Relación entre menopausia y alimentación

La menopausia es un proceso de grandes trastornos hormonales. No solo corresponde a la disminución de los niveles de estrógenos, los niveles de otras hormonas del crecimiento y la hormona DHEA también se ven disminuidos. El organismo cambia tanto externa como internamente. La mayoría de las mujeres luchan con una serie de dolencias físicas y mentales: sofocos, trastornos del sueño, depresión, pérdida ósea, dolores de cabeza y trastornos de concentración,  que a menudo son causados ​​por la hormona en deterioro.

Los cambios hormonales en la menopausia por lo general tienen un efecto desfavorable en el peso corporal, así como una mayor disminución de la masa muscular. Una dieta rica en sustancias vitales, el ejercicio regular y la relajación adecuada son más importantes que nunca durante la menopausia. El mayor reto es proporcionar a su cuerpo los alimentos suficientes – a pesar de que necesita menos energía con el aumento de la edad, tiene una mayor demanda de nutrientes.

Cada vez son más los estudios que relacionan la importancia de una terapia de reemplazo hormonal y una dieta equilibrada con los trastornos de la menopausia. Así, los efectos pueden reducirse mediante la elección de los alimentos adecuados y en correcta combinación.

El foco principal de alimentos debería estar en aquellos ricos en fitoestrógenos, ya que estos presentan un efecto positivo sobre el sistema hormonal.

Además, es recomendable una mayor ingesta de vitaminas D y K y calcio para reducir la pérdida de densidad mineral en los huesos y añadir una cantidad suficiente de ácidos grasos omega-3 en su dieta.

Un cuerpo más potente y fuerte necesita proteínas de alta calidad en este momento de su vida, no se trata de aumentar la cantidad, sino prestar atención a la calidad de las proteínas. Así, se consigue preservar la masa muscular – pero todas las enzimas y las hormonas que se forman en el cuerpo están hechos de proteínas, por lo que deben renovarse constantemente. Una deficiencia de proteína puede contribuir a trastornos del sistema inmune y la estructura ósea. Existen alimentos con muy buenas cantidades de proteínas como la soja, setas, nueces, semillas y brotes, así como alimentos de origen animal como carne, pescado, huevos, leche y productos lácteos.

 

La insulina como “clave” para la pérdida de peso y la salud

La insulina es una hormona producida por las células Beta del páncreas, cuya función principal es permitir la entrada de la glucosa en las células para que éstas la utilicen como combustible o fuente de energía. Cuando ingerimos alimentos que contienen hidratos de carbono, éstos se transforman en glucosa al entrar al torrente sanguíneo e inmediatamente el cerebro envía una señal al páncreas para que libere la cantidad exacta de insulina que requieren las células para metabolizar la glucosa, y así recuperar los niveles normales.

 

El Hiperinsulinismo o Hiperinsulinemia es una condición que se refiere a niveles altos de insulina en la sangre. La secreción normal de insulina está vinculada directamente con la cantidad de glucosa circulante en el torrente sanguíneo.

Aunque en la mayoría de los casos, el Hiperinsulinismo ocurre por resistencia a la insulina, en algunos casos también puede deberse a otras causas.

 

El hiperinsulinismo está asociado también a casos de pre diabetes. “Los problemas de sensibilidad hacia la insulina o ‘resistencia a la insulina’  preceden a la intolerancia a la glucosa en el desarrollo de una diabetes tipo 2″, explica Janine Sanchez Ebeoglu, Directora de Diabetes Pediátrica de la Escuela de Medicina Miller en la Universidad de Miami.

 

A medida que la sensibilidad a la insulina baja, los niveles de insulina comenzarán a subir en un intento del cuerpo por mantener la efectividad de la insulina y niveles normales de azúcar en la sangre. Esto puede llevar a un hiperinsulinismo (altos niveles de insulina en la sangre).

Si la sensibilidad a la insulina sigue bajando (más resistente a la insulina) la persona puede desarrollar intolerancia a la glucosa y luego diabetes tipo 2. Además, la resistencia a la insulina y el hiperinsulinismo están asociados con un conjunto de condiciones cardiovasculares y metabólicas como el hígado graso, hipertensión, obesidad, síndrome ovárico poliquístico, disfunción endotelial (arterioesclerosis), dislipemia (colesterol y triglicéridos altos), además de diabetes tipo 2 e intolerancia a la glucosa.

