base de verduras, como la lombarda o las alcachofas. De segundo, lo ideal es realizar un plato al horno, perfecto para dar de comer a un grupo grande de gente. Como entrantes, es mejor preparar unos buenos pinchos o canapés y una crema que atiborrar a nuestra familia con embutido y langostinos gigantes recién descongelados. Lo importante, en cualquier caso, es deshacerse de la mentalidad poco racional, pero muy española, de que las comidas de Navidad tienen que ser a la fuerza súper abundantes. A veces parece que si no sobra mucho es que no se ha preparado un convite en condiciones. Y esto es precisamente lo que se debe evitar, no sólo para no engordar, sino para cuidar nuestra salud y la de nuestra familia.

 

  1. Evita ir al banquete en ayunas

Una de las prácticas más habituales de las personas que tratan de no ganar peso durante la Navidad consiste en “reservar hambre” para las cenas, comiendo lo mínimo el resto del día. No es una buena idea. Si llegas a la cena de Nochebuena con un hambre espantoso lo más probable es que acabes comiendo mucho más de lo que deberías. Recuerda: es muy fácil perder el control frente a una mesa repleta de manjares.

 

  1. Sé selectivo

El principal problema de las comidas navideñas es que, además de ser excesivas en todos los sentidos, son tremendamente variadas. Es muy probable que tengas que enfrentarte a todo tipo de entrantes, dos o tres platos y varios postres. Y una cosa está clara: si te lo comes absolutamente todo vas engordar sí o sí. Por ello es mejor plantearse antes de empezar cuál va a ser el menú y seleccionar cuidadosamente qué no queremos perdernos. Una vez pensado esto, lo mejor es centrarse en el plato principal que más nos gusta, tomando menos del resto y siendo muy cuidadosos con los entrantes y los postres, que son las partes de las comidas más peligrosas y que, generalmente, tienen más calorías. Respecto a los dulces navideños, lo mejor es evitarlos por completo.

 

  1. Cuida lo que bebes

La bebida es uno de los grandes peligros de estas fiestas. Ni que decir tiene que el alcohol es la mayor fuente de calorías, pero también son peligrosos los refrescos, cuyo consumo se dispara en navidades. Evitar el consumo de alcohol por completo es difícil, pero si no quieres engordar lo mejor es que tengas cuidado. Procura tener siempre un vaso con agua y así poder ir combinando a lo largo de la velada, con bebidas alcohólicas de baja-media graduación como la cerveza o el vino.

 

  1.  Come despacio

No es ningún secreto: comer rápido, además de ser poco saludable, nos lleva a comer más. En las cenas y comidas navideñas se suele comer especialmente rápido, pues hay mucha comida, y los platos se suceden muy rápidamente. Concentrarse en comer despacio es la mejor manera de controlar lo que comemos y evitar los empachos.

 

  1.  Compensa los excesos

No es necesario renunciar a las grandes comidas navideñas para mantener nuestro peso, pero es necesario compensar estas con una dieta ajustada en los días sin eventos. Lo ideal es apostar por las verduras, las ensaladas y la carne y el pescado a la plancha. Si eres estricto en este sentido, aunque abras la mano en las grandes comidas, no sólo mantendrás tu peso, quizás incluso logres perder unos kilos.

feliz navidad

 

 ¡¡FELIZ NAVIDAD BALANCERS!!

11 Formas de revertir la diabetes tipo 2

Si te han diagnosticado diabetes tipo 2 o te han comunicado que estás en riesgo, aquí te presentamos 11 formas de empezar a revertir los efectos de inmediato.

La diabetes tipo 2 está alcanzando cifras epidémicas. Existen 3.9 millones de personas en el mundo que viven con diabetes – el 90% de los casos se trata de diabetes tipo 2.  Además, las estadísticas  informan que 1 de cada 3 adultos del Reino Unido tiene prediabetes.

Es completamente posible tanto prevenir como invertir la diabetes tipo 2. Desafortunadamente, muchos de los consejos que se dan son, en mi opinión, inútiles y equivocados. La mayoría de la gente piensa en ello como un problema de azúcar en la sangre, pero este es el efecto final en lugar de la causa.

 

¿QUÉ ES EL TIPO 2 DIABETES?

