¿Te acuerdas de alimentar a las bacterias de tu intestino?

“La salud de tu organismo depende de tus microbios. Para ayudar a evitar el estreñimiento, el síndrome de intestino irritable y los cambios de humor, necesitamos nutrirlos con sus alimentos favoritos”, según la terapeuta nutricional Petronella Ravenshear.

Tal vez pueda sonar a ciencia ficción la idea de que cualquier alteración en nuestro intestino puede afectar a nuestro estado de ánimo. Y no solo al estado de ánimo, también al peso, al comportamiento, nuestras opciones de alimentos e incluso el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, cáncer de mama o diabetes.

También se está observando la conexión entre la falta de organismos beneficiosos  y condiciones tales como el síndrome del intestino irritable, intestino permeable y alergias. Algunas investigaciones creen que las tasas crecientes de enfermedades autoinmunes pueden deberse en parte a una interrupción de la relación entre nuestros cuerpos y nuestros “viejos amigos” (un término acuñado por el profesor Graham Rook en UCL), los microbios con los que co-evolucionamos.

Las mitocondrias, encargadas de producir energía en nuestro organismo, se parecen a las bacterias y tienen su propio ADN. Los científicos teorizan que hace millones de años establecimos un pacto con estas bacterias; Los mantendríamos calientes y bien alimentados y a cambio ellos nos proveerían de energía. Y parece que hemos hecho un pacto similar con los microbios en nuestro intestino; Si les damos los tipos de fibra y los alimentos vegetales que les gustan, a su vez nos ayudan a digerir nuestros alimentos, a hacer vitaminas para nosotros, a suministrarnos energía, a mantenernos “regulares”, a entrenar nuestro sistema inmunológico, a reducir la inflamación, a mantener el revestimiento de nuestro intestino en buen estado e incluso pueden protegernos de la ansiedad y la depresión.

 

¿INTESTINO PERMEABLE? ¿ESTREÑIMIENTO? MICROBIOS AL RESCATE!

El consejo para obtener nuestro forraje y consumir vegetales es justo y exactamente lo que se necesita para alimentar a nuestros microorganismos beneficiosos. Se está empezando a creer que somos tan sanos como nuestra microbiota lo sea. Lo que es bueno para ella, es bueno para nosotros. No necesitamos fibra para ir más veces al baño, la necesitamos sobre todo para nuestras bacterias. Estas asombrosas criaturas ayudan con la acción peristáltica del intestino y agregan volumen a las heces (lo que hace más fácil ir al baño).

 

¡Pero ahí no termina todo! Otra función realmente útil llevada a cabo por estos seres diminutos es  hacer el revestimiento del intestino más resistente y menos permeable. Una sola capa de células, sólo una capa de células gruesas es todo lo que separa el intestino del resto del cuerpo. Cuando las llamadas “juntas estrechas” entre estas células se abren (como a veces se puede hacer cuando estamos estresados ​​o con el consumo excesivo de gluten) esto puede conducir a un intestino con fugas en el que todo tipo de proteínas y patógenos escapan al torrente sanguíneo. Como resultado, el sistema inmunológico se activa, pudiendo conducir a la aparición de alergias e incluso enfermedades autoinmunes. Además, un sistema inmunológico continuamente activado debilita nuestra energía.

 

¿Cómo aumentar su salud intestinal?

Diferentes investigaciones nos está mostrando que la buena salud se equipara no sólo con un gran número de microbios sino también con muchas especies diferentes de estos. La falta de fibra y la falta de variedad de alimentos, especialmente los alimentos vegetales, hace que tengamos menos cantidad y especies de microbios. Cada especie tiene sus tipos de fibra favorita, por lo que sería muy beneficiario comer mucha variedad de verduras y frutas. Podemos hacer una lista de las que más consumimos, e ir ampliándola.

El consumo de alimentos como las patatas ha sido rechazado en dietas de pérdida de peso, pero las últimas investigaciones muestran que debemos volver a meterlas en nuestra alimentación. Cuando cocinamos las patatas y las dejamos enfriar durante unas horas antes de comer, se producen cambios en la estructura de los carbohidratos y las formas de almidón más resistentes. El almidón resistente es uno de los tipos preferidos de fibra de los microorganismos. Otros alimentos favoritos incluyen alcachofas, ajo, cebollas y raíz de achicoria.