 

Metabolic Balance® tiene en cuenta los niveles de insulina en sangre para la elaboración de planes médico nutricionales personalizados e individualizados y conseguir así una regulación hormonal completa en todos nuestros pacientes.

Es importantísimo conocer el estado general del paciente antes de empezar el tratamiento haciendo una analítica sanguínea de 35 parámetros y una anamnesis completa de la historia clínica.

 

En Metabolic Balance® trabajamos el metabolismo de cada persona y aportamos a cada organismo los nutrientes necesarios para funcionar correctamente solo con alimentación y de manera individualizada. No excluimos ningún nutriente de la alimentación y tampoco suplementamos o complementamos las comidas con productos ya que el organismo debe recibir todos los nutrientes simplemente con alimentación para que su metabolismo y su producción hormonal sea adecuada.

 

Reajustamos cada organismo interiormente a través de los alimentos, consiguiendo reflejar un mejor estado de salud exteriormente. De esta manera, la pérdida de peso y la ganancia en calidad de vida es efectiva, saludable y consigue mantenerse a largo plazo. Tras la pérdida de peso, llega el momento de consolidar hábitos. Es importante que nuestros pacientes se sientan apoyados en la fase de pérdida de peso, pero también una vez hayan alcanzado su objetivo para seguir firmes en su propósito.

 

La salud no espera. Obtenga su primera consulta gratuita llamando al teléfono gratuito 900801776

Alimentos tradicionales VS Diversidad cultural

Según un grupo de investigadores de EE.UU., una revisión a los hábitos alimentarios tradicionales ha indicado que la capacidad de seleccionar una dieta equilibrada es innata. Sin ningún conocimiento explícito presente, el ser humano ha combinado varios alimentos a diferentes aminoácidos esenciales para potenciar su valor nutricional, como en el caso de las legumbres y el arroz. Los científicos descubrieron que el cuerpo dirige la ingesta de alimento, y controla lo que necesita -al menos en el plano de la admisión de proteínas y sus aminoácidos más importantes. Impulsado por este sistema, los rituales religiosos y las corrientes de moda emergieron desarrollando posteriormente las tradiciones y costumbres.

Estas costumbres también tenían sentido desde el punto de vista fisiológico: alimentos de temporada. Así, en los años 30 la dieta principal en EEUU se basaba en el consumo de alimentos regionales y de temporada. Se tenían presente las fiestas y celebraciones, pero no dejaban de lado el sacrificio. Es por esto que las enfermedades ocasionadas por el estilo de vida eran desconocidas para las poblaciones de la época.

Los tiempos han cambiado

Desde hace tres generaciones, creemos que la abundancia significa mera cantidad y esto es lo que está desestabilizando gradualmente nuestro metabolismo. Tenemos disponibilidad de todos los alimentos en cualquier momento a bajo precio y en grandes cantidades – creando así la ilusión de la opulencia. Disponemos de fresas y cerezas en invierno. El estilo de vida y la cocina actual tiende a que usemos alimentos exóticos cada vez con más frecuencia, siendo la cocina tradicional la que debe llegar a niveles gourmet con el fin de estar actualizada y competir contra los alimentos de diseño. Sin embargo la cocina diaria de todos los días debe ser rápida y adaptada a nuestro ritmo de trabajo. Sin tiempo para descansar, la alimentación pasa a ser una obligación y es ahí cuando nos decantamos por alimentos rápidos de preparar para terminar cuanto antes. ¿Qué opción es mejor que comprar un perrito caliente en la tienda de enfrente, un donut del autoservicio de la esquina, pedir al chino de abajo o que nos traigan unas pizzas?

En Metabolic Balance recomendamos a todos nuestros pacientes una alimentación equilibrada en la que se consuman alimentos frescos y naturales 100%. Cada paciente tendrá su lista con los alimentos que mejor metaboliza, pudiéndose introducir posteriormente el resto de los alimentos.