La diabetes tipo 2 es una condición que se caracteriza por niveles de azúcar en la sangre crónicamente elevados. Sin embargo, la causa principal, así como el conductor de esta condición es algo llamado resistencia a la insulina. Cuando se consumen ciertos alimentos, en particular los carbohidratos refinados, se convierten en azúcar dentro del cuerpo. La manera que el cuerpo tiene de reaccionar es produciendo una hormona llamada insulina. La insulina mueve el azúcar dentro de sus células para que pueda usarse como energía. Suena bien, ¿verdad?

Bueno, sí y no. Cuando el organismo trabaja eficientemente, este es un sistema fantástico que ayuda al cuerpo a funcionar bien. Pero cuando estamos ante un caso de diabetes tipo 2, prediabetes u obesidad abdominal significativa, ese sistema no funciona tan bien.

Consumir demasiados hidratos de carbono refinados eleva los niveles de insulina durante largos períodos de tiempo y sus células comienzan a volverse resistentes a los efectos de la insulina. Lo podríamos comparar con el alcohol. Cuando empiezas a beber, con una sola copa de vino podemos sentir mareo. Una vez que el cuerpo se acostumbra al alcohol, necesita más y más alcohol para lograr el mismo efecto. Esto es lo que sucede en la diabetes. Necesita más y más insulina para lograr el mismo efecto. El problema es que demasiada insulina es un problema para el cuerpo.

 

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS DE TENER ALTOS NIVELES DE INSULINA?

  • Provoca retención de agua y sal, derivando en un aumento de la presión arterial. Así, aumenta el riesgo de aterosclerosis, pudiendo conducir a ataques al corazón.
  • Un aumento de los niveles de insulina aumenta la VLDL (lipoproteína de muy baja densidad), un tipo de grasa en la sangre y una de las formas del colesterol “malo”.
  • Puede conducir al crecimiento de ciertas células cancerígenas.
  • En las mujeres, puede causar que los ovarios produzcan más testosterona, asociándose con el síndrome de ovario poliquístico.
  • Aumenta significativamente el riesgo de contraer diabetes tipo 2

La única manera de revertir eficazmente la diabetes tipo 2 (o incluso la pre-diabetes) es tratar la causa subyacente – Resistencia a la insulina. Tratar de abordar los niveles de azúcar en la sangre (con medicamentos) sin abordar los niveles de insulina es tratar los síntomas, no tratar la causa de raíz. Es similar a usar un cubo para eliminar el agua de un fregadero que desborda en lugar de cerrar el grifo.

Lo más importante es dejar de añadir combustible al fuego. Si la resistencia a la insulina está impulsando la condición, primero es necesario dejar de consumir alimentos que aumentan la producción de insulina. En segundo lugar, hacer algunos cambios de estilo de vida para a recuperar la sensibilidad a la insulina de nuevo.

 

POR LO TANTO, ¿QUÉ ALIMENTOS AUMENTAN LA PRODUCCIÓN DE INSULINA?

Todos los carbohidratos – en algún grado – aumentan los niveles de insulina en la sangre. Por ello, a veces la diabetes tipo 2 es considerada una forma de “intolerancia a los carbohidratos”. La proteína también eleva estos niveles, pero en un grado mucho menor. El único macronutriente que mantiene los niveles de insulina y, por lo tanto, su nivel de azúcar en la sangre estable es ¡la grasa! Por lo tanto, si tratamos de reducir los niveles de insulina, es necesario reducir la cantidad de ciertos carbohidratos y reemplazarlos en su lugar por grasas naturales y saludables.

¿Qué significa esto a la hora de elegir los alimentos?

Cuando hablamos de grasa natural sana, nos referimos a frutos secos y semillas, aguacates, grasas omega 3 (presentes en almendras, semillas de lino y peces de agua fría, como salmón salvaje, arenque, caballa y atún), aceite de oliva virgen extra y huevos enteros.

Al referirnos a la reducción de ciertos carbohidratos, se trata principalmente de reducir la ingesta de carbohidratos refinados como la pasta, el arroz y el pan. Las verduras no almidonadas (como brócoli, repollo y coliflor) están bien y se pueden comer en abundancia. La Las frutas contienen muchos carbohidratos, las que contienen menos cantidad son la sandía, las bayas, el melocotón y las moras.