 

Cómo alimentar a nuestro microorganismo

  1. Coma alimentos fermentados – como yogur, chucrut, queso crudo, kefir, miso y vinagre de sidra de manzana – Si sufres de hinchazón o dolor, comience muy lentamente ya que los alimentos como el chucrut pueden inicialmente empeorar la hinchazón.
  2. Ampliar la variedad de verduras, hierbas y alimentos vegetales – cada microbio tiene su tipo favorito de fibra vegetal.
  3. Incluya café orgánico, té verde, chocolate negro, aceite de oliva virgen extra y bayas diarias – los polifenoles (antioxidantes vegetales) son muy buenos para los microorganismos.
  4. Tratar con el estrés – el yoga y la meditación son grandes aliviadores del estrés.

 

Fuente:

https://www.getthegloss.com/article/are-you-feeding-your-gut-microbes?utm_source=Get+the+Gloss+weekly&utm_campaign=b95576eb14-Wednesday+22nd+March+2017&utm_medium=email&utm_term=0_e28c38ed98-b95576eb14-87560025

Idea desayuno: Bizcocho de plátano y coco

bizcocho-de-platano-y-cocoIngredientes

– Plátano maduro
– Coco rallado
– Harina de centeno integral
– Bicarbonato o levadura fresca (en sustitución de levadura química)
– Aceite de oliva
– Extracto de vainilla
– Canela

Elaboración

Para empezar, precalentar el horno a 180º. A continuación, mezclar en un bol la harina de centeno, la levadura fresca y la canela.
En un bol diferente, mezclamos el plátano machacado con un poquito de agua, el extracto de vainilla y el aceite de oliva. Lo mejor es ayudarnos de una batidora con varillas para conseguir una mezcla homogénea. Y lo incluimos al primer bol que dejamos apartado con la harina, la levadura y la canela. Elegir un molde para verter la mezcla, mejor poner papel vegetal en la basa para evitar que se nos pegue a la hora de desmoldarlo. Llevar al horno y hornear durante aproximadamente 40-45 minutos. Dejar enfriar y ¡ya está listo para comer!

Acompañar del resto de ingredientes del desayuno.

Relación entre Diabetes Mellitus y Parkinson

Os dejamos este resumen de un artículo que relaciona dos enfermedades cada vez más emergentes: la Diabetes Mellitus y el Parkinson.

The relationship between diabetes mellitus and Parkinson’s disease.

NeuroCommunication Research Laboratories, Danbury, CT.

Abstract

Se ha informado de que entre el 50% y el 80% de los pacientes con enfermedad de Parkinson tienen una tolerancia anormal a la glucosa que puede ser exacerbada por la terapia con levodopa. Poco se sabe sobre el impacto de la hiperglucemia crónica sobre la gravedad de las manifestaciones motrices y el curso de la enfermedad, así como su impacto sobre la eficacia de levodopa u otros fármacos dopaminérgicos. Esta cuestión, que ha sido ampliamente ignorada, es de relevancia clínica ya que los estudios en animales indican que la hiperglucemia crónica disminuye la transmisión dopaminérgica del estriado y aumenta la sensibilidad de los receptores de dopamina postsináptica. Además, la evidencia de estudios experimentales en animales indica que las ratas diabéticas son resistentes a los efectos locomotores y conductuales del agonista dopaminérgico anfetamina. La resistencia a los efectos centrales de la anfetamina se restaura en gran parte con la terapia de insulina crónica. En la presente comunicación propongo que en la enfermedad de Parkinson, la diabetes puede exacerbar la gravedad de la discapacidad motora y atenuar la eficacia terapéutica de levodopa u otros agentes dopaminérgicos, así como aumentar el riesgo de disquinesias motoras inducidas por levodopa. Por lo tanto, se recomienda que los pacientes parkinsonianos deben ser rastreados rutinariamente con pruebas de intolerancia a la glucosa y que si se encuentra el tratamiento agresivo de la hiperglucemia puede mejorar la respuesta a la levodopa y, potencialmente, disminuir el riesgo de levodopa inducida motor discinesias.

 

Fuente:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8082998

Habas enzapatadas

Habas enzapatadas

Las habas pertenecen al grupo de alimentos que más nos gustan: ¡las legumbres! Este plato no lleva ninguna otra verdura, por lo que puedes acompañarlo de tu ración de verdura o ensalada que tengas en esa comida. Se trata de un plato típico de la Andalucía más occidental, muy rápido de hacer y de estupendo sabor.