La hormona que acelera el envejecimiento

¿Te has preguntado alguna vez por qué algunas personas, a pesar de tener la misma edad, parecen más mayores que otras?

Existen muchos factores que intervienen en el envejecimiento, entre ellos, el aire que respiramos, las horas diarias de sol, la contaminación, el tabaco, la ingesta o no de medicamentos y, por supuesto, la alimentación.

Parámetros elevados de insulina aumentan la creación de triglicéridos (grasas formadas por tres ácidos grasos ligados a la glicerina) y bloquean su descomposición. La insulina alta  también aumenta la tendencia hacia la coagulación de la sangre mediante la reducción de la fibrinólisis, lo que significa que la disolución de la proteína de coagulación de la sangre (fibrina) se vuelve menos importante. Hace que el colesterol LDL (malo)  aumente en el hígado, así como las hormonas del estrés en las glándulas suprarrenales. Es en esta glándula donde también se suprime la DHEA, hormona cuya función es alargar la vida a través de los efectos de la inmunoactivación y reducción del colesterol. Además, la DHEA reduce la grasa y se ocupa de sintetizar la masa muscular, es llamada la “madre de todas las hormonas sexuales”, ya que es el componente básico de ambos, el estrógeno y la testosterona. Pero eso no es todo: una gran cantidad de insulina también disminuirá el nivel de la hormona de crecimiento HGH, conocida como la hormona de la juventud.

Por otra parte, el cerebro no puede almacenar su propio glucógeno. Así, depende de la recepción de glucosa a través del torrente sanguíneo. La descomposición de la glucosa en el cerebro se produce sin insulina.

Un elevado nivel de insulina en sangre podría producirnos incluso problemas de sueño, ya que afecta a la hormona melatonina, responsable de nuestro descanso nocturno. Las hormonas DHEA, HGH y melatonina son las hormonas anti-envejecimiento más importantes. Cuando no se siguen unos patrones de alimentación saludable, el equilibrio de estas hormonas puede salir de su normalidad, algo que podría, en ciertas circunstancias, ser parcialmente responsable de la creencia errónea por parte de aquellas personas que deciden tener sus cuerpos corregidos quirúrgicamente. La eliminación de arrugas y la liposucción parecen ser mucho más fácil que asumir la responsabilidad por sí mismo y cambiar el estilo de vida. La publicidad hace mella en la sociedad al presentar operaciones de cirugía plástica, hasta en la televisión, como si fueran tan inofensivas como una visita a la peluquería.

Terribles consecuencias

Las consecuencias de comer en exceso han sido científicamente dilucidadas hasta el último detalle. Claramente, no tiene sentido postergar, negar los hechos o ignorarlos por conveniencia. Además, el cuerpo recurre a ayudarse a sí mismo cuando las cosas se ponen demasiado dulces para su sabor. Siempre que hay un excedente constante de azúcar en el torrente sanguíneo, ya sea debido a comer en exceso o a la calidad de los alimentos, el cuerpo protege las paredes de las células. Las células se vuelven insensibles a la insulina, creando “resistencia a la insulina”. Cuando esta condición se presenta, el cuerpo utiliza varias veces más insulina con el fin de mantener el nivel de azúcar constante. Su función designada, sin embargo, para abrir las células para la ingesta de azúcar, se desgasta gradualmente y sigue siendo perturbada. El nivel de insulina permanece permanentemente alto (hiperinsulinemia) si las células dejan de procesar el azúcar al mismo tiempo que ocurre esta alteración. Al igual que para un coche en un atasco de tráfico, el exceso de insulina circula en el torrente sanguíneo de la cabeza a los pies. Incluso los pacientes que solo tienen un 10 ó 20% de sobrepeso presentan altas cantidades de insulina en sangre.

En Metabolic Balance primamos la salud del paciente utilizando la máxima tecnología de vanguardia en laboratorio para el estudio de cada persona de forma individualizada. Este factor es crucial a la hora de realizar un plan de alimentación. Cada organismo es diferente y necesita unas recomendaciones nutricionales específicas, experimentando así una regulación hormonal completa.