Sin embargo, si ya existe un diagnóstico de diabetes tipo 2, un alto riesgo o una obesidad abdominal significativa, aquí presentamos 11 formas de comenzar a revertir los efectos de inmediato:

  1. Evitar TODOS los carbohidratos refinados como pastas, arroz o pan (incluso el pan integral aumenta la insulina).
  2. Evitar los azúcares añadidos. Si el cuerpo ya está en un estado en el que no puede procesar los carbohidratos y azúcares correctamente, se han de tomar medidas para eliminar completamente todos los azúcares, al menos por un tiempo.
  3. Evitar todas las bebidas dulces. Elegir agua, té o café.
  4. No temer a la hora de consumir alimentos de buena calidad, saludables, con grasa natural como aguacates, aceitunas, almendras, etc. Estos alimentos no hacen que aumentemos de peso. Un estudio publicado en 2003 mostró que las personas que suplementaron su dieta con almendras perdieron más peso que las que suplementaron con los llamados “carbohidratos saludables y complejos”
  5. No perder energía contando calorías. Concentrarse en la calidad de los alimentos.
  6. ALIMENTAR A LAS BACTERIAS DEL INTESTINO. Hay trillones de bichos que viven en su intestino – su salud es fundamental para determinar la salud de estos. Muchos estudios muestran relación entre lo microbiota intestinal y la diabetes tipo 2. Comience a mejorar la salud de su intestino comiendo cinco porciones de verduras al día. La fibra no digerible en las verduras es el alimento preferido de las bacterias.
  7. Dedicar a la cocina el tiempo necesario.
  8. Elaborar snacks saludables con alto contenido en grasa, como aceitunas, nueces o hummus. Los snacks ricos en carbohidratos refinados como galletas, ocasionan un gran pico de insulina en la sangre, produciendo sensación de hambre poco después. Las grasas, sin embargo, le mantendrá más lleno durante más tiempo.
  9. Incluir proteína de alta calidad y grasa con cada comida. Esto ayuda a estabilizar los azúcares en la sangre y promueve la saciedad y la plenitud.
  10. Comer siempre sentado en la mesa. Comer en el sofá mientras se ve la televisión alienta una forma de comer sin sentido – esto puede llevar a comer cantidades más altas de lo normal. Si se sienta en una mesa y se concentra en lo que está comiendo, es más probable que disfrute de su comida, se sienta satisfecho al final de su comida e ingiera menos.
  11. Considerar una forma de ayuno regular, como el ayuno intermitente o la alimentación con restricción de tiempo (TRF). TRF significa ingerir las calorías durante una ventana específica del día, y elegir no comer durante el resto del día. Es una gran manera de reducir los niveles de insulina en su cuerpo y ayudar a deshacer los efectos de los niveles crónicamente elevados.

En Metabolic Balance ofrecemos a nuestros pacientes la atención personalizada de médicos y nutricionistas durante todo el tratamiento. Desde el primer momento en que el paciente acude a consulta por primera vez, nuestro equipo le proporciona toda la información necesaria, apoyo y asesoramiento que pueda requerir acerca de Metabolic Balance®, en qué consiste el plan alimentario y cómo está estructurado.

La falta de nutrientes en nuestro organismo por una mala alimentación o el exceso de otros no tan recomendados se traducen en problemas de salud, siendo la alimentación el mejor tratamiento.

¿Necesitas un cambio? Ven a conocernos en una 1ª consulta gratuita y descubre los beneficios de Metabolic Balance®.

Los interesados pueden contactar con nosotros a través del correo electrónico: info@metabolic-balance.es o llamando al teléfono gratuito 900801776.

¿Vientre hinchado? Posibles causas y soluciones

¿Quién no ha sentido alguna o muchas veces su vientre hinchado? Tras ciertas comidas parece que la ropa nos aprieta más que antes de ponérnosla, que necesitamos desabrocharnos el botón del pantalón e incluso estamos más irritables, nuestro ritmo intestinal se altera y todo ello nos hace sentirnos incómodos.