Ingredientes:

  • Habas (grandes a ser posible)images (1)
  • Poleo fresco
  • Hierbabuena (opcional)
  • 2 dientes de ajo
  • Sal
  • Agua
  • Limón en rodajas

Lo primero es pelar las habas. Las sacamos de las vainas pero las dejamos con su piel. Las habas tienen que ser frescas y nuevas, cuanto más grandes mejor. Lavarlas bien.

A continuación, ponemos agua en un cazo grande y cuando esté bien caliente le echamos la sal. Cuando el agua comience a hervir introducimos un puñado de hojas de poleo, dos rodajas de limón, dos dientes de ajo pelados y otro puñado de hojas de hierbabuena. Bajamos a fuego medio y dejamos un minuto antes de poner las habas a cocer. Serán entre 10 y 20 minutos aproximadamente de cocción. Cuando estén tiernas ya estará terminado. Procura que no se te pasen de tiempo.

¡Qué aproveche!

Atún aliñado

105003Una receta rápida para hacer en casa y riquísima para toda la familia.

Atún aliñado

Ingredientes:

– Ventresca de atún fresco
– Perejil
– Ajo laminado
– Limón
Elaboración:
Comprar una ventresca de atún fresca en la pescadería y pedir que no le retiren la piel, ya que al meterla en el horno nos ayudará a que no se seque. Con la ayuda de un cuchillo, cortar la ventresca en dados de aproximadamente 2cm, sin llegar a la piel, de forma que esta mantenga todos los trozos unidos.
Rellenar los cortes con trocitos de ajo laminado, perejil y limón y meter al horno durante 20 minutos a 180º.

Acompañar de ensalada.

Alimentos funcionales

Durante los últimos años, existe un notorio interés de los consumidores por la salud pública, conocer las diferentes patologías y alteraciones nos hace prestar especial atención a los alimentos que consumimos. Además, la aparición de nuevos alimentos en el mercado hace que exista una amplia gama de productos creando confusión en el consumidor.

Según la FESNAD (Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética), se consideran alimentos funcionales aquellos que, con independencia de aportar nutrientes, han demostrado científicamente que afectan beneficiosamente a una o varias funciones del organismo, de manera que proporcionan un mejor estado de salud y bienestar. Estos alimentos, además, ejercen un papel preventivo ya que reducen los factores de riesgo que provocan la aparición de enfermedades. Entre los alimentos funcionales más importantes se encuentran los alimentos enriquecidos en vitaminas y minerales o los enriquecidos en omega-3.

El error se comete cuando un alimento funcional empieza a sustituir a uno natural. No olvidemos que un alimento enriquecido no existe de forma natural, tratándose así de alimentos procesados que nos llegan por todos los medios (radio, televisión, supermercados, publicidad…)

Es importante centrarnos en una alimentación sana y de calidad. Los nutrientes necesarios para las actividades diarias de nuestro organismo los podemos conseguir de manera natural, con alimentos frescos y sin procesar. Así, unas nueces serán siempre una mejor opción si las comparamos con una leche enriquecida en omega-3. Mejor elegir la leche entera, sin ningún tipo de nutriente adicional, y acompañarla de unas nueces, que decidirnos por el producto enriquecido.

Existen muchas sociedades científicas que avalan a los alimentos funcionales y podemos encontrar sus sellos en los envases de los mismos, pero no debemos olvidar que detrás de la industria alimentaria existen gran cantidad de intereses económicos.

 

Fuente:

http://www.fesnad.org/
http://realfooding.com/alimentosfuncionales/

Idea de desayuno: Smoothie de fruta, yogurt y chía

Las semillas de chía le proporcionan a los alimentos una textura cremosa cuando se dejan en remojo. Así, si quieres probar un desayuno diferente, prepara en un bol tu cantidad recomendada de yogurt y elige una fruta, bátelo todo hasta conseguir una mezcla. Para terminar, añade dos cucharaditas de semillas de chía y déjalo reposar durante toda la noche.

A la mañana siguiente observarás que el smoothie se ha gelatinizado.

descarga (2)

Descubre una textura diferente con este sabroso desayuno.

Zarangollo murciano

¡Hola Balancers! Hoy os traemos uno de los platos más típicos de la Región de Murcia. Además, se trata de una elaboración saludable que podemos hacer tanto para comer como para cenar.