Desde el primer momento que el paciente visita nuestras consultas, el asesoramiento y acompañamiento de nuestros especialistas está asegurado a lo largo de todo el tratamiento.

La pirámide alimenticia

pirámide MBLa pirámide de los alimentos surgió con el fin de indicar cuáles deberían ser los alimentos más y menos frecuentes en nuestra alimentación.

Con el paso del tiempo, las facilidades de vida han cambiado. Tenemos trabajos mucho más sedentarios, intentamos no perder tiempo en cocinar para dedicarlo a otras actividades y los alimentos procesados priman en todas las casas. Sin embargo, pocos cambios han ido sufriendo las pirámides oficiales.

Con la evolución, nuestros genes se han adaptado a otras necesidades nutricionales diferentes a las que necesitaban los cazadores y recolectores. En la línea de tiempo del desarrollo humano, un período de 100 años es como un parpadeo. Por lo tanto, es difícil conseguir una total adaptación fisiológica cuando las condiciones cambian con tanta frecuencia. Además, también se ha observado un gran cambio en la dieta y en la realización de actividad física desde la evolución industrial.

A todos estos cambios se debe que nuestro metabolismo a diario reciba una dieta compuesta de 80% de proteínas y grasas animales, y una porción mucho más baja de carbohidratos. Nuestros antepasados obtenían la proteína y la grasa principalmente de pescado, carne y médula ósea de animales que ellos mismos habían matado. Encontraron carbohidratos en las raíces y frutas.

El nombre la pirámide LOGI no deriva de que LOGIcamente encaja con una dieta adaptada a nuestros genes, si no a un índice glucémico bajo (del inglés Low Glicemic Index), refiriéndose a alimentos con bajo índice glucémico, es decir, alimentos con bajas cantidades de azúcar, que mantienen bajo los niveles de insulina.

En esta pirámide, las porciones más grandes se pueden encontrar en el nivel más bajo de la pirámide: frutas y verduras sin almidón, preparadas con aceites saludables.
El siguiente nivel se compone de carnes magras, pescado, productos lácteos y soja, huevos, nueces, legumbres y guisantes. A esto le siguen los producto integrales, pasta  y arroz, que constituyen las porciones más pequeñas, los granos procesados ​​(harina de trigo), patatas y dulces. De esta manera, se consigue un 45% de carbohidratos, 20% de proteínas y 35% de grasas.

En Metabolic Balance elaboramos planes de alimentación médico-nutricionales siempre basados en la historia clínica de cada paciente y en una analítica sanguínea específica. Además, tenemos en cuenta los gustos y aversiones por los diferentes alimentos. Con este plan personalizado, conseguimos una regulación hormonal completa mejorando alteraciones como el sobrepeso, la obesidad, hipercolesterolemia, patologías de la piel, ovarios poliquísticos, trastornos del tiroides o enfermedades inflamatorias intestinales.

¿Te acuerdas de alimentar a las bacterias de tu intestino?

“La salud de tu organismo depende de tus microbios. Para ayudar a evitar el estreñimiento, el síndrome de intestino irritable y los cambios de humor, necesitamos nutrirlos con sus alimentos favoritos”, según la terapeuta nutricional Petronella Ravenshear.

Tal vez pueda sonar a ciencia ficción la idea de que cualquier alteración en nuestro intestino puede afectar a nuestro estado de ánimo. Y no solo al estado de ánimo, también al peso, al comportamiento, nuestras opciones de alimentos e incluso el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, cáncer de mama o diabetes.

También se está observando la conexión entre la falta de organismos beneficiosos  y condiciones tales como el síndrome del intestino irritable, intestino permeable y alergias. Algunas investigaciones creen que las tasas crecientes de enfermedades autoinmunes pueden deberse en parte a una interrupción de la relación entre nuestros cuerpos y nuestros “viejos amigos” (un término acuñado por el profesor Graham Rook en UCL), los microbios con los que co-evolucionamos.