El vientre hinchado

El vientre hinchado, se puede dar tanto en personas con un peso bajo o adecuado como con sobrepeso u obesidad (según el IMC); aunque la sensación de hinchazón es más evidente en las personas que no tienen un exceso de peso. Las mujeres son las que más refieren este problema pero no es exclusivo del sexo femenino. En muchos casos, se debe a algún problema digestivo que se suele solucionar con un cambio en la alimentación. 

Causas y soluciones

Las causas que pueden provocar un vientre hinchado no son las mismas para todos. Aquí van las más frecuentes:

  • Intolerancias alimentarias:algunas personas no son capaces de digerir ciertos componentes de los alimentos como la lactosafructosasorbitolgluten, etc. Al no poder ser digeridos siguen su camino por el intestino y son el alimento de diferentes bacterias intestinales provocando dolor abdominal, diarreas y gases. 

Solución: ponerte en manos de un médico especialista que te haga las pruebas necesarias para verificar la intolerancia y también de un dietista-nutricionista que te marque unas pautas para que al eliminar ciertos alimentos de tu dieta no tengas déficits nutricionales.

 

  • Síndrome del intestino irritable enfermedad de Crohnforman parte de las denominadas enfermedades inflamatorias intestinales que se caracterizan por lesionar el intestino alterando su funcionamiento y provocando diarreas, estreñimiento, dolor abdominal, hinchazón y gases.

Solución: al igual que en el caso de las intolerancias alimentarias es importante un buen diagnóstico y el asesoramiento por parte de un dietista-nutricionista que paute la alimentación idónea en cada caso.

 

  • Dispepsia: son molestias o dolor en la parte superior del abdomen acompañado de náuseas, hinchazón abdominal, acidez, digestiones pesadas, saciedad precoz, eructos, regurgitaciones y vómitos.

Solución: comer despacio y poca cantidad de comida más veces al día, evitar un exceso de grasa en las comidas, perder peso si es necesario y abstenerse del alcohol.

 

  • Exceso o falta de fibra en la dieta:la fibra es el principal componente de las heces y se ha de tomar en su justa medida. Así pues, un exceso de fibra puede aumentar el tránsito intestinal y provocar diarrea, y al contrario la falta de fibra disminuye el tránsito intestinal y causa estreñimiento. Ambas situaciones provocan hinchazón, gases y dolor abdominal.

Solución: consumir diariamente cereales integrales, frutas y verduras, asegurando 1,5-2 litros de agua al día. Sin olvidar incluir mínimo de 2 a 3 veces

¡Empiezo en septiembre!

Si sufres de pequeñas alteraciones como cansancio, trastornos del sueño, dolores musculares, digestiones pesadas o alteraciones de la piel, quizás no las hayas relacionado con tu alimentación, pero tienen mucho en común. Y, por supuesto, muchas otras enfermedades como hipertensión, hipercolesterolemia, alteración del tiroides, dolores articulares o trastornos digestivos podrían aliviarse con una alimentación correcta y equilibrada.

Es de recordar que el hecho de consumir alimentos exclusivamente vegetales o el consumo de ensaladas como única opción en todas las comidas no hacen a nuestro organismo más sano. Es importante proporcionarle los alimentos necesarios para su correcto funcionamiento.

Septiembre es un mes de planteamiento de nuevos objetivos y decisiones. Si entre estos propósitos se encuentra el de empezar una alimentación más saludable, ponte en manos de los profesionales de Metabolic Balance y consigue regular tu organismo y disminuir todas las patologías asociadas a la alimentación.
Para ello proponemos un plan de alimentación elaborado por médicos y nutricionistas en el que se hace honor al uso exclusivo de alimentos naturales, rechazando cualquier sustituto de los mismos, batidos o barritas. Cada plan es elaborado a partir de una analítica sanguínea específica, el historial clínico de cada paciente y los gustos y aversiones por los diferentes alimentos.

Con este tipo de alimentación se consigue el equilibrio hormonal necesario para que el organismo cumpla con todas sus funciones. Disminuyendo así los síntomas de las alteraciones que se sufrían.

Este mes es una buena fecha para empezar a cuidar la alimentación, siempre con el acompañamiento de un profesional en el campo de la nutrición. En Metabolic Balance ofrecemos a nuestros pacientes la atención personalizada de médicos y nutricionistas durante todo el tratamiento. Desde el primer momento en que el paciente acude a consulta por primera vez, nuestro equipo le proporciona toda la información necesaria, apoyo y asesoramiento que pueda requerir acerca de Metabolic Balance®, en qué consiste el plan alimentario y cómo está estructurado.

