Filetes de Merluza cubiertos con calabacín

pescado2

 
Ingredientes
· Filete de Merluza
· 1 diente de Ajo picado
· Jugo de ½ Limón (lima)
· Calabacín
· Tomillo
· Sal
· Pimienta
· Papel aluminio
Preparación
Lavar y secar el pescado. Revolver el ajo con el jugo de limón. Untar el pescado con la marinada
anterior, agregar sal y pimienta y poner sobre papel aluminio
Lavar el calabacín, retirarle los extremos y cortarlo a lo largo en tiras delgados. Poner tomilllo por
encima. Cubrir el pescado con el calabacín. Asar a la parrilla, 3-4 minutos por cada lado en carbones
a fuego medio. Servir caliente.
Tip: Se puede asar en el precalentado a 180○C.

Ensalada de Frijoles Blancos

 

frijoles
Ingredientes
· Frijoles blancos
· Mejorana
· 1 Puerro cortado en rodajas
· 1 Tomate picado
· 1 Diente de Ajo
· Chile al gusto
· Jugo ½ Limón
· Pimentón en polvo
· Comino
· Sal y pimienta al gusto
· Perejil picado

Preparación
Cocinar los frijoles con la mejorana. Escurrir el líquido. Ponerlos en un tazón. Mezclarlos con los
demás ingredientes y dejarlos en reposo toda la noche. Servir al día siguiente con el perejil picado.

Bebida de Manzana y Almendras

smoothie_de_manzana_y_almendras_con_canela

 

 

Ingredientes (para 4 personas)
· 20 g Coco rallado
· 100 g Almendras peladas
· 700 ml de Agua
· 250 g Manzana en cubos
· Canela

 

Preparación
Remojar el coco y las almendras en un recipiente tapado durante toda la noche. Al día siguiente
retirar el agua; ponerlos en un colador fino y lavarlos con agua fría. Licuar el coco, las almendras y la
manzana con el agua. Agregar canela al gusto y servir.

Carpaccio de tomate, huevo y aguacate

avocado-933060_640

Ingredientes:

¼ cucharadita de semillas de sésamo negro
1 tomate
1 porción de aguacate
1 porción de huevos duros
Ensalada (cohete, giersch, espinaca y ortiga)
hierbas frescas
El vinagre de manzana
aceite
Sal, pimienta

 

Preparación:

Asar el sésamo en una sartén seca y reservarlo. Lave el tomate y pele los huevos. Lave la ensalada con rúcula, pescado blanco, espinaca y separe en trozos del tamaño de un bocado. Mezcle 1 cucharada de aceite y 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana con 1 cucharada de hierbas frescas, sal y pimienta del molino. Corta el aguacate por la mitad, quita las semillas y quítalas de la cáscara. Cortar los huevos, el tomate y el aguacate y cortarlos en un plato, sazonar con sal de hierbas y semillas de sésamo. Coloque la ensalada en el centro, sirva inmediatamente con aderezo. ¡Disfruta tu comida!

Cóctel de Yogur

papaya

Ingredientes
· Yogur natural
· 1 cdta de Aceite
· Jugo fresco de Zanahoria (Tomate, Apio o de Fruta como Mango, Naranja o Papaya)
· Sal y pimienta al gusto
· Perejil picado

Preparación
Mezclar 2/3 de yogur con el aceite y el jugo fresco. Salpimentar al gusto. Llenar dos vasos altos
intercalando la mezcla del yogur con fruta y el 1/3 de yogur natural. Decorar con perejil.

¡A las bacterias intestinales no les gusta la sal!

 

La sal sazona muy bien la comida, pero al mismo tiempo también proporciona minerales valiosos y juega un papel importante en la regulación del equilibrio hídrico en el organismo humano. El cloruro de sodio, un componente de la sal, también es necesario para el sistema nervioso, la digestión y la formación de hueso, pero debe usarlo con moderación. Se sabe desde hace tiempo que un exceso de sal de mesa en los alimentos puede causar presión arterial alta, pero lo que muy pocos de nosotros sabemos es que el curso de la esclerosis múltiple, una enfermedad autoinmune, también puede verse negativamente influenciada por la sal.

El requerimiento diario normal es de dos a tres gramos, pero esto a menudo se excede, ya que la mayoría de la gente no solo usa sal para sazonar sus alimentos, sino que también la consumen en muchos productos terminados salados.
Un equipo de investigadores dirigido por Dominik Müller en el Centro Max Delbrück de Medicina Molecular (MDC) en Berlín investigó el efecto del alto consumo de sal en la flora intestinal. La composición de la flora intestinal es cada vez más importante en una amplia gama de enfermedades, y se está convirtiendo cada vez más en el foco de la investigación.

La mucosa intestinal es el hábitat principal de las células inmunitarias, que producen un gran ejército de anticuerpos, neurotransmisores y células de defensa y secuestrantes para proteger al cuerpo de sustancias extrañas. Estudios anteriores han demostrado que demasiada sal de mesa en los alimentos aumenta la cantidad de células inmunitarias llamadas “células ayudantes Th17″. Estas células luego producen niveles elevados de la sustancia mensajero interleucina-17, que desencadena reacciones inflamatorias en los vasos sanguíneos. La presión arterial aumenta, y el desarrollo de enfermedades autoinmunes puede ser estimulado como resultado.