Las mitocondrias, encargadas de producir energía en nuestro organismo, se parecen a las bacterias y tienen su propio ADN. Los científicos teorizan que hace millones de años establecimos un pacto con estas bacterias; Los mantendríamos calientes y bien alimentados y a cambio ellos nos proveerían de energía. Y parece que hemos hecho un pacto similar con los microbios en nuestro intestino; Si les damos los tipos de fibra y los alimentos vegetales que les gustan, a su vez nos ayudan a digerir nuestros alimentos, a hacer vitaminas para nosotros, a suministrarnos energía, a mantenernos “regulares”, a entrenar nuestro sistema inmunológico, a reducir la inflamación, a mantener el revestimiento de nuestro intestino en buen estado e incluso pueden protegernos de la ansiedad y la depresión.

 

¿INTESTINO PERMEABLE? ¿ESTREÑIMIENTO? MICROBIOS AL RESCATE!

El consejo para obtener nuestro forraje y consumir vegetales es justo y exactamente lo que se necesita para alimentar a nuestros microorganismos beneficiosos. Se está empezando a creer que somos tan sanos como nuestra microbiota lo sea. Lo que es bueno para ella, es bueno para nosotros. No necesitamos fibra para ir más veces al baño, la necesitamos sobre todo para nuestras bacterias. Estas asombrosas criaturas ayudan con la acción peristáltica del intestino y agregan volumen a las heces (lo que hace más fácil ir al baño).

 

¡Pero ahí no termina todo! Otra función realmente útil llevada a cabo por estos seres diminutos es  hacer el revestimiento del intestino más resistente y menos permeable. Una sola capa de células, sólo una capa de células gruesas es todo lo que separa el intestino del resto del cuerpo. Cuando las llamadas “juntas estrechas” entre estas células se abren (como a veces se puede hacer cuando estamos estresados ​​o con el consumo excesivo de gluten) esto puede conducir a un intestino con fugas en el que todo tipo de proteínas y patógenos escapan al torrente sanguíneo. Como resultado, el sistema inmunológico se activa, pudiendo conducir a la aparición de alergias e incluso enfermedades autoinmunes. Además, un sistema inmunológico continuamente activado debilita nuestra energía.

 

¿Cómo aumentar su salud intestinal?

Diferentes investigaciones nos está mostrando que la buena salud se equipara no sólo con un gran número de microbios sino también con muchas especies diferentes de estos. La falta de fibra y la falta de variedad de alimentos, especialmente los alimentos vegetales, hace que tengamos menos cantidad y especies de microbios. Cada especie tiene sus tipos de fibra favorita, por lo que sería muy beneficiario comer mucha variedad de verduras y frutas. Podemos hacer una lista de las que más consumimos, e ir ampliándola.

El consumo de alimentos como las patatas ha sido rechazado en dietas de pérdida de peso, pero las últimas investigaciones muestran que debemos volver a meterlas en nuestra alimentación. Cuando cocinamos las patatas y las dejamos enfriar durante unas horas antes de comer, se producen cambios en la estructura de los carbohidratos y las formas de almidón más resistentes. El almidón resistente es uno de los tipos preferidos de fibra de los microorganismos. Otros alimentos favoritos incluyen alcachofas, ajo, cebollas y raíz de achicoria.

 

Cómo alimentar a nuestro microorganismo

  1. Coma alimentos fermentados – como yogur, chucrut, queso crudo, kefir, miso y vinagre de sidra de manzana – Si sufres de hinchazón o dolor, comience muy lentamente ya que los alimentos como el chucrut pueden inicialmente empeorar la hinchazón.
  2. Ampliar la variedad de verduras, hierbas y alimentos vegetales – cada microbio tiene su tipo favorito de fibra vegetal.
  3. Incluya café orgánico, té verde, chocolate negro, aceite de oliva virgen extra y bayas diarias – los polifenoles (antioxidantes vegetales) son muy buenos para los microorganismos.
  4. Tratar con el estrés – el yoga y la meditación son grandes aliviadores del estrés.

 

Fuente:

https://www.getthegloss.com/article/are-you-feeding-your-gut-microbes?utm_source=Get+the+Gloss+weekly&utm_campaign=b95576eb14-Wednesday+22nd+March+2017&utm_medium=email&utm_term=0_e28c38ed98-b95576eb14-87560025

Idea de desayuno: Crepes de avena

Las tortitas de avena son una receta muy fácil de hacer y nos aportan un desayuno diferente.