La falta de nutrientes en nuestro organismo por una mala alimentación o el exceso de otros no tan recomendados se traducen en problemas de salud, siendo la alimentación el mejor tratamiento.

¿Necesitas un cambio? Ven a conocernos en una 1ª consulta gratuita y descubre los beneficios de Metabolic Balance®.

Los interesados pueden contactar con nosotros a través del correo electrónico: info@metabolic-balance.es o llamando al teléfono gratuito 900801776.

 

Objetivo septiembre: Alimentación saludable

Con la llegada de septiembre empiezan muchos nuevos proyecto y objetivos a conseguir después del verano y las vacaciones. Es por esto por lo que se puede considerar que la verdadera entrada de año se produce en este mes al haber un cambio en nuestros días y pasar del relax a la rutina del trabajo.

Además, este relax veraniego está relacionado con más vida social y familiar acompañada de excesos (comidas pesadas, bebidas alcohólicas, snacks, helados, refrescos con alto contenido en azúcar, etc.). Es la fecha más larga del año en la que nuestra salud empeora, produciéndose un desajuste aún más acentuado en aquellas personas con sobrepeso, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el exceso de peso como la diabetes, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia o la hipertensión entre otras.

Es una buena época para darle un ultimátum a nuestro organismo y ofrecerle la oportunidad de incluir una vida saludable en los propósitos para septiembre. Existen muchas maneras de llevar a cabo este nuevo objetivo, pero siempre ha de ser con la supervisión de un profesional, olvidándonos de dietas milagro que nos prometen una gran bajada de peso en poco tiempo pero el riesgo de volver a ganar el peso perdido está asegurado.

Es importante diferenciar y encontrar planes de alimentación buenos y saludables, tratando de evitar todos los que incluyan la ingesta de productos sustitutivos de alimentos, batidos o barritas.

En Metabolic Balance prima la salud de cada paciente, por ello ofrecemos un plan de alimentación médico nutricional totalmente personalizado en el que se incluyen exclusivamente alimentos frescos y naturales de fácil adquisición en supermercados.

Para la elaboración del plan tenemos en cuenta los gustos y aversiones de cada persona por los diferentes alimentos, el historial clínico, y una analítica sanguínea específica en la que se observa qué alimentos son los que mejor metaboliza cada personas y devuelven la armonía al metabolismo, manteniéndolo en un equilibrio saludable. De esta manera, pueden mejorar los valores sanguíneos, la calidad de vida, el bienestar y el peso de cada persona.

Elaborado por médicos y nutricionistas, cada plan nutricional cuenta con todos los grupos de alimentos y con unas cantidades de alimentos que permiten que las personas consigan sus objetivos a corto y largo plazo y, que durante el proceso vayan adquiriendo hábitos saludables que les permitirán aprender a manejar su alimentación. El apoyo durante el tratamiento es necesario para garantizar la adherencia al programa nutricional de cada persona.

Si está interesado/a en recibir más información no dude en contactar con el Equipo de Metabolic Balance España en el teléfono gratuito 900801776 y solicitar una primera consulta de información gratuita.

Fuera excusas – Confía en ti

 

Consideraremos que lo que nos impide hacer lo correcto, en su mayor parte, es la pereza. El conocimiento y la información son las mejores armas para combatir esta pereza. A menudo se trata de malentendidos y ejemplos equivocados recibidos a través de los medios de comunicación, que hacen que las personas con sobrepeso, que a veces se sienten débiles, en las máquinas expendedoras, y que simplemente carecen de poder. Las malas experiencias en el pasado, la tensión psicológica permanente y la frustración del efecto yo-yo han llevado a replantear la cuestión de la pérdida de peso. Por eso es tan importante que cada paciente de Metabolic Balance conozca cómo funciona el metabolismo humano, para ayudarles desde el exterior.

Por supuesto, el éxito depende de la persona. Metabolic Balance no es una dieta milagrosa, sino más bien un programa metabólico inteligente que hace buen uso de las leyes de la naturaleza.