En el estudio de Berlín, el equipo de investigación investigó el grado en que la flora intestinal cambia debido al consumo excesivo de sal. Durante dos semanas, los ratones recibieron 0,3 gramos de sal de mesa todos los días con su comida. El examen de las muestras de heces para la composición de las especies bacterianas mostró que el número de algunas especies bacterianas se redujo y que algunas de ellas habían desaparecido por completo del tracto digestivo; las bacterias intestinales del género Lactobacillus, por ejemplo, ya no podían detectado después de 14 días de mayor ingesta de sal.

Entonces, ¿en qué medida es este resultado transferible a los humanos? En un estudio piloto con doce hombres sanos, los investigadores probaron la composición de las bacterias en el tracto digestivo. A los hombres se les dieron seis gramos de sal de mesa durante 14 días además de su comida normal. Consumieron un promedio de 12-14 gramos de sal de mesa por día. Las bacterias intestinales del género Lactobacillus también reaccionaron en las personas de prueba, y no pudieron ser detectadas al final de la prueba.

Otro resultado interesante del estudio fue que se formaron significativamente menos células auxiliares Th17 en ratones que habían sido alimentados con una dieta rica en sal y lactobacilos probióticos, y su presión arterial también disminuyó. No está claro si los lactobacilos, que se encuentran principalmente en alimentos fermentados como el chucrut, el yogur y el queso, tienen un efecto similar al de los lactobacilos probióticos que se agregaron a la comida, sobre todo porque los investigadores no pueden descartar la posibilidad de que existan. otras especies bacterianas sensibles a la sal que tienen una influencia importante en la salud.
Se necesitan más estudios para arrojar más luz sobre esto, y los resultados de estos estudios pueden permitirnos contrarrestar las enfermedades autoinmunes con una terapia probiótica adaptada individualmente.

¡Esto es algo que esperamos!

Vitamina D y sistema inmune

Fortalece el sistema inmune con la vitamina del sol

La vitamina D es responsable, entre otras cosas, de fortalecer el sistema inmune. La falta de esta vitamina esencial puede desembocar en un riesgo de enfermedades autoinmunes e infecciones. Por eso es muy importante tomar la suficiente durante los meses más fríos del año.

Más fortaleza en la masa muscular

Estudios recientes han probado que los suplementos de vitamina D pueden favorecer la fuerza en la masa muscular: en 2009, un metaanálisis de 8 estudios, demostró que los sujetos de más edad podían reducir el riesgo de caídas en un 19% si tomaban vitamina D. Los investigadores también hallaron que la dosis regular de vitamina D podía impulsar el fortalecimiento de los músculos en atletas competitivos. Los expertos creen que la vitamina D puede ser incluso más beneficiosa cuando se combina con vitamina K, que también es soluble en grasa.

Su importancia para unos huesos fuertes

La vitamina D es extremadamente importante para fortalecer y desarrollar los huesos. El riesgo de fracturas y osteoporosis decrece a medida que los niveles de vitamina D aumentan. Este nutriente también es soluble en grasa (como la A, la E y la K). Esto significa que el cuerpo necesita grasa para disolverla y absorberla en la sangre. Por eso es importante cuando tomas alimentos ricos en vitaminas solubles en grasa que también tomes alientos que sean fuentes de grasa (frutos secos, aguacates, aceite vegetal de alta calidad) o alimentos que la contengan (como el salmón, los lácteos, etc.). La vitamina D también favorece el sistema inmune y mejora la absorción de calcio. ¿Pero cuánta vitamina D se necesita para estar saludable? La recomendación es de 40-80 ng/ml. Tendrías que comprobar tus niveles de vitaminas de forma regular con tu médico (¡y no solo en invierno!). De esta forma puedes quedarte tranquilo y coger las deficiencias a tiempo.

Sal a tomar el sol

¿Cómo puedes asegurarte de estar tomando suficiente vitamina D? De hecho el cuerpo puede producirla él mimo. Con sólo 15 minutos estar al sol a mediodía, 3-4 veces por semana puedes abastecer al cuerpo con esta importante vitamina. En invierno lo puedes subir a 30 minutos. Muchos aficionados al running prefieren correr temprano por la mañana o tarde por la noche. Pero de esta forma, los rayos de sol son más débiles, sobre todo en otoño e invierno. Esto puede llevarte a una deficiencia aunque el runner pase mucho tiempo fuera.

La vitamina D se encuentra en los siguientes productos

También puedes conseguir vitamina D a través de algunos alimentos. Los alimentos ricos en vitamina D son principalmente de origen animal, como los pescados (salmón, atún, sardinas), huevos y lácteos (que también son buena fuente de calcio). Pero las setas (sobre todo los champiñones) también contienen vitamina D.

MB Cooking. Sopa China con Tofu

6828ee674231832aedbda67b60df0ec5

 Ingredientes

  •  Diente de Ajo
  • 1 trozo pequeño de Jengibre pelado
  • Champiñones
  • Hojas de Espinaca
  • Cebolla
  • Tofu
  • 2 cdas Aceite
  • Caldo de Verduras
  • Sal
  • Pimienta
  • Vinagre Balsámico o de Manzana

Preparación
Picar finamente el ajo y el jengibre. Cortar los champiñones en rodajas. Lavar la verdura. Cortar la
espinaca en trozos grandes, la cebolla en anillos y el tofu en cubos. En una cacerola calentar el aceite
y dorar el jengibre, el ajo, la cebolla y los champiñones durante 2 minutos. Agregar el caldo de
verduras y cocer 5 minutos más a fuego lento. Adicionar sal, pimienta, el vinagre, la espinaca y el
tofu. Continuar cociendo por 5 minutos. Servir caliente.