Zarangollo murciano

Ingredientes:

  • Calabacín
  • Cebolla tierna
  • Huevos
  • Aceite de oliva
  • Sal

Elaboración

Empezamos lavando la verdura. La cebolla que emplearemos será o tierna o cruda, según el gusto de cada uno. Ya sabes que la seca es más fuerte y la tierna tiene un sabor más suave. En cuanto a los calabacines podemos cortarlos con la piel o no, ya que ésta es tan fina que podemos dejarla, aportando más color y una textura diferente.

Una vez lavada la verdura, cortamos la cebolla en aritos finos y el calabacín en rodajas, ni muy finas ni muy gruesas.

Una vez cortado todo, nos disponemos a cocinarlos. Para ello en una sartén alta echamos aceite de oliva. Cuando esté caliente, vertemos las rodajas de calabacín y sazonamos. El fuego debemos mantenerlo bajo para dar tiempo a esta verdura a perder su agua y a cocinarse sin arrebatarse.

La cebolla la añadiremos cuando el calabacín haya perdido un poco de agua, ya que ésta necesitzarangolloa su tiempo de cocción. Al cortarla en aritos finos se cocinará antes. Dejamos que se cocine bien a fuego bajo. También se puede poner primero la cebolla y después el calabacín, eso dependerá de si la cebolla es dura y el tamaño en que la hemos cortado.

Pasados 20 minutos aproximadamente, procedemos a agregar los huevos. Simplemente los cascamos y los echamos sobre los ingredientes y una vez en la sartén mezclamos todo con cuidado de no romperlos hasta que veamos los huevos cuajados. Rectificamos de sal.

Idea de desayuno: Crepes de avena

Las tortitas de avena son una receta muy fácil de hacer y nos aportan un desayuno diferente.

Ingredientes:
– Avena (usar la cantidad indicada en cada plan)
– Leche

Elaboración:
Triturar los copos de avena sin azúcar para que su tamaño disminuya y no nos queden grupos. Mezclar los copos con un poquito de leche hasta ir consiguiendo hasta ir consiguiendo la pasa deseada. Calentar en una sartén una pizca de aceite e ir vertiendo la pasa hasta conseguir el grosor deseado.

Una vez tengamos las tortitas. Añadir dentro la fruta que queramos y acompañar de un té con leche.

crepe-avena

Para ver otras recetas pinche aquí.

Leptina, la “hormona de la obesidad”

La leptina es una hormona cuya secreción, en su mayoría, es modulada por la insulina, entre otras hormonas. En personas con sobrepeso, la desregulación hormonal hace que se vea afectada la secreción de estas hormonas, entrando en un círculo vicioso del que es muy difícil salir sin la ayuda de un especialista.

Las personas con sobrepeso no tienen percepción de saciedad, por lo que nunca se encuentran realmente saciados, y constantemente tienen hambre.

Cuando se descubrió la hormona leptina a mediados de los años noventa, se creyó que podría usarse como tratamiento contra la obesidad. Esto se debió probablemente al hecho de la continua sensación de hambre que se producía en los ratones, haciendo que siguieran comiendo hasta que desarrollaron obesidad. La leptina es una hormona que normalmente se produce en las células de grasa y se libera en el torrente sanguíneo sólo cuando las células de grasa se han vuelto más grandes, enviando la señal de saciedad y parando la necesidad de ingerir alimentos. Este fenómeno es producido a través del hipotálamo. Al principio, la comunidad científica celebró el hecho de haber encontrado finalmente una cura milagrosa para tratar la obesidad. Desafortunadamente, resultó que las personas con sobrepeso, especialmente los niños, produjeron grandes cantidades de leptina de forma natural, sin embargo, al igual que se produce con la insulina, el organismo desarrolló falta de respuesta a la propia hormona y no se producía la sensación de saciedad.

La grelina, descubierta poco después que la leptina, también es una hormona encargada de regular la sensación de hambre.  Se produce principalmente por el revestimiento del estómago para estimular el apetito, especialmente cuando el estómago está vacío y sus paredes no se estiran. Por ello, en Metabolic Balance recomendamos la ingesta de agua cuando este fenómeno se acerque, pudiendo suprimir temporalmente la liberación de grelina y estirando las paredes del estómago. Este efecto puede durar hasta una hora.

En Metabolic Balance recomendamos a cada paciente los alimentos que mejor metaboliza en función a la historia clínica y a una analítica sanguínea específica. A partir de estos alimentos frescos y naturales conseguimos una regulación hormonal completa y el correcto funcionamiento del metabolismo, incluyendo el equilibrio de hormonas como la leptina y la grelina.