Ingredientes:
– Avena (usar la cantidad indicada en cada plan)
– Leche

Elaboración:
Triturar los copos de avena sin azúcar para que su tamaño disminuya y no nos queden grupos. Mezclar los copos con un poquito de leche hasta ir consiguiendo hasta ir consiguiendo la pasa deseada. Calentar en una sartén una pizca de aceite e ir vertiendo la pasa hasta conseguir el grosor deseado.

Una vez tengamos las tortitas. Añadir dentro la fruta que queramos y acompañar de un té con leche.

crepe-avena

Para ver otras recetas pinche aquí.

¿Puede la alimentación eliminar las migrañas? Parte 1

En este y en el próximo número de nuestro boletín me gustaría arrojar algo de luz sobre la relación entre las migrañas y la nutrición. Este problema incluye los criterios de diagnóstico.

El estudio de los factores que desencadenan las migrañas es un problema importante para los médicos y sus pacientes. Aunque estos factores son complejos y difieren de un caso a otro, una mejor comprensión de los mismos puede mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes con migraña.

Las migrañas son ataques recurrentes de cefalea, que en algunos casos son precedidos por síntomas neurológicos transitorios en la fase llamada “aura”. Un dolor de cabeza es específico en su desarrollo y en sus síntomas. Dado que la determinación de una migraña era inicialmente muy poco fiable, los criterios se definieron por la International Headache Society (IHS) (Comité de clasificación de cefalea, a menudo conocido como International Headache Society 1988) y estos criterios permiten ahora el diagnóstico de la migraña.

Las formas clínicas de migraña reconocidas por la IHS son

– Migraña sin aura (M – A)

– Migraña con aura (M + A)

También existen otras formas de migraña (por ejemplo, migrañas oftalmoplegales o retinianas), pero se producen con mucha menos frecuencia.

 

Diagnóstico de migraña sin aura, de acuerdo con los criterios diagnósticos de IHS:

  1. Al menos cinco ataques que cumplan los criterios B-D
  2. Dolores de cabeza que (no tratados o tratados sin éxito) duran 4-72 horas
  3. Un dolor de cabeza tiene al menos dos de las siguientes características:
  4. Ubicado en un lado
    2. Carácter pulsante
    3. Intensidad moderada o intensa del dolor
    4. Agravarse a través de actividades físicas de rutina (por ejemplo, caminar o subir escaleras) – conduce a evitar estas actividades
  5. Durante un dolor de cabeza ocurrirá al menos uno de estos síntomas:
  6. Náuseas y / o vómitos
    2. Fotofobia y fonofobia
  7. No atribuido a una enfermedad diferente

 

Diagnóstico de una migraña sin aura, según criterios diagnósticos de IHS

A – Al menos dos ataques cumplen los criterios B y C:

B – Al menos tres de las siguientes cuatro características:

– Uno o más síntomas del aura son completamente reversibles e indican una disrupción cortical focal o un deterioro del tronco encefálico

– Un síntoma del aura se desarrolla gradualmente durante más de cinco minutos; En el caso de varios síntomas, sin embargo, se producen uno tras otro.

– Cada aparición de un aura no dura más de 60 minutos. Si ocurren varios síntomas, la duración se incrementa en consecuencia.

– Los dolores de cabeza siguen el inicio del aura en 60 minutos, pero a veces pueden ocurrir antes del aura o simultáneamente.

C – Se cumple al menos uno de los siguientes criterios:

– La historia clínica, los exámenes físicos y neurológicos no pueden detectar ningún trastorno orgánico.

– La historia clínica, los exámenes físicos y neurológicos sugieren un trastorno orgánico, pero esto ha sido descartado por neuroimagen y otros procedimientos de laboratorio.

– Existe un trastorno orgánico, pero la primera vez que ocurrieron los ataques de migraña, no ocurrieron al mismo tiempo que el trastorno.

 

En la próxima edición de nuestro boletín, lea sobre la relación entre migrañas y nutrición.