 

La falta de tiempo no es una excusa

Comer y beber son las principales necesidades humanas. La comida no sólo debe llenar, también debe proporcionar una sensación de bienestar. La persona que comienza su día sin tiempo para desayunar, comienza su día de trabajo bajo un signo desfavorable. Se trata de una cuestión de prioridades.

Relación entre menopausia y alimentación

La menopausia es un proceso de grandes trastornos hormonales. No solo corresponde a la disminución de los niveles de estrógenos, los niveles de otras hormonas del crecimiento y la hormona DHEA también se ven disminuidos. El organismo cambia tanto externa como internamente. La mayoría de las mujeres luchan con una serie de dolencias físicas y mentales: sofocos, trastornos del sueño, depresión, pérdida ósea, dolores de cabeza y trastornos de concentración,  que a menudo son causados ​​por la hormona en deterioro.

Los cambios hormonales en la menopausia por lo general tienen un efecto desfavorable en el peso corporal, así como una mayor disminución de la masa muscular. Una dieta rica en sustancias vitales, el ejercicio regular y la relajación adecuada son más importantes que nunca durante la menopausia. El mayor reto es proporcionar a su cuerpo los alimentos suficientes – a pesar de que necesita menos energía con el aumento de la edad, tiene una mayor demanda de nutrientes.

Cada vez son más los estudios que relacionan la importancia de una terapia de reemplazo hormonal y una dieta equilibrada con los trastornos de la menopausia. Así, los efectos pueden reducirse mediante la elección de los alimentos adecuados y en correcta combinación.

El foco principal de alimentos debería estar en aquellos ricos en fitoestrógenos, ya que estos presentan un efecto positivo sobre el sistema hormonal.

Además, es recomendable una mayor ingesta de vitaminas D y K y calcio para reducir la pérdida de densidad mineral en los huesos y añadir una cantidad suficiente de ácidos grasos omega-3 en su dieta.

Un cuerpo más potente y fuerte necesita proteínas de alta calidad en este momento de su vida, no se trata de aumentar la cantidad, sino prestar atención a la calidad de las proteínas. Así, se consigue preservar la masa muscular – pero todas las enzimas y las hormonas que se forman en el cuerpo están hechos de proteínas, por lo que deben renovarse constantemente. Una deficiencia de proteína puede contribuir a trastornos del sistema inmune y la estructura ósea. Existen alimentos con muy buenas cantidades de proteínas como la soja, setas, nueces, semillas y brotes, así como alimentos de origen animal como carne, pescado, huevos, leche y productos lácteos.

 

La insulina como “clave” para la pérdida de peso y la salud

La insulina es una hormona producida por las células Beta del páncreas, cuya función principal es permitir la entrada de la glucosa en las células para que éstas la utilicen como combustible o fuente de energía. Cuando ingerimos alimentos que contienen hidratos de carbono, éstos se transforman en glucosa al entrar al torrente sanguíneo e inmediatamente el cerebro envía una señal al páncreas para que libere la cantidad exacta de insulina que requieren las células para metabolizar la glucosa, y así recuperar los niveles normales.

 

El Hiperinsulinismo o Hiperinsulinemia es una condición que se refiere a niveles altos de insulina en la sangre. La secreción normal de insulina está vinculada directamente con la cantidad de glucosa circulante en el torrente sanguíneo.

Aunque en la mayoría de los casos, el Hiperinsulinismo ocurre por resistencia a la insulina, en algunos casos también puede deberse a otras causas.

 

El hiperinsulinismo está asociado también a casos de pre diabetes. “Los problemas de sensibilidad hacia la insulina o ‘resistencia a la insulina’  preceden a la intolerancia a la glucosa en el desarrollo de una diabetes tipo 2″, explica Janine Sanchez Ebeoglu, Directora de Diabetes Pediátrica de la Escuela de Medicina Miller en la Universidad de Miami.

 

A medida que la sensibilidad a la insulina baja, los niveles de insulina comenzarán a subir en un intento del cuerpo por mantener la efectividad de la insulina y niveles normales de azúcar en la sangre. Esto puede llevar a un hiperinsulinismo (altos niveles de insulina en la sangre).

Si la sensibilidad a la insulina sigue bajando (más resistente a la insulina) la persona puede desarrollar intolerancia a la glucosa y luego diabetes tipo 2. Además, la resistencia a la insulina y el hiperinsulinismo están asociados con un conjunto de condiciones cardiovasculares y metabólicas como el hígado graso, hipertensión, obesidad, síndrome ovárico poliquístico, disfunción endotelial (arterioesclerosis), dislipemia (colesterol y triglicéridos altos), además de diabetes tipo 2 e intolerancia a la glucosa.

 

Metabolic Balance® tiene en cuenta los niveles de insulina en sangre para la elaboración de planes médico nutricionales personalizados e individualizados y conseguir así una regulación hormonal completa en todos nuestros pacientes.

Es importantísimo conocer el estado general del paciente antes de empezar el tratamiento haciendo una analítica sanguínea de 35 parámetros y una anamnesis completa de la historia clínica.

 

En Metabolic Balance® trabajamos el metabolismo de cada persona y aportamos a cada organismo los nutrientes necesarios para funcionar correctamente solo con alimentación y de manera individualizada. No excluimos ningún nutriente de la alimentación y tampoco suplementamos o complementamos las comidas con productos ya que el organismo debe recibir todos los nutrientes simplemente con alimentación para que su metabolismo y su producción hormonal sea adecuada.

 

Reajustamos cada organismo interiormente a través de los alimentos, consiguiendo reflejar un mejor estado de salud exteriormente. De esta manera, la pérdida de peso y la ganancia en calidad de vida es efectiva, saludable y consigue mantenerse a largo plazo. Tras la pérdida de peso, llega el momento de consolidar hábitos. Es importante que nuestros pacientes se sientan apoyados en la fase de pérdida de peso, pero también una vez hayan alcanzado su objetivo para seguir firmes en su propósito.

 

La salud no espera. Obtenga su primera consulta gratuita llamando al teléfono gratuito 900801776

Alimentos tradicionales VS Diversidad cultural

Según un grupo de investigadores de EE.UU., una revisión a los hábitos alimentarios tradicionales ha indicado que la capacidad de seleccionar una dieta equilibrada es innata. Sin ningún conocimiento explícito presente, el ser humano ha combinado varios alimentos a diferentes aminoácidos esenciales para potenciar su valor nutricional, como en el caso de las legumbres y el arroz. Los científicos descubrieron que el cuerpo dirige la ingesta de alimento, y controla lo que necesita -al menos en el plano de la admisión de proteínas y sus aminoácidos más importantes. Impulsado por este sistema, los rituales religiosos y las corrientes de moda emergieron desarrollando posteriormente las tradiciones y costumbres.

Estas costumbres también tenían sentido desde el punto de vista fisiológico: alimentos de temporada. Así, en los años 30 la dieta principal en EEUU se basaba en el consumo de alimentos regionales y de temporada. Se tenían presente las fiestas y celebraciones, pero no dejaban de lado el sacrificio. Es por esto que las enfermedades ocasionadas por el estilo de vida eran desconocidas para las poblaciones de la época.

Los tiempos han cambiado

Desde hace tres generaciones, creemos que la abundancia significa mera cantidad y esto es lo que está desestabilizando gradualmente nuestro metabolismo. Tenemos disponibilidad de todos los alimentos en cualquier momento a bajo precio y en grandes cantidades – creando así la ilusión de la opulencia. Disponemos de fresas y cerezas en invierno. El estilo de vida y la cocina actual tiende a que usemos alimentos exóticos cada vez con más frecuencia, siendo la cocina tradicional la que debe llegar a niveles gourmet con el fin de estar actualizada y competir contra los alimentos de diseño. Sin embargo la cocina diaria de todos los días debe ser rápida y adaptada a nuestro ritmo de trabajo. Sin tiempo para descansar, la alimentación pasa a ser una obligación y es ahí cuando nos decantamos por alimentos rápidos de preparar para terminar cuanto antes. ¿Qué opción es mejor que comprar un perrito caliente en la tienda de enfrente, un donut del autoservicio de la esquina, pedir al chino de abajo o que nos traigan unas pizzas?

En Metabolic Balance recomendamos a todos nuestros pacientes una alimentación equilibrada en la que se consuman alimentos frescos y naturales 100%. Cada paciente tendrá su lista con los alimentos que mejor metaboliza, pudiéndose introducir posteriormente el resto de los alimentos.