 

Bibliografía:

(1) Migraine is a food allergy disease. Monro J., Carini C., Bostroff J., Lancet 1984 Sep.29;2 (8405): 719-721
(2) A prospective Audit of food intolerance among migraine patients in primary care clinical practice. Trevor Rees,David Watson, Susan Lipscombe, Helen Speight, Peter Cousins, Geoffrey Hardman, Andrew Dowson. (2005), Headache, Vol 2 No.1 11-14
(3) Food allergy mediated by IgG antibodies associated with migraine in adults. Arroyave Hernandez CM,Echevarria, Pinto M, Hernandez Montiel HL. Rev Alerg Mex (2007); 54: 162–168
(5) IgG-based elimination diet in Migraine plus irritable bowel syndromeElif Ilgaz Aydinlar et al. Headache 2012
(6) http://www.nhs.uk/ipgmedia/national/migraine action/assets/migraineandfood.pdf
(7) http://themigrainechronicles.com/2012/01/09/to-test-or-not-to-test-diet-restrictions-based-on-igg-testing-for-migraine

Hablemos de la insulina

La hormona insulina es la llave capaz de abrir la puerta en las paredes celulares del cuerpo. La insulina regula la ingesta de carbohidratos, grasas y proteínas de nuestras células, que han sido absorbidos por los intestinos. La mayoría de las personas son conscientes de que sin insulina, los niveles de azúcar en la sangre podrían llegar a ser fatalmente altos. En un cuerpo sano, después de una comida, el páncreas libera insulina tan pronto como detecta glucosa en el torrente sanguíneo. La insulina entonces abre las puertas de la célula para la glucosa y el resto de nutrientes.

Sin insulina, las células morirían de hambre, aunque a sus puertas existan gran cantidad de nutrientes. Una vez que las células están llenas y las puertas están cerradas, la insulina convierte los nutrientes superfluos en depósitos de grasa y para que el azúcar en la sangre no sea demasiado alta, el cuerpo puede reaccionar de varias maneras:

  • En primer lugar, puede transformar el exceso de azúcar en glucógeno, pasando a almacenarse posteriormente. Sin embargo, el almacenamiento de glucógeno se encuentra limitado a 300 – 400 g.
  • La segunda opción, cuando los valores de azúcar en sangre superan el umbral renal (180 mg / 100 ml), es necesario liberar exceso de azúcar a través de los riñones.
  • La tercera opción es transformar el exceso de azúcar por medios metabólicos en triglicéridos o lípidos en la sangre. El colesterol también se forma cuando los niveles de azúcar en la sangre están elevados, y los niveles de insulina junto con ellos, son demasiado altos durante un largo período de tiempo.
  • La cuarta y última opción del organismo para hacer frente al exceso de azúcar es producir más y más insulina. En un intento desesperado de obligar al azúcar del torrente sanguíneo a entrar en las células, la producción de insulina puede aumentar de dos a cuatro veces la cantidad habitual.

Los niños comen más de lo que deben

Los niños con sobrepeso y diabetes tipo 2 están ocasionando un gran problema para los sistemas sanitarios. Es fundamental cambiar el comportamiento alimentario de estos pequeños, para evitar que los niños con sobrepeso de hoy se conviertan en los adultos obesos de mañana. Nuestro cuerpo tiene más de 6 mil millones de células de grasa. Cuando niños y niñas menores de 4 años comen en exceso, el número de células de grasa aumenta. Los médicos llaman a este fenómeno hiperplasia. Un niño con sobrepeso que crece hasta ser un adulto obeso se enfrentan a extremas dificultades para perder peso, mucho más que un niño normal, ya que tiene mayor número de células grasa. Las células grasas disminuyen de tamaño cuando se pierde peso, pero, lamentablemente, el número de células sigue siendo el mismo.

En Metabolic Balance nos aseguramos que cada organismo reciba los nutrientes necesarios para su óptimo funcionamiento. Para ello nos apoyamos en la historia clínica y en la analítica sanguínea de cada paciente.

¿En qué ha cambiado nuestra alimentación?

El cambio de la alimentación

El cambio de hábitos de vida se traduce en algunas ocasiones en el aumento del consumo de comida rápida y alimentos preparados. No es fácil ignorar todo tipo de sustancias que estimulan nuestras glándulas solo con pensarlas. Por eso, las empresas llaman nuestra atención añadiendo la palabra “dietético” o “light” a la etiqueta de sus alimentos. Hace un tiempo, saciábamos nuestra sed con agua, mientras que a día de hoy, bebidas azucaradas, refrescos, zumos o cervezas no faltan en ninguna casa.
El número de personas con sobrepeso y obesidad se encuentra en su máximo histórico, especialmente en aquellas personas que tratan de evitar los alimentos sin grasa. Es raro que no asistamos a un evento o fiesta en el que, al menos, no haya una persona que se siente “con demasiado peso”.

Muchos de nosotros somos conscientes de que algo ha ido mal con nuestra alimentación en los últimos tiempos. Mientras la comida preparada defina nuestros menús y el servicio de “take away” dicte nuestras comidas, seguiremos recordando nuestro sentimiento de culpabilidad. Estamos atrapados.

Los azúcares simples como los presentes en la miel, las galletas y las gominolas obstaculizan la pérdida de grasa del organismo. De hecho, estimulan la acumulación y depósito de las mismas.

 

Los alimentos se han convertido en productos para el bienestar

El gerente de una empresa alimentaria hace poco lo resumió muy bien: “nuestros productos no están destinados a satisfacer el hambre. Tienen el propósito de estimular el apetito.” Y la publicidad se encarga de ayudar al consumidor a sentirse bien después de consumir el producto. Podríamos decir que no existe ningún alimento preparado que no contenga potenciadores del sabor. Nos encanta el sabor dulce-salado, hemos crecido con él. De alguna manera, todo parece tener el mismo sabor. Es posible reconocer cuándo los ingredientes son de una calidad inferior conseguida por la magnífica industria alimentaria, pero aun así nos gusta. Actualmente se utiliza el diseño para todo, incluso para los alimentos. En consecuencia, las empresas comprometidas con ingredientes naturales y productos libres de aditivos, están experimentando una caída de los ingresos. La “patada” proporcionada por muchos aditivos es legal. Los estudios muestran que ciertas combinaciones de estos aditivos tienen un efecto similar a la serotonina (la hormona de la felicidad) en el cerebro. En este sentido la sensación de hambre es muy similar a la adicción física.

 

La publicidad define el sabor

De una forma u otra, estamos perdiendo nuestro sentido natural del sabor, y esto se aplica especialmente a los niños. Bajo la influencia de la publicidad, los niños desarrollan muy pronto un gusto por ciertos alimentos, por lo general poco saludables, alimentos artificiales. Esta publicidad alimentaria implican que el consumo de los productos promocionados contribuye a nuestro bienestar – estamos constantemente receptivos para consumir ciertos alimentos. Cuando, por ejemplo, se promueve el consumo de una barrita de cereales, que en principio podría ser “sana”, supuestamente nos proporciona la ración diaria de frutas, que nos lo digan de esta forma suena bastante inofensivo, ¿verdad?  Nos quieren hacer creer que estamos comiendo algo sano. Las cantidades poco saludables de grasa y azúcar sólo se mencionan en la letra pequeña, que la mayoría de los consumidores no se molestan en leer ya que confiamos en que sea un producto sano. Así, compramos incluso mayores cantidades de este  “perfecto” snack para comer entre comidas. Un estudio reciente presentado en televisión ha concluido que los snacks, bollerías y dulces representan el 25% de todos los alimentos anunciados por este medio. Por lo tanto, estos alimentos de moda no satisfacen nuestra hambre, pero sí que abren el apetito haciendo que no podamos dejar ni un solo trozo. Se trata de bombas de hidratos de carbono que podrían venirle bien a deportistas de resistencia, en todo caso, pero no al resto de la población que lo consumimos, que, además, llevamos una vida cada vez más sedentaria. Ricos en carbohidratos y bajo en grasa, la combinación perfecta de la industria alimentaria, pregonado por las campañas publicitarias de EE.UU.